Publicidad

'La cita perfecta': una agradable comedia romántica de Netflix, ideal para los amantes de este género
Críticas

'La cita perfecta': una agradable comedia romántica de Netflix, ideal para los amantes de este género

Publicidad

Publicidad

La comedia romántica ya no interesa demasiado a los ejecutivos de Hollywood. Hubo una época en la que no pasaban demasiadas semanas entre el estreno de una y otra con un apoyo comercial suficiente para conquistar a los amantes de este subgénero. Ahora se vive de éxitos excepcionales como el de ‘Crazy Rich Asians’, cinta que que sigue sin fecha de estreno en España pese a haber recaudado casi 175 millones de dólares en Estados Unidos.

Netflix sí que está apoyando de forma menos decidida a la comedia romántica y por ahora le está dando resultado. La última en llegar a la plataforma ha sido ‘La cita perfecta’, la cual cuenta con el principal reclamo de Noah Centineo, uno de los protagonistas de ‘A todos los chicos de los que me enamoré’, uno de los grandes bombazos de la plataforma en 2018. Igual que aquella estamos ante una propuesta agradable especialmente recomendable para los que tengan debilidad por este subgénero.

Tirando de manual

Imagen Cita Perfecta

‘La cita perfecta’ no podría ser más previsible. En todo momentos saber el camino que va a tomar el guion firmado por Steve Bloom y Randall Green, pero es que además también eres consciente de cómo van a plantearlo y cuál es el lugar de llegada. Aquí no se plantea desmontar el subgénero como sí iba a hacer supuestamente la reciente ‘¿No es romántico?’, sino celebrarlo utilizando los ingredientes habituales de una forma que resulte fresca e interesante.

¿Cómo conseguir que una historia mil veces contada conecte con un espectador que quiere pasar el rato pero no aceptar cualquier cosa? La primera clave son los personajes. Si te caen bien, es más fácil que te dejes llevar. Ahí está la primera virtud de ‘La cita perfecta’, ya que logra que los dos protagonistas no sean meros estereotipos -la cosa ya no es tan estimulante en lo referente a los secundarios- y por ahí empieza a coger energía la película.

La química de Centineo y Marano

La Cita Perfecta

El siguiente paso adelante de ‘La cita perfecta’ lo tenemos con la innegable química que comparten Centineo y Laura Marano. Ambos ya habían coincidido en la televisiva ‘Austin y Ally’, donde el primero participó entres episodios y la segunda era una de las dos grandes estrellas de la función, pero eso no quita que el director de casting de la película diera en la diana al elegirlos para la cinta que nos ocupa.

No nos engañemos, la particularidad del punto de partida -Centineo crea una app para prestar sus servicios como cita al gusto de la usuaria- pronto se diluye -aunque es bastante simpático todo lo referente a cómo el protagonista va moldeando su personalidad en función de la clienta- y todo se encamina hacia lo que ya sabemos: los dos tienen que acabar juntos. El propio espectador es consciente de ello mucho antes que los propios personajes.

Ahí ‘La cita perfecta’ no se desvía del plan establecido. Si ha funcionado tantas veces, no hay motivo para pensar que no lo haga aquí. Alguna pequeña píldora de humor -siempre inofensivo- ayuda, pero lo que importa es la confianza que destilan ambos actores en sus personajes. ¿Que hay mucho de manual en el desarrollo de los mismos? Sin duda, aquel que quiera destrozar la película basándose en ello lo va a tener muy sencillo.

‘La cita perfecta’ da lo que promete

La Cita Perfecta Protagonistas

No obstante, ‘La cita perfecta’ es una película con un público objetivo muy claro y apela a la comodidad a nivel argumental para que sean los actores los que consigan que destaque algo -tampoco mucho, no nos emocionemos- sobre multitud de propuestas similares. Quizá es que últimamente no se hagan tantas y eso también ayude a recibirlas mejor, que no tengo problemas en confesar que nunca tuve nada en contra de las comedias románticas de corte más comercial.

Cumplen una función como aquellos títulos que lo apuestan todo al exceso de efectos visuales. Lo importante es que haya algo, por poco que sea, que lo aleje de la mediocridad y en ‘La cita perfecta’ lo tenemos. Poco mérito tiene ahí el trabajo de dirección de Chris Nelson, pero concedamosle que no resulte estática visualmente y que aporta lo suficiente para que Centineo y Marano hagan lo que mejor saben.

En definitiva, ‘La cita perfecta’ es una comedia romántica de manual pero bastante eficiente como tal. Sus dos protagonistas y la química entre ambos es lo que consigue que su visionado sea algo más que una forma de matar el tiempo cuando estás tirado en el sofá sin ganas de hacer otra cosa. Previsible, sí, pero también entretenida.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir