Compartir
Publicidad
'Better Call Saul' brilla en una magnífica cuarta temporada que coquetea cada vez más con 'Breaking Bad'
Críticas

'Better Call Saul' brilla en una magnífica cuarta temporada que coquetea cada vez más con 'Breaking Bad'

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

‘Better Call Saul’ nació tanto con la ventaja como con el estigma de ser una precuela de ‘Breaking Bad’. Eso le garantizaba la atención de inicial de los millones de seguidores de la historia de Walter White, pero a cambio forzaba una odiosa comparación en la que inicialmente siempre iba a salir perdiendo porque nos íbamos a acordar más del extraordinario tramo final de 'Breaking Bad' que de sus estimulantes pero algo más dudosos inicios.

Sin embargo, ‘Better Call Saul’ fue demostrando una magnífica solidez a lo largo de sus tres primeras temporadas y lo único que faltaba era terminar de dar ese paso adelante para que su protagonista pasara definitivamente de ser Jimmy McGill a convertirse en Saul Goodman. Ya se refirió a sí mismo con ese nombre en varias ocasiones, pero ha sido ahora cuando realmente le hemos visto ser el Saul que conocíamos de una forma que seguro no esperábamos.

Así nació y acabó Saul Goodman

Saul Goodman Breaking Bad
Spoilers de la cuarta temporada a partir de aquí

Está claro que la muerte de su hermano ha revuelto algo en el interior de Jimmy, pero durante los primeros episodios simplemente ha optado por un cruce entre la indiferencia y la resignación que alcanzó su punto álgido con la carta que le entregó Kim. A priori podía parecer que estaba lidiando con tantos problemas que era cuestión de tiempo que estallase y ya vimos una primera muestra de ello con su reacción cuando quieren contratarle basándose en un convincente discurso.

Este inicio de cuarta temporada ha servido para que Jimmy termine de tocar fondo, intentando engañarse a veces a sí mismo para luego ir abrazando a ese demonio personal que acaba posibilitando que deje de lado cualquier tipo de moralidad para convertirse en Saul. Por muy encariñados que estuviésemos con él, todos estábamos preparados para la llegada de ese momento y ahí es cuando ha llegado la sorpresa con el quinto episodio de la temporada.

Saul Goodman

‘Better Call Saul’ ha ido potenciando paulatinamente sus obvios lazos con ‘Breaking Bad’ con la llegada de varios viejos conocidos, pero los responsables de la serie habían optado en la mayoría de los casos por separar los caminos de Jimmy de los suyos. Quizá por ello el impacto ha sido mayor con el flashforward en el que básicamente vemos el fin de viaje de Saul Goodman para que el resto del episodio nos muestre cuándo empezó a transformarse realmente en él.

Los habrá que queden algo desencantados por no ver una resolución a esa escena ambientada durante el tramo final de ‘Breaking Bad’, pero sospecho que ese momento ya llegará y tampoco pasa nada si no lo hace. Lo que nos ofrece ‘Quite a Ride’ es el inicio y el final del viaje de Saul Goodman. Ya tenemos los detalles de qué propició su adiós en ‘Breaking Bad’ y ahora es el momento de ver cómo su transformación altera por completo su vida.

‘Better Call Saul’ sigue siendo maravillosa

Jimmy Kim Better Call Saul

Parece evidente que Kim será la primera afectada y que esos casos que acepta y que probablemente acaben con su vinculación profesional con Mesa Verde no son más que una especie de forma de defender a Jimmy sin poder hacerlo realmente con él porque la conexión entre ellos empieza a ser distante. A fin de cuentas, la distancia moral entre ambos es cada vez mayor, y ella ya quedó alarmada con la forma en la que Jimmy trató a Howard. Tampoco creo que ayude el intento en vano de Jimmy de volver a ejercer como abogado intentando arrastras a Kim con él…

Esa decadencia de Howard a lo largo de la temporada bien podría ser el punto que acabe separando los caminos de Jimmy y Kim, ya que no es para nada descartable que acabe quitándose la vida por el sentimiento de culpa por la muerte de Chuck. No deja de ser una mera hipótesis, pero algo están preparando con Howard y lo que más me encaja es eso.

Por otro lado tenemos la trama que realmente conecta de forma directa con ‘Breaking Bad’ en la que el desarrollo argumental sí que resulta algo menos estimulante, pero a cambio la serie lo compensa exhibiendo esa maestría formal que tardó en llegar en ‘Breaking Bad’ y que en ‘Better Call Saul’ ha hecho acto de presencia desde su primer episodio. El manejo de la tensión dramática, los espacios, los silencios, la música e incluso los sonidos ambientales te mantiene hipnotizado como recuerdo a pocas series.

En definitiva, ‘Better Call Saul’ sigue siendo una de las mejores series que se pueden ver en la actualidad, sobre todo cuando se centra en su protagonista, interpretado de forma magistral por Bob Odenkirk. Cuando se aleja de él -y de Kim-, baja ligeramente el nivel, pero todo raya a un nivel tan alto, desde las interpretaciones hasta la puesta en escena, que apenas se percibe.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio