Publicidad

'Zombieland: Mata y remata': una tronchante secuela sin nada que envidiar a su predecesora
Críticas

'Zombieland: Mata y remata': una tronchante secuela sin nada que envidiar a su predecesora

Publicidad

Publicidad

‘Bienvenidos a Zombieland’ llegó en un momento idóneo para triunfar. La fiebre por las historias de muertos vivientes estaba en pleno apogeo y la cinta dirigida por Ruben Fleischer planteaba un enfoque fresco y divertido, contando además con un gran cuarteto protagonista. Luego es cierto que iba perdiendo la energía de su estupendo arranque y que el tramo final era lo menos interesante de la función, pero eso no impedía que fuese un pasatiempo con el que casi cualquiera podía pasárselo en grande.

No se tardó mucho en empezar a hablar de una posible secuela, pero el entusiasmo por el proyecto fue enfriándose hasta el punto de que muchos pensábamos que nunca llegaría a hacerse. Finalmente no fue así y este viernes 18 de octubre llega a los cines españoles ‘Zombieland: Mata y remata’, una película en la que no tenía depositadas muchas esperanzas pero que ha acabado siendo una sorpresa mayúscula. Una comedia muy divertida sin nada que envidiar a su predecesora.

La vida en Zombieland diez años después

Protagonistas Zombieland Mata Remata

El apocalipsis no ha acabado con todos los humanos y Tallahassee, Columbus, Wichita y Little Rock se han asentado su hogar en la Casa Blanca. Un refugio seguro pero también algo monótono que poco a poco va haciendo mella en ellos, lo cual da pie a una nueva aventura que no deja de ser una mera excusa para volver a ver cómo lidian con los muertos vivientes, los cuales han ido evolucionando, siendo algunos de ellos especialmente peligrosos.

Sin entrar en detalles, el giro necesario para que vuelven a la carretera tiene sentido y es una prolongación natural de lo que ya conocíamos de los personajes. Obviamente, la que más cambia es Little Rock, ya que en la primera entrega era una niña. Es lógico por tanto que el gran conflicto gire alrededor del personaje interpretado por Abigail Breslin aunque eso curiosamente se traduzca en que su personaje sea el que tiene menos presencia en pantalla de los cuatro.

Aclarado eso lo que nos queda es una road movie que basa sus fortalezas en que los personajes sigan siendo fieles a lo que conocemos de ellos y los encuentros con otros supervivientes -cuesta creerse que la Madison a la que da vida Zoey Deutch haya conseguido sobrevivir tanto tiempo, pero lo hilarante que resulta en todo momento hace que pronto nos olvidemos de ello-. En este último punto hay unos minutos especialmente inspirados cuando se juega con la idea de que quizá más personas hayan reaccionado de forma similar a este apocalipsis zombie.

Un viaje muy divertido

Escena Zombieland 2

Sin embargo, el peso principal vuelve a recaer sobre Jesse Eisenberg, pues ‘Zombieland: Mata y remata’ confía de nuevoen el uso de la voz en off para subrayar cómicamente determinadas situaciones. A veces se roza el desconectar demasiado de la trama principal, pero siguen siendo ocurrencias simpáticas por parte de los guionistas, así que mejor centrarse en lo positivo. A fin de cuentas, si seguimos riéndonos y el objetivo es ese, aunque no puedo evitar preferir a Woody Harrelson lidiando con multitud de cosas que sacan de quicio a Tallahasse.

Eso no quita que el último acto vuelva a ser el menos conseguido de la película, sobre todo por alguna solución argumental cuestionable. Eso sí, las debilidades son menores que en la primera entrega, sobre todo porque se sabe mantener más presente ese enfoque cómico que es lo que ha hecho tan entretenido el viaje, el cual reaparece además en la tronchante secuencia que se incluye a mitad de los títulos de crédito finales. Solamente por ella ya habría merecido la pena esta película.

Otra sorpresa agradable es la dirección de Fleischer, ya que es un realizador que nunca me ha convencido, sobre todo en lo referente a su control del ritmo y la narrativa. En el caso de ‘Zombieland: Mata y remata’ se perciben ciertos cortes de montaje, pero son en aras de que no haya atascos innecesarios y que la diversión siga fluyendo. Da la sensación de que Fleischer está más cómodo en propuestas desenfadadas que cuando toca ponerse algo más serio -y ahí incluyo hasta a ‘Venom’, su mayor éxito hasta la fecha, pero Sony con buen ojo ha optado por cambiar de director para su inevitable secuela-.

En resumidas cuentas

‘Zombieland: Mata y remata’ es una de esas secuelas de las que uno se alegra que existan. Puede que no aporte gran cosa al universo creado por su predecesora, pero trata con sentido a sus personajes, propone un viaje por carretera muy divertido sin depender únicamente de los puntazos esporádicos. Así, sí.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir