Publicidad

"Las road movies permiten ver dónde empieza y termina un viaje, pero en 'Diecisiete' quería ir al interior de los personajes". Daniel Sánchez Arévalo
Entrevistas

"Las road movies permiten ver dónde empieza y termina un viaje, pero en 'Diecisiete' quería ir al interior de los personajes". Daniel Sánchez Arévalo

HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Tras dos semanas en salas seleccionadas, este fin de semana ha llegado a Netflix la nueva película de Daniel Sánchez Arévalo, 'Diecisiete'. Una comedia dramática, en sus propias palabras, sobre el reencuentro entre dos hermanos de relación complicada. En forma de road movie, Sánchez Arévalo cuenta este viaje tan físico como espiritual.

Nacho Sánchez y Biel Montoro son el alma de su último largometraje. Coincidiendo con la presentación de 'Diecisiete' en el Festival de San Sebastián, tuvimos la ocasión de hablar con el director y los protagonistas sobre cómo intentaron crear una conexión fraternal que se sintiese verdadera y de lo que supone trabajar en los límites de la comedia y el drama.

Daniel Sánchez Arévalo: "Hay tendencia a imitar lo que más nos ha marcado, pero yo intento buscar inspiración en las cosas que me pasan y rodean."

Daniel Sanchez Arévalo
  • Espinof: ¿Por qué decidiste contar esta historia en forma de road movie? ¿Qué crees que hace tan especiales a estas películas?

Daniel Sánchez Arévalo: Es una road movie emocional y eso es lo que hace que conecte con la gente porque se podría resumir en dos hermanos que buscan a un perro, pero va de cualquier cosa menos de eso. Son dos hermanos que buscan volver a ser eso, hermanos.

Hay unas barreras físicas y emocionales que se van derribando durante ese viaje cuando empiezan a ver lo que en su momento fueron y el hecho de utilizar perros abandonados, no es más que una metáfora de lo que ellos verdaderamente son y de cómo se necesitan. Las road movies permiten ver dónde empieza y dónde termina un viaje, y cómo va avanzando, pero aquí quería que el viaje fuera hacia el interior de cada uno.

  • E: ¿Por qué decidiste que el personaje principal tuviese algún tipo de trastorno social?

DSA: Nunca quise clasificar lo que le pasa, quería mostrar a toda esa gente que no está diagnosticada, a todas esas personas que calificamos como raras y cuyos trastornos no tienen nombre ni solución. Lo importante era mostrarle desconectado del mundo y de la vida en general, con su propio código moral pero que es todo corazón; pero insisto en que no tiene diagnóstico.

  • E: ¿Dirías que es una comedia o un drama? ¿En qué pensabas cuando la escribías?

DSA: Yo diría que es una comedia dramática, o una sadcom como se dice ahora en América y es un término que me gusta mucho. De todas mis películas es la que menos comedia tiene, menos que 'Azul oscuro casi negro', pero hay quien dice que si una película acaba bien es comedia y si acaba mal es drama. Yo no sé si acaba bien o mal, sólo que acaba mejor de lo que empieza, pero si me pusiesen una pistola en la cabeza diría que es una comedia.

Precisamente lo que a mí más me interesa es mezclar ambos géneros porque mis películas favoritas de la historia del cine como 'El apartamento' de Billy Wilder, o el cine de Alexander Payne, son inclasificables e intento perfeccionar esta mezcla con cada nueva película.

  • E: Y para esta película, ¿podrías decir algún referente concreto?

DSA: No me gustan los directores muy referenciales. Es evidente que todos hemos crecido viendo películas y hay cierta tendencia a reproducir e imitar lo que más nos ha marcado, pero yo siempre intento buscar inspiración en las cosas que me pasan y rodean.

Dicho esto, hay algunas películas que me ayudaban a entender el tono de lo que quería contar, como 'Una historia verdadera' de David Lynch, 'Nebraska' de Alexander Payne, o 'Pequeña Miss Shunshine' aunque es mucho más disparatada, y hay algo de 'Rain Man' también en como trabajé la relación entre hermanos.

  • E: ¿Por qué haces que los personajes convivan con la muerte?

DSA: La muerte siempre está acechándonos, creo que es la forma que tengo de mostrar el miedo que le tengo. En mis dos últimas películas es algo que está muy presente y es por una necesidad propia de acostumbrarme a que la vida está rodeada de muerte. Creo que así me hago a la idea de que algún día me voy a morir.

Biel Montoro: "Los animales no actúan y todo lo que ofrecen es muy natural y verdadero."

  • Espinof: ¿Cómo hicisteis para construir vuestros personajes pareciendo auténticos hermanos?

Nacho Sánchez: Fue gracias a Dani, que dedicó mucho tiempo a ensayos e improvisaciones dos meses antes de empezar a rodar porque, aunque haya cosas que no se vean directamente en la película, sí que están trabajadas y construidas desde abajo.

Biel Montoro: Fue clave trabajar el pasado de estos personajes para poder crear esa distancia en el momento en que empezamos a rodar. Sabíamos lo que les había pasado porque lo habíamos vivido.

  • E: Daniel Sánchez Arévalo no ha querido especificar el trastorno de tu personaje, ¿cómo lo construiste entonces?

BM: Es un tema un poco controvertido, pero para mí sólo importó cuando creé el personaje. Ahora viendo la película, realmente es algo intrascendente. Para mí fue muy importante no caer en la representación, no busqué cosas en otras películas para poder fijarme en la realidad.

Investigando, llegué a la conclusión de que, a pesar de los diagnósticos clínicos, todos son verdaderamente distintos con características comunes pero nunca algo concreto porque cada persona es distinta y tiene sus particularidades. Eso es lo que me interesó cuando construí el personaje porque quería algo único.

NS: Lo importante es que él no sabe gestionar sus emociones pero su hermano tampoco, él tiene un problema con el humor y el hermano también. Lo importante es que son dos personajes con características diferentes pero que comparten experiencia desde puntos de vista distintos. Cada uno es un mundo.

  • E: La vida de vuestros personajes están llenas de tragedias y eso se manifiesta en vuestro propio entorno, como el perro de tres patas o la abuela moribunda. ¿Cómo contenéis esa tragedia para no resultar tremendistas?

NS: Buscábamos acercarnos a la vida y aunque haya cosas muy dolorosas vas a acabar riéndote. No tuvimos en ningún momento la sensación de estar trabajando en un tono en concreto, habíamos hablado mucho de lo que se buscaba y era muy concreto; eso es lo que hace que no vaya ni a un lado ni a otro y se queda en un punto medio tan real como la vida.

BM: No son personajes que se regodean en el drama, son de esas personas que llevan a sus espaldas cientos de tragedias que saben sobrellevar y hacen de tripas corazón saliendo adelante como pueden.

  • E: ¿Cómo es trabajar con animales?

BM: Es muy bonito e interesante porque los animales no actúan y todo lo que ofrecen es muy natural, espontáneo y verdadero. Como actor debes estar muy concienciado, concentrado y predispuesto a aceptar todo lo que venga y es muy difícil seguir cualquier tipo de pauta. Lo importante era dejar que todo fluyera y captar mucho metraje para luego escoger los mejores momentos y eso es muy gratificante porque acaba siendo mágico.

  • E: Habéis dicho que trabajasteis improvisaciones, ¿lo que se ve en la película está 100% guionizado? ¿Rodar en una caravana no limitaba mucho vuestras posibilidades?

NS: Sí, había que ser bastante fieles a lo que teníamos escrito pero por una cuestión técnica, otra cosa es de dónde se viene porque Dani ha sido muy flexible a la hora de permitirnos integrar muchos elementos y eso le dio mucha viveza al rodaje.

BM: Había libertad dentro de las pautas, nos ceñíamos al guión pero podíamos hacer pequeños cambios.

Nacho Sanchez y Biel Montoro
  • Pregunta: ¿Cómo definiríais la película? ¿Qué tipo de espectador disfrutará más?

NS: No lo había pensado. Creo que apela mucho a los lazos familiares, a veces van bien y otras mal, pero siempre están ahí y cada uno lo gestiona a su manera. Quizás sea una peli para hermanos.

BM: Sí, todo el ámbito familiar: los hermanos podrán sentirse identificados, los padres verán a sus hijos, personas con amor a los animales, abuelas y nietos… ¡incluso los perros! En el fondo es muy simpática y no hay que prepararse ni mentalizarse de su dureza antes de verla.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir