Compartir
Publicidad
'Estoy vivo' conserva todas sus virtudes (y sus defectos) en el arranque de la temporada 2
Críticas

'Estoy vivo' conserva todas sus virtudes (y sus defectos) en el arranque de la temporada 2

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Siete meses han pasado desde la finalización de la primera tanda de episodios de ‘Estoy vivo’, una de las grandes revelaciones de la televisión española durante la temporada 2017/2018. Su peculiar mezcla de costumbrismo, ciencia-ficción y suspense podía haberse venido abajo con mucha facilidad, pero la serie consiguió usar esos pilares para conquistar al público a través de la dinámica entre los personajes, su gran y principal virtud.

Una vez resuelto el caso del Carnicero, la gran duda que dejó de cara a la segunda temporada era ver cómo afectaba a ‘Estoy vivo’ el cliffhanger con el que se despidió de nosotros. Eso y, obviamente, la necesidad de introducir otra investigación que sirva como hilo conductor, aunque en este caso sea más complicado intentar encontrar un vínculo personal para potenciarlo. Por ahora hemos podido ver el primer episodio estrenado anoche y las primeras impresiones de esta segunda temporada son positivas.

Un nuevo inicio

Escena Estoy Vivo
A partir de aquí tenéis spoilers del primer episodio de la segunda temporada.

Era inevitable que la llegada de la esposa de Márquez trastocase la vida de los protagonistas, pero los responsables de la serie prefieren abordarlo en diferido, una buena forma para estirar más las consecuencias de lo sucedido, añadiendo además nuevos elementos en la serie para complicarlo todo un poco más. Simplemente hay que jugar un poco con la parte mitológica de ciencia-ficción y ya tienes las bases sentadas para la segunda temporada.

La más obvia es que Márquez ha pasado de ser un héroe a una persona tóxica para la mayoría de personajes principales, algo que le condena a un ostracismo del que va a ir teniendo que salir poco a poco. Nadie puede esperar desaparecer año y medio tras una revelación de ese calibre y ser recibido con los brazos abiertos, y para enmendarlo el primer paso adelante es su efectividad como policía, por lo que Susana es el personaje con el que más interactúa.

Eso permite a ‘Estoy vivo’ ir planteando por dónde van a ir los tiros en términos de suspense en esta segunda temporada sin tener que remarcarlo tanto como en lo referido al Carnicero. Aquí se puede jugar más con la duda sobre lo que está sucediendo y por ello se introducen solamente unos primeros elementos que encajan muy bien con el lento aproximamiento entre Márquez y Susana. Siempre es un placer ver trabajar a Javier Gutiérrez y Anna Castillo, y esta nueva dinámica entre ambos no es una excepción.

Las pequeñas pegas

Imagen Estoy Vivo

A cambio es cierto que la amenaza parece un poco pegote en lo que hemos podido ver. No se ha explicado nada y todo depende de una niña fantasma -gracias adelanto del siguiente capítulo por dar tantos detalles-. Habrá que ver cómo juegan con esto, pero aquí la serie es donde vuelve a brillar menos, siendo un elemento necesario para motivar a los personajes, pero que en sí mismo no es especialmente estimulante.

Lo cierto es que a largo plazo me llama mucho más la atención conocer las implicaciones de que Sebas sepa que Márquez es en realidad Vargas. Ya la serie ha jugado muy bien con la forma de descubrirlo, echando mano de un recurso más emocional pero muy efectivo, otro punto en el que la serie suele funcionar bastante bien -incluso la visita de Susana a Moaña cuadra bien por mucho que sobre el papel sea una idea no demasiado afortunada-.

Por lo demás, este primer episodio ha asentado la nueva realidad de los personajes -aunque en no pocos casos haya sido para volver hacia atrás- con la excepción de Bea, que aquí ha dado la sensación de simplemente tener que estar en lugar de empezar a crear su arco de temporada. Imagino que no había tiempo para todo, que realmente ha dado la sensación de no haber relleno en esta ocasión.

En definitiva, 'Estoy vivo' ha regresado en buena forma en el inicio de una segunda temporada que tiene el reto de asentarse en la competitiva parrilla televisiva. Habrá que ver si lo consigue o si queda por el camino, que el episodio emitido ayer se tuvo que conformar con 1,6 millones de espectadores y un 11,5% de share, datos inferiores a cualquier capítulo de la primera temporada...

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio