Compartir
Publicidad
'Sense8' termina con una fiesta exclusiva para fans: el final de la serie lleva ración extra de tiros y sensiblería
Series de ficción

'Sense8' termina con una fiesta exclusiva para fans: el final de la serie lleva ración extra de tiros y sensiblería

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Ahora sí, 'Sense8' ha terminado. Y lo ha hecho a lo grande, con un episodio final de dos horas y media que resuelve la trama sobre el popular clan (y sus amigos) y que incluye un agradecimiento especial a los fans. Sin ellos, no habría sido posible. Hace prácticamente un año, Netflix canceló la serie después de la segunda temporada, que se cerraba con un gran cliffhanger.

Aquello fue una tragedia para la fiel y entusiasta legión de seguidores de 'Sense8'. Porque además se anunció en el mes del orgullo gay, una decisión inoportuna que enseguida provocó una polémica similar a fichaje de Lopetegui por el Real Madrid. Los fans estallaron indignados y causaron tanto escándalo en Internet que, todavía en junio, Netflix cambió de opinión y anunció que 'Sense8' tendría otro capítulo para concluir la historia. ¿Ha merecido la pena? Para sus fans, seguro; no recomendaría el visionado a nadie más.

Un thriller de ciencia-ficción con tramas de telenovela

'Sense8' cuenta la historia de ocho personas de diferentes partes del mundo que nacieron el mismo día, un 8 de agosto, y descubren que poseen unas extraordinarias habilidades psíquicas; están vinculados mentalmente y lo comparten todo, recuerdos, conocimientos, experiencias... Como si fueran una única persona. Pueden comunicarse y relacionarse físicamente entre ellos como si estuvieran en la misma habitación aunque estén en puntas diferentes del planeta.

El grupo lo forman el policía Will Gorski (Brian J. Smith), la DJ Riley Blue (Tuppence Middleton), la hacker Nomi Marks (Jamie Clayton), la farmacéutica Kala Dandekar (Tina Desai), el ladrón Wolfgang Bogdanow (Max Riemelt), el actor Lito Rodriguez (Miguel Ángel Silvestre), la luchadora Sun Bak (Doona Bae) y el conductor de autobús Capheus Onyango (Aml Ameen en la primera temporada, Toby Onwumere en la segunda).

La trama se desencadena cuando "la madre" del clan, Angelica Turing (Daryl Hannah), se suicida para evitar que el villano, otro sensate conocido por el ridículo apodo de "Susurros" (Whispers, interpretado por Terrence Mann) pueda encontrar a sus ocho "hijos". A lo largo de las dos primeras temporadas, los protagonistas aprenden a usar sus poderes y se ayudan mutuamente con diferentes conflictos personales, mientras el enemigo intenta darles caza.

Como 'X-Men', 'Sense8' usa las habilidades de los protagonistas para hablar de evolución y libertad individual, como metáfora de transformación personal y recurso para celebrar la diferencia, frente a la imposición de lo socialmente establecido como "normal". No en vano, la serie fue creada por las ahora hermanas Wachowski, en colaboración con J. Michael Straczynski, y Lana Wachowski se ha convertido en la principal responsable de la serie, portavoz del equipo y directora del episodio final.

Aunque la mayoría de los miembros del clan son heterosexuales, la serie se ha convertido en un símbolo entre la comunidad LGTBI por su mensaje reivindicativo de libertad sexual a través de las subtramas protagonizadas por dos de los sensates: Nomi, transexual, y Lito, homosexual. Por otro lado, el extraordinario vínculo que une al clan sirve de excusa para montar espectaculares orgías con todos los protagonistas y sus parejas, un aspecto que la diferencia de otras ficciones más tradicionales.

Es también clave en la popularidad de la serie su espíritu festivo, sus celebraciones en grupo y su contagiosa felicidad, así como su mezcla de géneros. En 'Sense8' hay de todo: fantasía, intriga, acción, humor, romance... Como apasionado del género fantástico, me enganchó al inicio pero he terminado siguiéndola por inercia y curiosidad sobre cómo atarían todo. Tengo la sensación de que la serie ha ido de más menos, culminando en una lamentable season finale que sólo se salva por momentos gracias a la simpatía de los personajes y la honestidad de sus creadores.

'Sense8' ofrece un final sin sorpresas y complaciente, sólo recomendable para muy fans

Lana Wachowski prometió que el final de la serie sería "épico". Viniendo de una de las dos autoras de 'Matrix' o 'Speed Racer', pensaba que con "épico" se refería a un gran espectáculo, intenso y emocionante; después de ver el capitulazo me doy cuenta que sólo quería decir sobredosis de metraje, información inútil, bromas facilonas, acción repetitiva y pura sensiblería. Una boda en la Torre Eiffel. Olé tus ovarios, Lana.

No está justificada la duración, en absoluto, hay demasiado relleno con líos argumentales innecesarios y aburridas escenas de tiroteos más propias de cintas de serie B. Hay algo en particular que me saca de quicio: los protagonistas saliendo al descubierto y disparando de cualquier manera, apenas reciben un balazo o dos pero matan a decenas de "malos", peones anónimos con pésima puntería. Es normal que haya algo de esto de vez en cuando pero aquí abusan, y cansa.

La otra decepción con el desenlace 'Sense8' es que no hay sorpresas, la resolución de los problemas con "Susurros" es previsible y todo acaba de forma maravillosa para los sensates; el giro más inesperado es la inclusión de una relación polisexual. Entiendo que han querido complacer a sus fans y que esta serie va más de ser feliz que de sufrir, pero aquí han ido a lo fácil, a repetir lo que ya sabían que funcionaba. El colmo del disparate es montar un alegre karaoke de camino a una misión suicida.

El reparto, encabezado por intérpretes que demasiado a menudo parecen estar en exageradas telenovelas o en spots publicitarios de perfumes a cámara lenta, también se deja llevar por este plan de "ya vale todo" y está más sobreactuado que nunca. Me encantan esas reacciones tan intensas de Lito, es uno de esos pocos placeres (nada culpables) que me animaban a seguir con la serie a pesar de todo, pero cuando se pasan de rosca tantas veces, tantos personajes, pierde gracia.

Por cierto, Lito es uno de los personajes más perjudicados en una aventura demasiado enfocada a la acción y la resolución del conflicto amoroso entre Kala, Wolfgang y Rajan (Purab Kohli da vida a mi personaje favorito de este episodio). Al final, aunque 'Sense8' ha ofrecido su peor versión, es difícil no quererla: es honesta y va a muerte con su celebración del amor incondicional, profundo y sin barreras. Por muy cursis que fueran, me conmovieron las palabras de Nomi a su amada. Adiós sensates, a pesar de todo os echaré de menos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio