Compartir
Publicidad

'Bienvenidos a Zombieland', los zombis como excusa

'Bienvenidos a Zombieland', los zombis como excusa
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El debutante Ruben Fleischer ha firmado una nueva aproximación al cine de zombis en clave cómica, sin renunciar al arquetipo que propone la presencia de los no muertos, pero llevando a sus protagonistas a un segundo plano, donde son el muñeco de feria a quien disparar en busca de la máxima diversión. Y en cierto modo, Fleischer utiliza bien los tópicos zombis aunque, en realidad, busca un producto donde el tono gamberro se superpone a cualquier moralina crítica que se puede extraer. Porque, en el fondo, hay un golpe bajo (y semioculto) a la cultura actual, aunque esté empaquetado en papel políticamente correcto y sin demasiada intención.

'Bienvenidos a Zombieland' bebe de otras comedias con zombis como la soberbia 'Zombies Party', ineludible referencia cercana, pero le añade el punto gamberro, cuidando al máximo los detalles y parodiando las habituales escenas que una horda de zombis amenazantes puede generar.

Muy loable es el inicio, un arranque magnífico, quizás lo más ensalzable de todo el conjunto, en la que juega con el montaje, los títulos de créditos (tan magistrales como los de 'Watchmen', con los que guarda cierta relación) y la exposición, contundente y divertida, de las reglas que el joven protagonista mantiene para sobrevivir en Zombieland. Lugar que resulta tras un apocalipsis zombi, donde todo resulta arrasado y apenas unos pocos supervivientes (acaso los cuatro protagonistas de la historia) mantienen sus códigos para sobrevivir.

El joven Jesse Eisenberg no parece el más ensalzable ejemplo de superviviente en una situación tan crítica como la planteada, un mundo dominado por el caos y la presencia de los no muertos por todas partes, porque resulta asustadizo, tímido y frágil. Pero su personaje aporta un plano interesante en esta aproximación al subgénero. Y más, cuando se une a su contrapunto natural, ese rudo, bestia y obsesionado con un pastel, que interpreta Woody Harrelson. Ambos se unen para sobrevivir, cada uno a su forma, en el mundo zombi.

zombieland 2

A ellos, se les une, y también añaden su pizca de interés, dos jóvenes féminas (la morbosa Emma Stone y la correcta Abigail Breslin), que tienen en la picaresca su modo de supervivencia. Inevitablemente, Fleischer utiliza los trazos de una parte del guión más previsible y menos contundente (sobre todo que su inicio), para depararnos una comedia alocada, en la que sobresale un capítulo, divertido, brillante e ingenioso (con los mejores diálogos), aunque poco esencial para el avance del relato, como es el protagonizado por Bill Murray. Capítulo mucho mejor aprovechado que la traca final, y que denota un resultado con altibajos, irregular, y del que queda la sensación de que podía haber dado para mucho más.

Sin embargo, 'Bienvenidos a Zombieland' no alarga la historia, no busca la recreación sino busca única y llanamente diversión, a pesar de sus limitaciones y sus desaprovechadas escenas. Y eso lo consigue, con su nota de humor bestia pero poco aporta al universo zombi en el cine. Por cierto, que nadie se vaya hasta el final de los títulos de créditos. Hay sorpresa.

En Blogdecine:

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio