'El baile de las luciérnagas': la serie de Netflix confía demasiado en Katherine Heigl y Sarah Chalke para retratar la evolución de una amistad
Críticas

'El baile de las luciérnagas': la serie de Netflix confía demasiado en Katherine Heigl y Sarah Chalke para retratar la evolución de una amistad

Uno de los últimos éxitos conseguidos por Netflix ha sido 'El baile de las luciérnagas', adaptación de la novela homónima de Kristin Hannah publicada en 2008 en la que explora la amistad entre dos mujeres muy diferentes entre sí. Con el gancho adicional de contar en sus papeles protagonistas con la participación de Katherine Heigl y Sarah Chalke, la serie ha liderado la lista de lo más visto en la plataforma durante varios días y raro será que no se anuncie más temprano que tarde su renovación por una segunda temporada.

Por mi parte, he de confesar que 'El baile de las luciérnagas' no era una serie que me atrajera demasiado, pues daba la sensación de confiar más de la cuenta en el buen hacer de sus dos protagonistas, algo que se ha confirmado cuando me he animado a darle una oportunidad. Y es que al final la química entre Heigl y Chalke es lo mejor de una propuesta irregular, donde prima más lo negativo que lo positivo y que nunca consigue exprimir a fondo las ideas que explora.

Una curiosa estructura

Quizá el mayor rasgo distintivo de 'El baile de las luciérnagas' está en el hecho de que hay constantes saltos temporales para explorar la amistad entre Tully (Heigl) y Kate (Chalke) en diferentes motivos de sus vidas, cubriendo así desde el momento en el que se conocen en los años 70 hasta la actualidad en la serie, situada en 2003. Es un cambio respecto a la estructura lineal del libro e interesante para evitar repetirse, dando una mayor variedad al relato al ir conectando entre sí lo que sucede en una época con otra.

También es una solución que la serie no aprovecha a fondo por dos motivos principales. El primero es que nunca profundiza realmente en ninguno de los temas que presenta, ni siquiera en los aspectos más dramáticos llamados a dejar una huella imborrable en sus protagonistas. Esto puede que cambie a medida que avancen los episodios, pero llegado el cuarto capítulo concluí que 'El baile de las luciérnagas' no era una serie para mí, pues al final todo resultaba demasiado convencional sin que hubiese al menos algún elemento que me sirviera para confiar en la posibilidad de que la serie crezca realmente.

Desde el hecho de que los traumas que presenta sean lugares demasiado comunes y que no consiga darles un giro realmente estimulante hasta que simplemente los guiones de la serie no son gran cosa cosa, ya sea por no decidirse abiertamente por un enfoque claro -en lo dramático les falta intensidad emocional y cuando apuestan por algo más ligero no quieren hacerlo demasiado por si eso desequilibra una serie que nunca da con un tono claro para lo que propone-.

Más sombras que luces

Escena El Baile De Las Luciernagas

Otro aspecto que descuadra en los saltos temporales de la serie es que sus responsables saben muy bien que mucha gente va a ver 'El baile de las luciérnagas' por Heigl y Chalke, por lo que no pueden resistir la tentación de que ellas mismas también se interpreten a sí mismas como universitarias, resintiéndose la credibilidad de la serie. No es que el trabajo para que aparenten ser más jóvenes sea horrible -aunque sí mejorable- tanto como que tienen que interactuar con otros personajes, restando fuerza a las tramas que propone y provocando que uno desconecte ya del todo de lo que ve en pantalla.

Y es una pena, porque tenían una solución perfecta entre manos dejando que Ali Skovbye y Roan Curtis, las jóvenes actrices que dan vida a Tully y Kate como adolescentes, también asumiesen esa parte de 'El baile de las luciérnagas'. Tanto porque ellas están bastante acertadas en sus papeles -y su química tiene poco que envidiar a la de Heigl y Chalke- como porque el salto en edades es mucho más escaso, pero ha primado tener más en pantalla a las estrellas de la serie -recordemos que Heigl también ejerce como productora ejecutiva- y la jugada no les ha salido bien, quitando así de paso lustre al esfuerzo de las actrices.

Más allá de eso, el trabajo de ambientación está bastante logrado aunque no llegue a funcionar por sí mismo como gancho y hay algunos detalles aquí y allá que funcionan mejor que el resto -pienso por ejemplo en Beau Garrett como la madre irresponsable de Tully-, pero en líneas generales resulta una serie plana que parece querer seguir la senda de 'This is Us' pero quedándose a mitad de camino en todo lo que propone.

En resumidas cuentas

Katherine Heigl Sarah Chalke

'El baile de las luciérnagas' tiene poco que ofrecer más allá de lo que aportan a la serie Katherine Heigl y Sarah Chalke, cuyo trabajo también se ve manchado por una importante decisión para tenerlas más minutos en pantalla. Más allá de eso, curiosa la estructura con los saltos temporales, pero demasiada tibieza a la hora de indagar en sus posibilidades dramáticas como para engancharte.

Ahorra más de un 20% en la suscripción anual (69,99€) o mensual (6,99€) a Disney+ antes del 23 de febrero.

Ahorra más de un 20% en la suscripción anual (69,99€) o mensual (6,99€) a Disney+ antes del 23 de febrero.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio