Compartir
Publicidad
'Wu Assassins': estupenda acción oriental en Netflix, muy por encima de un guión endeble
Críticas

'Wu Assassins': estupenda acción oriental en Netflix, muy por encima de un guión endeble

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Acostumbrados al deplorable tratamiento visual que tienen las artes marciales en televisión, era de justicia acercarse de puntillas a 'Wu Assassins'. Iko Uwais, sin embargo, garantiza ciertas garantías en el combate, a poco que la realización acompañe: con una carrera relativamente breve (las dos 'The Raid', 'Merantau', 'Headshot', la increíble 'The Night Comes for Us' y la reciente y simpática 'Triple amenaza') se ha convertido en una de las nuevas estrellas del cine de acción más físico. 

Por eso, es un alivio comprobar desde su primer minuto el muy respetable tratamiento visual que tienen los combates en 'Wu Assassins': están rodados al más puro estilo oriental, sin montaje confuso, con planos generales sostenidos, buena ubicación del espacio y actores que en la mayoría de los casos interpretan sus propias peleas. Estas son, además abundantes, y brillan en casi todos los episodios una o incluso dos muy notables.

Es decir, 'Wu Assassins' es una serie de artes marciales donde las artes marciales son más que reseñables: alguna de las secuencias de acción, como el combate en el bar de carretera o en la fábrica del penúltimo capítulo no desentonarían en una película mediana del género. Son ingeniosas y variadas, hay ocasionales stunts potentes, episodios muy trabajados como el del asalto a la comisaría y en general, Stephen Fung (director de la serie, de varios episodios de 'Into the Badlands' y de películas como 'The Adventurers'), sabe lo que se hace.

Por desgracia, falla en 'Wu Assassins', precisamente, lo que hace interesante a 'Into the Badlands': un argumento consciente de sus posibilidades y que amalgame con cierta destreza todas esas notables secuencias de acción. A diferencia de películas de Iko Uwais como 'Triple amenaza' -una producción muy menor, pero con las cosas tremendamente claras-, 'Wu Assassins' se pasa de solemne con un material de derribo y menos digno de lo que la propia serie cree, y que merecía una mirada con un punto de ironía.

'Wu Assassins': Elegidos para el asesinato

La trama de 'Wu Assassins' sigue a pies juntillas los tropos del héroe elegido y que desconoce su destino: Kai Jin (Uwais) descubre que es el heredero de unos poderes místicos con los que tiene que derrotar a una serie de villanos con poderes basados en los elementos. Uno de ellos es su padre adoptivo, Uncle Six (Byron Mann), cabecilla de las triadas que además está siendo investigado por la policía y que se enfrenta a un rival venido de Europa, McCullough (Tommy Flanagan). 

Múltiples frentes que dan pie a una aventura con infinidad de personajes y escenarios. Policías infiltrados, un grupo de huérfanos criados bajo el crimen organizado de San Francisco, conflictos familiares entre nuestro héroe y su tío... Hay tantos frentes abiertos que al argumento le cuesta encontrar tensión: uno de los villanos secuestra excursionistas en su sótano, en una subtrama que dura apenas un capítulo; los problemas con la heroína de uno de los personajes da pie a un esquemático capítulo con coqueteo en Alcohólicos Unidos incluido...

Estos múltiples tentáculos dan una variedad a la serie a veces bienvenida, pero en otras ocasiones incluso mareante, y echa a perder ideas potentes. Se nos habla del poder de mil monjes en las manos del héroe, pero ese talante sobrehumano nunca llega a visualizarse. La idea de los cambios de aspecto para adoptar el aspecto de cada uno de esos mil monjes parece solo la excusa para que Mark Dacascos haga un cameo. Y el mundo paralelo donde es entrenado el protagonista no es aprovechado.

Wuassassins2

Todo ello viene acompañado de una falta de sentido del humor algo decepcionante, sobre todo cuando se acude a recursos tan manidos como que absolutamente todos los personajes tengan su correspondiente trauma de infancia, en algunos casos -¡lo de la radio en el coche!- involuntariamente cómicos. El mismo tiempo que sin duda se ha dedicado a que las secuencias de acción estén por encima de la media debería haberse enfocado a un guión con algo más de filo. Y así estaríamos ante algo más que una serie competente, pero donde solo brillan realmente sus estupendas peleas. 

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio