Publicidad

'The Owners (Los propietarios)': Maisie Williams mantiene a flote un home invasion que demuestra que, en ocasiones, la sencillez es una gran virtud
Críticas

'The Owners (Los propietarios)': Maisie Williams mantiene a flote un home invasion que demuestra que, en ocasiones, la sencillez es una gran virtud

Dentro de la inmensa cantidad de subgéneros que engrosan el nutrido cajón del cine de terror, mientras colinda en este caso con el thriller, encuentro personalmente el home invasion como uno de los más atractivos gracias a su potencial para romper los nervios del espectador ya sea destruyendo la sensación de aparente seguridad que transmite el hogar propio, o plagando de retorcidos secretos el ajeno.

Más allá de la originalidad de sus premisas y de los necesarios giros dramáticos de sus libretos, si en algo coinciden grandes representantes del "asalto doméstico" como pueden ser 'Horas desesperadas', 'Sola en la oscuridad' o propuestas más actuales como 'Al interior', 'The Collector' o la brutal 'No respires', es en el modo en que se ciñen al principio KISS; haciendo progresar sus relatos con la mayor sencillez posible.

Con 'The Owners (Los propietarios)', Julius Berg debuta en la gran pantalla tras su periplo catódico en producciones como 'Profilage' o 'Los ríos de color púrpura' con una película que demuestra lo importante que es la contención para mantener las cotas de interés a niveles decentes. Un ejercicio de suspense con un puñado de buenas ideas defenestrado por su necesidad de añadir vueltas de tuerca que, por otra parte, no son en absoluto novedosas.

Perdiendo el norte

Kyd E Ba Scaled

El arranque de 'The Owners' conecta directamente con la base argumental de la mencionada 'No respires' de Fede Álvarez, situándonos junto a un grupo de jóvenes con la intención de robar en una casa de la Inglaterra rural. Bajo este punto de partida, el largometraje se las apaña para capturar nuestra atención durante una primera media hora que se sobrepone a duras penas a la tremenda antipatía que destilan sus protagonistas y a una reiteración que se extiende durante los primeros compases del segundo acto.

Es con la llegada del mid point cuando la cinta ve rota su brújula y opta por tirar por la borda su hoja de ruta para abrazar los más diversos disparates narrativos haciendo gala de un tono que, pese a sus concesiones, parece tomarse demasiado en serio a sí mismo como para hacer que la fórmula funcione.

La sobresaturación de personajes que colindan los siempre indeseables terrenos del cliché, las subtramas inverosímiles y metidas con calzador para aportar capas a una historia que, en el fondo, no las necesita, y las presuntas sorpresas que ya hemos visto en producciones homólogas con mínimas variaciones, ensombrecen drásticamente las bondades formales con las que Berg salpimenta su trabajo.

Ni tan siquiera la presencia de Maisie Williams —que hace lo que buenamente puede con su papel—, la truculencia de algunas de sus escenas, ni las interpretaciones de dos veteranos como Rita Tushingham y Sylvester McCoy —de lejos, lo mejor del conjunto—, hacen 'The Owners' recomendable para un público potencial ajeno al sector de incondicionales del terror con unas ganas incontenibles —y comprensibles— de volver a pisar una sala de cine.

'The Owners (Los propietarios)' está disponible en salas de cine a partir del viernes 5 de marzo de 2021

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio