Compartir
Publicidad
'South Park' cierra una de las temporadas más flojas de los últimos años
Series de ficción

'South Park' cierra una de las temporadas más flojas de los últimos años

Publicidad
Publicidad

Veintiuna temporadas son muchas. Y por mucho que nos guste una serie siempre hay un resquicio de preocupación por si la calidad termina bajando. Luego hay casos como el de 'South Park' que si una cosa ha demostrado año tras año es su capacidad de mantenerse fresco y con apenas signos de desgaste.

Por lo menos hasta la temporada 21. Una tanda de episodios que ha sido, en mi opinión, una de las más flojas de los últimos años. Flojas, que no malas... aunque ha habido de todo: desde episodios desternillantes hasta otros con tramas que traspasaban los límites del tedio.

Sonsawitches Image1

Tras un par de temporadas "río" en las que cada episodio formaba parte de una trama superior que abarcaba toda la temporada, 'South Park' volvía al formato episódico puro para, principalmente, encajar mejor la actualidad y tocar, por otro lado, otros temas que de otro modo era más difícil. Eso sí, aunque no exista la serialización, seguimos con cierta continuidad, representada en este caso con la destructiva relación entre Cartman y Heidi.

Esta nueva "libertad" ha hecho que Trey Parker, quien se encarga más del día a día de 'South Park', sufra un aparente atragantamiento: demasiadas cosas en el plato como para que podamos disfrutar. Un ejemplo lo tenemos en el primer episodio, 'White people renovating houses' donde se juntan dos temas bastante distintos como el uso de los asistentes tipo Alexa, Siri y Google Home (trama que, de hecho, activó los asistentes de los espectadores) y cómo afecta a la industria local y el racismo del estereotipado blanco paleto (redneck), tomando como "excusa" la polémica manifestación de Charlottesville.

Las ideas están ahí, tienen muy buenas intenciones y pueden ser un filón, pero por alguna razón no terminan de exagerarse lo suficiente como para que la sátira funcione. En el caso de la parodia de Charlottesville parecía que estábamos viendo las noticias y no 'South Park'. Aunque quizá sea porque ya lo ocurrido nos parece tan exagerado en sí que no hay por dónde cogerlo.

Aunque este es quizás el caso más grave, a lo largo de la temporada nos encontramos con varios episodios en que alguna de sus tramas son fallidas. Y a veces lo son bien porque se quedan en el tema y no logran ejecutarlo correctamente o porque no consiguen elevar el humor caca/pedo/culo/pis ('Hummels & Heroin', es un claro ejemplo aun teniendo cosas que funcionan).

Pero sí que ha habido buenos episodios: 'Franchise Prequel', el episodio "precuela" de 'Retaguardia en peligro', el nuevo videojuego de 'South Park', es una buena crítica sobre cómo nos influyen las "fake news"; 'Put it down' sobre la importancia que le damos a los tweets de Donald Trump, también tiene muy buenos puntos.

Por lo general existe durante esta temporada 21 de 'South Park' una sensación de que Trey Parker y Matt Stone están algo cansados y esto lo transmiten a un espectador bastante exigente con esta serie. Las temporadas anteriores pusieron el listón bastante alto y esta última tanda no ha logrado llegar a las cotas de los peores episodios de los últimos años. Siguen siendo de lo mejorcito en cuanto a sátira política y social, pero les ha fallado la inspiración.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio