'She-Hulk: Abogada Hulka' es la mejor comedia de Marvel: una estupenda serie de Disney+ en la que brilla Tatiana Maslany
Críticas

'She-Hulk: Abogada Hulka' es la mejor comedia de Marvel: una estupenda serie de Disney+ en la que brilla Tatiana Maslany

El humor ha tenido una importancia destacada en el Universo Cinematográfico de Marvel prácticamente desde su inicio. Es cierto que quizá el punto de no retorno fue 'Los Vengadores', pero entonces no recuerdo apenas quejas por las múltiples bromas que Joss Whedon metió aquí y allá. Eso gustó -porque antes algo había, principalmente en las aventuras de Iron Man, pero mucho más contenido- y me da que Kevin Feige tomó buena nota de ello.

Desde entonces no ha dejado de ir a más, hasta el punto de que algunas obras funcionaban mejor como comedias que como grandes historias de acción o ciencia ficción. Soy consciente de que eso molesta a algunos fans, pero en mi caso suelo verlo como un alivio que ayuda a evitar que Marvel simplemente caiga en la monotonía.

El humor por bandera

Ahora con 'She-Hulk: Abogada Hulka' han ido un paso más allá para hacer una comedia pura y dura, muy entretenida y divertida siempre y cuando no te opongas de entrada a lo que propone. En ese caso es probable que acabes bastante enfadado, pues la serie apuesta abiertamente por la ligereza para explorar el choque que supone para su protagonista adquirir los poderes de su primo Bruce Banner. Y lo hace de maravilla, al menos en los cuatro primeros episodios que Marvel ha puesto a disposición de la prensa.

Uno de los grandes aciertos de 'She-Hulk: Abogada Hulka' es que se vale de una de las principales críticas hacia la Fase 4 para usarla a su favor. Aquí todavía no hay un gran villano de cuya existencia todos sean conscientes, por lo que toca ir lidiando con amenazas "menores", algo que aquí alcanza otro nivel al básicamente marginar ese aspecto en beneficio de mostrar un tiempo de calma que permite centrarse en el nuevo día a día de la protagonista.

Eso lleva a que la acción tenga una presencia muy reducida más allá del primer episodio, que además lo incluido ahí parece que no estaba inicialmente previsto hasta el octavo. Menos mal que cambiaron de idea. Eso sí, quien quiera ver un gran despliegue visual con explosiones y gente saltando por los aires va a acabar muy decepcionado. 'She-Hulk: Abogada Hulka' prefiere optar por un tono más juguetón, valiéndose además de las rupturas de la cuarta pared de forma consistente -aquí no es algo que aparezca un capítulo o dos y luego se olviden de ello- pero moderada para que ese toque distintivo no acabe convirtiéndose en una carga.

Todo aporta lo que debe

Abogada Hulka Rompiendo Cuarta Pared

Con eso no quiero decir que 'She-Hulk: Abogada Hulka' sea una deficiente en lo visual, una queja muy habitual durante la campaña de promoción de la serie de Disney+, pero sí que, en todo caso, es un extra. Lo que tenemos aquí es una comedia judicial en la que se ven implicados diferentes personajes con habilidades extraordinarias. La propia serie se ríe de la posibilidad de ver en ella un mero desfile de cameos cada semana y en ningún momento huye de ese lado episódico que Marvel había dejado de lado hasta ahora.

Todo ello con el crecimiento paralelo de su protagonista y mientras la serie va plantando varias semillas aquí y allá, aunque sospecho que los espectadores más impacientes pronto dirán que por qué no han profundizado más en esto o aquello. Y es cierto que quizá pudiera ofrecer más en términos de intensidad, pero aquí la estrella es el humor. Todo el rato, incluidas las escenas post-créditos que podemos ver en cada uno de sus episodios.

Ahí puede surgir la queja de que algunos personajes muestran un lado más cómico que al que estamos acostumbrados, pero todo encaja dentro de una serie que plantea un ecosistema único y desenfadado dentro de este universo -de lo que he podido ver destacan especialmente las apariciones de Benedict Wong-. Si no hay ninguna opción de que vayas a aceptar eso, ni te acerques a 'She-Hulk: Abogada Hulka'.

Tatiana Maslany She Hulk Abogada Hulka

Y además hace todo eso sin esquivar la cronología de Marvel, pues, por ejemplo, retoma un asunto que quedó pendiente en 'Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos', pero al mismo tiempo fluye en lugar de estar muy asociada a algún momento concreto dentro del mismo. Una ventaja innegable de explorar un punto en el que no importa tanto que haya o no un conflicto como presentar a un personaje con poderes diferente y ser consecuente. Aquí me queda el miedo de que en los cinco episodios restantes pueda haber un bajón tan brutal como el sufrido por 'Ms. Marvel', pero 4 de 9 es una muestra más amplia que 2 de 6.

Para el final he dejado otra de las claves para que 'She-Hulk: Abogada Hulka' funciona tan bien: Tatiana Maslany. Es verdad que está muy bien acompañada y que los guiones también aportan lo suyo, pero estamos ante una serie en la que resulta especialmente vital que su protagonista tenga chispa, sea divertida y al mismo tiempo nos la creamos, tanto ejerciendo como abogada soltera como siendo Hulka a su pesar. Y Maslany brilla en todos y cada uno de ellos.

En resumidas cuentas

She Hulk Abogada Hulka Escena

Salvo que la serie se resienta en los episodios restantes, 'She-Hulk: Abogada Hulka' es lo mejor que nos ha dado la Fase 4 de Marvel hasta la fecha. Y lo es porque vuela libre, propone un enfoque claro, sabe cómo desarrollarlo y se mantiene fiel al mismo. Que además sea muy divertida -con ninguna otra serie o película de Marvel me he reído tanto-, los episodios se pasen volando y su protagonista se luzca también ayudan lo suyo.

En Espinof:

Temas
Inicio
Inicio