Publicidad

'Rey Arturo: La leyenda de Excalibur', un espectáculo de Guy Ritchie sin más pretensión que la de pasar un buen rato
Antena 3

'Rey Arturo: La leyenda de Excalibur', un espectáculo de Guy Ritchie sin más pretensión que la de pasar un buen rato

Afortunadamente para Guy Ritchie, tras el fiasco en taquilla de 'Rey Arturo: La leyenda de Excalibur', aún estaban por llegar los algo más de mil millones de dólares de recaudación que lograría con 'Aladdin'. Ambas irregulares y extrañamente ostentosas, son dos ejemplos perfectos del gusto por el exceso del cineasta británico. Esta noche en Antena 3 la tienes disponible.

Lock, Stock y una j**ida espada

Aunque no lo parezca, Guy Ritchie es un tipo muy limitado y los pocos recursos que sabe manejar se agotaron hace casi veinte años, pero a veces, muy de vez en cuando y por circunstancias que jamás comprenderá una mente racional, la jugada no sale mal. Sucedió con 'Sherlock Holmes' y volvió a pasar con la deliciosa 'The Man from U.N.C.L.E.', una peli a la que el tiempo debería poner en el lugar que merece.

¿Está su odisea artúrica a la altura de esos dos títulos? Lamentablemente no, pero eso no significa que estemos ante un título que merezca terminar barrido por la marea. Aquí el problema es que estamos ante su trabajo más agresivo, pero en el peor sentido de la palabra. Es una enciclopedia pirata de la leyenda que va desgastándose a medida que avanza y que no tiene miedo a mezclar la espada y la brujería con la parte más trivial y terrenal de una época extraordinariamente sucia. Y ahí se rompe la película, entre secuencias mundanas en un bosque que parecen sacadas de una serie europea, frenesí de flema británica marca de la casa y alguna que otra cinemática de la Playstation. Pero de la uno.

Su idea para la visión personal, británica y absolutamente delirante del Rey Arturo no era una tarea fácil, pero para llegar a buen puerto habría necesitado una mayor libertad que, por desgracia, los ejecutivos de Warner no han querido o no han podido conceder: su oscuridad y sus momentos de edición caótica parecen responder a una serie de premisas obligatorias que ya se intuían, por ejemplo, en las dos entregas de 'Furia de Titanes' o en cada una de las entregas de cualquier película basada en el Universo DC.

arturo

Cuando la película es más Ritchie y menos Warner, es decir, en casi la totalidad de su primera hora, las aventuras de este Rey Arturo al que la piel de Charlie Hunnam sienta como un guante, respira diversión sana en la línea del mítico 'Robin Hood: Príncipe de los ladrones' de Kevin Costner (prueba de que cualquier tiempo pasado en la compañía fue mejor), con divertidas réplicas marca de la casa y aparatosa fiesta desprejuiciada.

Lamentablemente y a pesar de un final abierto de cara a expandir la leyenda (maldita costumbre del cine actual, que no cierra ni una sola historia aunque la vida le vaya en ello), no parece que la recaudación (apenas 148 sobre un presupuesto de 175) no hará posible su continuación, salvo que se les ocurra una manera de gastarse mucho menos dinero en ella.

¿Es 'Rey Arturo: La leyenda de Excalibur', una buena película? Desde luego, no es una obra de referencia, pero fue un fabuloso pasatiempo de verano que también te apaña la resaca del día de Reyes. En un año en el que los mismísimos Transformers se aproximaron a la leyenda (en la peor película de la franquicia), la película de Ritchie se convierte ahora en una opción ideal tan gratificante como un chocolate caliente.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio