Compartir
Publicidad
'Creed II: La leyenda de Rocky' gana el combate: una notable secuela con sabor a despedida
Críticas

'Creed II: La leyenda de Rocky' gana el combate: una notable secuela con sabor a despedida

Publicidad
Publicidad

El estreno de ‘Rocky Balboa’ en 2006 parecía poner fin a una franquicia iniciada 30 años antes con ‘Rocky’, una película que se hizo con el Óscar y lanzó al estrellato a Sylvester Stallone. Varias secuelas llegaron después, pero llegó un punto en el que la edad no perdonaba y todo apuntaba a que no íbamos a volver a ver al púgil italiano en pantalla.

Eso cambió con ‘Creed: La leyenda de Rocky’, pero allí Stallone cedía el protagonismo a un ascendente Michael B. Jordan y las riendas a Ryan Coogler. El segundo no regresa tras las cámaras para ‘Creed II: La leyenda de Rocky’, pero la película mantiene casi toda la energía y aumenta la fuerza dramática de su predecesora, funcionando al mismo tiempo como una actualización de ‘Rocky IV’.

Una evolución natural

Imagen Creed 2

Lo hicieran mejor o peor, las secuelas de ‘Rocky’ siempre intentaban dar cierta profundidad dramática a sus relatos, dejando el peso para el guion y los actores en esos tramos y ganando la puesta en escena una importancia notable durante los combates. Eso es algo que también sucedía en ‘Creed: La leyenda de Rocky’, pero reconozco que la subtrama romántica nunca terminó de conectar del todo conmigo.

En ‘Creed 2: La leyenda de Rocky’ se soluciona eso al vincular todas las tramas de componente más humano con la importancia de la familia. El verdadero corazón de la película está ahí y todo se va tejiendo de tal forma que cada una de las historias evoluciona a su ritmo sin dejar nunca de lado el boxeo. Además, se saben integrar pequeñas píldoras de humor aquí y allá que funcionan de maravilla para desengrasarlo todo.

Sin embargo, la clave está en que el guion firmado por Juel Taylor y el propio Stallone sabe manejar muy bien los nuevos elementos que hay en la vida de sus protagonistas. No entraré en detalles, pero a nivel personal hay varios detalles que encajan de maravilla y además hay una sorpresa mayúscula: no mostrar el enemigo como una mera encarnación del mal absoluto.

Una inesperada aportación

Drago Creed 2

Ahí es donde ‘Creed 2: La leyenda de Rocky’ conecta de lleno con el pasado al recuperar a Dolph Lundgren y explicarnos qué fue de él tras caer derrotado en ‘Rocky IV’. Hundido y abandonado, lo único que le quedó fue su hijo, a quien únicamente ha enseñado a boxear para poder vengarse por la derrota que le llevó a una vida triste y gris.

Resulta refrescante ver a la película mostrando ese dolor que motiva las acciones del rival de nuestro protagonista. Todo ello dosificado en paralelo a la historia del personaje interpretado con suma convicción por Jordan y alterando la fragilidad del de Stallone hacia el motivo de que esté básicamente solo en la vida y no sea capaz de reconectar con sus seres queridos.

El único sacrificio real que hace la película para conseguirlo es que Viktor Drago transmite durante demasiados minutos ser una especie de máquina de matar sin demasiado fondo. Ahí la película podría haberse esforzado en darle algo más de material con el que jugar al debutante Florian Munteanu, pero al menos existe cierta redención final por ese lado.

‘Creed 2: La leyenda de Rocky’ merece la pena

Escena Creed 2

De todas formas, por interesante que pueda ser plantear también ese otro punto de vista, lo que tiene más peso es la vida familiar de Adonis Creed y cómo eso es algo que le ayuda a su manera a reencontrarse consigo mismo tras tocas fondo. Ahí creo que ‘Creed 2: La leyenda de Rocky’ está un pasito por encima de la anterior entrega, algo que compensa que a cambio los combates de boxeo brillen mucho pero un poco menos que en su predecesora.

Es en esos momentos cuando se nota la ausencia de Coogler tras las cámaras, pues los combates en ‘Creed: La leyenda de Rocky’ eran eléctricos, enérgicos y apasionantes. Aquí Steven Caple Jr. consigue que no se note demasiado y los refleja con una fuerza indiscutible, pero sí que noté un ligero retroceso, sobre todo en su planificación y sentido del espectáculo.

En definitiva, ‘Creed 2: La leyenda de Rocky’ es una secuela prácticamente al mismo nivel que la primera entrega. Algo superior en el drama, ligeramente inferior en los combates. Eso sí, espero que la saga continúe más allá de la cinta que nos ocupa, sobre todo tras anunciar Stallone que no seguirá como Rocky

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio