Compartir
Publicidad
Los exhibidores españoles vetan 'Roma': lo nuevo de Alfonso Cuarón sólo podrá verse en Netflix
Netflix

Los exhibidores españoles vetan 'Roma': lo nuevo de Alfonso Cuarón sólo podrá verse en Netflix

Publicidad
Publicidad

León de Oro en Venecia, nombrada una de las diez mejores cintas del año por el NBR, mejor película, director y fotografía según el Círculo de Críticos de Nueva York... No hay duda de que la flamante 'Roma' de Alfonso Cuarón es una de las producciones más relevantes de este 2018 y que, probablemente, al igual que nosotros, estéis deseando verla en las mejores condiciones posibles. Pues traigo malas noticias...

Porque la idea original de Netflix, productora del aclamado largometraje, de dar a 'Roma' un estreno limitado en salas que acompañase a su lanzamiento en su servicio de streaming se ha visto truncada por la negativa de los exhibidores españoles a darle cabida en sus instalaciones. ¿El motivo? Que, según ellos, la maniobra no respeta un "periodo de exclusividad teatral" de cuatro meses que, por cierto, no está legislado.

En la cadena Cinesa han emitido un comunicado oficial al respecto en el que aluden a este periodo —o ventana— de exclusividad para justificar la ausencia del último de trabajo de Cuarón en sus salas.

"Desde Cinesa siempre hemos dado la bienvenida a nuevos socios que lanzan sus películas dentro de las pautas establecidas de la exclusividad teatral inicial. Pero si la estrategia de un distribuidor no coincide con la nuestra y no se ajusta a la ventana de exclusividad teatral, no reproducimos su película".

Los habitantes de Madrid, Barcelona y Málaga serán los únicos afortunados que podrán ver 'Roma' en todo su esplendor en las cinco salas en las que estará en cartel el día 5 de diciembre; cuatro de ellas propiedad de A Contracorriente Films —del mismo grupo que Espectarama, distribuidora del largo—. Sin duda, una cantidad ampliamente inferior a la considerada inicialmente, que pretendía abarcar la inmensa mayoría de capitales de provincia españolas.

Roma 1 1600x900 C Default

Soy —y seré— un gran defensor de las salas de cine —no de todas, que conste— como recinto ideal para disfrutar de una película en óptimas condiciones; pero maniobras como esta, amén de muchas otras prácticas ventajistas de dudosa ética que llevan a cabo buena parte de los exhibidores, están haciendo que cada vez tenga en mayor estima a mi proyector personal y mis auriculares 7.1.

Un nuevo episodio en la contienda entre modelos de distribución

El caso de 'Roma' es tan sólo un nuevo capítulo en la ya longeva batalla entre las nuevas ventanas de distribución cinematográfica online y un modelo de exhibición tradicional que ve amenazada su hegemonía ante la aparición —y proliferación— de unas ya no tan nuevas opciones para el espectador.

Netflix theater

Una pugna velada, y aún así latente durante una larga temporada, que terminó aireándose públicamente cuando el pasado 2017 el Festival de Cannes anunció que en futuras ediciones del certamen no se admitirían largometrajes de Netflix, ni de ninguna otra plataforma de video on demand, que no tuviesen un estreno en salas de cine. Medida impulsada por las fuertes presiones del gremio de exhibidores franceses.

Desde entonces, el tira y afloja entre ambas partes de la contienda permanece activo y lejos de apaciguarse. Un debate que ha trascendido a la industria para trasladarse a un público entre el que empiezan a diferenciarse dos claros bandos: aquellos que menosprecian sistemáticamente las producciones destinadas al consumo en línea, a las que tildan de simples "telefilmes", y los que defienden que un largometraje no deja de ser menos "cinematográfico" en relación al tamaño de la pantalla en que se consuma.

Netflix

El propio Alfonso Cuarón, en el marco del pasado del Festival de Venecia, dio su —en mi opinión, acertada— opinión al respecto. Una que pasa por desligar conceptos abstractos como la cinefilia y la esencia del medio, de la verdadera naturaleza del problema: la economía y el mercado.

"La única discusión que no acepto, me ofende, es la de aquéllos que separan entre los que protegen el cine y los que ven Netflix. La discusión es de dos modelos económicos distintos que no tiene nada que ver con el amor o la protección del cine. Eso sí, es fundamental que el cine tenga siempre la opción de verse en salas".

Si nos sirve de consuelo, España no es el único país afectado por este tipo de boicots a producciones destinadas a Netflix. La propia 'Roma' se ha visto arrastrada a un estreno desastroso en México, su país de origen, en el que un 90% los cines han exigido un periodo de 90 días de exclusividad antes de su lanzamiento en VOD. Del mismo modo, en EE.UU. tan sólo ha podido verse en dos grandes ciudades, así que habrá que escudarse en aquello del "mal de muchos..." para quitarle algo de hierro a este nuevo bochorno.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio