Compartir
Publicidad
'Men in Black: International' demuestra que la franquicia funciona sin Will Smith en un reboot falto de riesgo
Críticas

'Men in Black: International' demuestra que la franquicia funciona sin Will Smith en un reboot falto de riesgo

Publicidad
Publicidad

Puede que haya tenido cierto impacto negativo en la industria y que haya limitado la libertad creativa hasta niveles preocupantes, pero si hay algo que tenemos que agradecer al cine de superhéroes, y más concretamente a Taika Waititi, eso es el descubrimiento de la innata vis cómica de Chris Hemsworth y de la química a prueba de bombas que comparte con Tessa Thompson; elementos más que demostrados en la reivindicable 'Thor Ragnarok'.

Después de semejante exhibición, no es de extrañar que el realizador F. Gary Gray haya optado por apuntalar el reboot de 'Men in Black', que nos llega veintidós años después de su estimable debut en la gran pantalla a manos de Barry Sonnenfeld, sobre un dúo de intérpretes que, además de proporcionar unos nuevos cara y ojos a la franquicia, logran aportar carisma y cierto frescor; aunque no el suficiente.

Porque, a pesar del leve y apreciable cambio de imagen, 'Men in Black: International' queda lejos de alzarse como el reinicio que vuelva a poner a la saga en el candelero; quedando reducido a la condición de entretenida piedra en un camino que, con suerte, la dirigirá a encontrar esa identidad y estilo propios necesarios para destacar en estos tiempos dominados por producciones para todos los públicos cortadas por el mismo patrón.

En busca de la personalidad perdida

Me ha sido imposible no convertir el visionado de 'Men in Black: International' en una de esas experiencias ensombrecidas por un pensamiento constante en lo que podría haber sido y no fue; y el principal motivo de esto radica única y exclusivamente en su tono. Resulta más que comprensible que un largometraje de estas características apueste por una calificación por edades para mayores de 13 años con el fin de multiplicar sus ingresos potenciales en taquilla, pero da la sensación de que el filme está pisando constantemente un freno que le impide despegar.

Esto queda patente en su tratamiento de la comedia, que oscila constantemente entre la blancura propia de las producciones Amblin y unos despuntes hacia un humor más adulto que, aunque contenidos, no disipan la idea de que una aproximación a las aventuras de los Hombres de Negro más hermanada con cintas como 'Infiltrados en clase' que con la obra de Steven Spielberg —productor ejecutivo de esta 'International'— hubiese hecho trascender lo que, finalmente, ha terminado siendo un continuista lavado de cara.

Esta sensación de falsa novedad se ve acentuada por un libreto firmado a cuatro manos por Matt Holloway y Art Marcum que acierta al ampliar el radio de acción del MiB más allá de las fronteras estadounidenses, pero que falla el tiro estrepitosamente al desarrollar una trama excesivamente formularia, no exenta de clichés y reciclajes, e irritantemente previsible, pero que se las apaña para divertir a un amplio espectro de público sin demasiados esfuerzos —ni alardes—.

Men In Black International Tessa Thompson Chris Hemsworth Y5139

Si esto último es posible, es gracias a la dirección de un F. Gary Gray que actúa como una suerte de pegamento de contacto que une las deslavazadas piezas que componen 'Men in Black: International', haciendo gala de esa valía para ofrecer un espectáculo más que digno que ya demostró en 'Fast & Furious 8', y firmando unas set-pieces vistosas y moderadamente espectaculares que cumplen, sin más, con los requisitos de una producción de unos 110 millones de dólares.

Como anticipaba, las dos grandes guindas en este pastel tienen nombres y apellidos: Chris Hemsworth y Tessa Thompson. La pareja no sólo carga todo el peso de 'Men in Black: International' sobre sus hombros, sacándola de los terrenos de la mediocridad y ofreciendo un relevo generacional —y sexual— al tándem original compuesto por Will Smith y Tommy Lee Jones. Además de esto, se elevan como la única y gran excusa para continuar adelante con una posible pentalogía que, con algo de fortuna, dará a los Hombres de Negro cinematográficos esa personalidad perdida entre los engranajes de la industria.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio