"Mejor actor, mejor actriz... gilipolleces. Es un concurso de popularidad". Samuel L. Jackson carga contra los Óscar y la deriva de Hollywood

"Mejor actor, mejor actriz... gilipolleces. Es un concurso de popularidad". Samuel L. Jackson carga contra los Óscar y la deriva de Hollywood
36 comentarios

A estas alturas de su carrera y su vida —y después de haberlo demostrado en numerosas ocasiones— no cabe duda de que Samuel L. Jackson es una persona a la que no le preocupa lo más mínimo manifestar sus opiniones personales en público; por muy controvertidas que sean o por mucho que vayan dirigidas contra instituciones con las que, a priori, interesaría llevarse lo mejor posible.

Jackson vs. Hollywood

Su última rajada, recogida en una interesantísima entrevista con Los Angeles Times, ha ido dirigida nada menos que a la Academia de Hollywood y a los, según él, dudosos criterios que tiene para repartir galardones en las prestigiosas ceremonias de entrega de los Óscar.

Para lanzar el dardo, Jackson, que recibió la estatuilla honorífica este 2022 decidió rememorar la gala de 1995, cuando perdió contra Martin Landau en la categoría de mejor actor secundario, en la que estuvo nominado por su labor en 'Pulp Fiction'.

"Hace mucho tiempo, cuando Martin Landau recibió el premio y yo no, escuché, 'Vamos, Sam. Martin ha estado nominado muchas veces. No te preocupes. Ya llegará tu momento'. ¿Perdona? No sabía que esto funcionaba así. Pensé que lo que genera el mayor impacto es la interpretación. Eso es lo que estamos celebrando, la mierda gigantesca que hay en Hollywood. Mejor actor, mejor actriz... gilipolleces. Es un concurso de popularidad".

Por suerte, al actor no le falta sentido del humor...

"Todo lo que he hecho para Quentin ha tenido un momento que me ha dado una oportunidad, desde 'Jackie Brown' a 'Los odiosos ocho', pasando por 'Django'. 'Django' fue, probablemente, mi mejor oportunidad, porque es el personaje más malvado que he interpretado nunca, y suelen premiar a gente negra por interpretarlos [Risas]".

Pese a todo, y aunque rememore el pasado con cierta nostalgia, Samuel L. Jackson parece ser un hombre pragmático, y opta por desmitificar unos premios que, como bien dicen, deberían celebrar el trabajo de los nominados.

"Esta es la noche en la que Hollywood celebra al puto Hollywood. Eso que solíamos tener cuando era joven, verlo y preguntarte, '¿Qué voy a decir cuando me den el mío?', resumía el glamour, la extravagancia y la mística que de Hollywood. Parte de eso se ha ido. Tienes estrellas de cine que son influencers o gente que exhibe su vida, así que sabes más sobre ellos de lo que solías hacer antes. Pero, aún así, esto debería ser una celebración de que has hecho algo genial. Como sigo diciendo, debería haber un premio para la película que haya recaudado más dinero".

Temas
Inicio