Compartir
Publicidad

‘Acorralados’, otro capítulo para el culebrón eterno

27 Comentarios
HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

Ayer terminó el último reality de Telecinco, la abeja reina de Mediaset. ‘Acorralados’ es un 2.0 de ‘La Granja’, espacio que en su momento desarrolló Antena 3. Se trata de un programa que nació a rebufo del éxito cosechado por la edición de este año de ‘Supervivientes’. Las buenas audiencias del reality de la isla hicieron que Telecinco retrasara el estreno de ‘Gran Hermano’ y apostara por este ‘Aventura en el bosque’, que, a tenor de los resultados, es posible que tenga una segunda edición.

Un reality suele ser un programa en el que unos señores, a través de unas dinámicas preestablecidas, compiten entre ellos para llevarse un premio. La audiencia escoge quien abandona el concurso semana a semana. Por fin, uno de ellos vence y todos se marchan a sus casas. Para Telecinco no es así, cada nuevo reality que produce supone un ingrediente más para el universo de personajes y situaciones dramáticas que ha creado y que rentabiliza a diario en programas como ‘Sálvame’.

Sí, es verdad que Telecinco ha generado como una propia dimensión de la realidad y parece no necesitar de nadie más. Los concursantes que han participado en ‘Acorralados’ provenían ya de este universo: son colaboradores de sus programas, militantes de otros realities o simples criaturas que desean subirse a ese carro. Pero no todos lo conseguirán, muchos se quedarán en el camino.

‘Acorralados’ es como la pescadilla que “necesita” morderse la cola. A lo largo de su programación diaria, en Telecinco se habla constantemente del reality, con lo cual, el espectador medio de la cadena siente la exigencia de ver el programa, porque seguramente se esté perdiendo algo importante. De la misma manera, si eres un fan del reality y te has perdido uno de sus resúmenes, sientes la imperiosa necesidad de que un colaborador de Ana Rosa te ponga al día de la situación.

Pero no todos los realities, aunque algunos no podáis creerlo, tienen éxito. Si ‘Acorralados’ lo ha conseguido es porque algo ha hecho bien. En primer lugar, es indudable la química que existe entre sus presentadores. Jorge Javier Vázquez y Raquel Sánchez Silva ya demostraron su buena sintonía en ‘Supervientes’, y, al menos de cara a la galería, parecen cómplices y incluso amigos, algo que está a años luz de la relación que mantuvieron Eva González y Jesús Vázquez.

Por otro lado, ‘Acorralados’ ha sabido explotar su doble dimensión. En las galas, como en todos los realities, se visionan los vídeos con las peripecias vividas durante esa semana por los participantes, piezas que generan múltiples comentarios con los que rellenar minutos de programa. Pero la existencia de un casting de concursantes en ocasiones tan polémico, genera que en el propio plató, y sólo por la simple presencia de unos y otros, se produzcan encontronazos entre ellos, de tal manera, que muchas veces resulta más “entretenido” aquello que está sucediendo entre los ex-concursantes y familiares que los momentos que hayan podido protagonizar los que aún permanecen en el reality.

Aún así, seguro que Telecinco tiene varias espinitas clavadas. De una parte, no acaba de conseguir que dentro de sus realities de famosos surja el filón amoroso (que tan bien funciona en ‘Gran Hermano’, por ejemplo). Los cimientos que construye para que ello surja son muchos: desde el casting hasta las situaciones inventadas; pero los concursantes no están por la labor. De otra, la cadena tenía muchas expectativas puestas en las supuestas presencias fantasmagóricas de la casona en la que han convivido los acorralados. No fueron pocos los cebos en los que habitantes de la zona hablaban de sucesos paranormales. Nada de esto ha tenido repercusión. Algunos, incluso los concursantes, bromearon con el hecho de que si existían esas presencias, la llegada del programa los había espantado.

‘Acorralados’ servirá, principalmente, para que de sus glorias y despojos se nutran durante semanas los programas de la cadena. Ahora que han acabado los enfrentamientos en la casona, comenzarán las peleas en los platós, en los que se dará mil vueltas a cualquier agravio vivido. Y esto durará el tiempo justo hasta que empiece ‘Gran Hermano’, al que Jorge Javier ya dio el relevo en la despedida de ayer. Y, con suerte para Telecinco, incluso algunas de las historias de los dos realities correrán paralelas.

En ¡Vaya Tele! | Tú a la granja y yo a la caja: Telecinco reaviva sus propias tramas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio