Publicidad

"Las dos series están hiperbolizadas, pero Sky Rojo es más macarra que La casa de papel". Álex Pina
Entrevistas

"Las dos series están hiperbolizadas, pero Sky Rojo es más macarra que La casa de papel". Álex Pina

HOY SE HABLA DE

El próximo 19 de marzo llega a Netflix 'Sky Rojo', la nueva serie de los creadores de 'La casa de papel'. Solamente con ese dato ya tienen garantizada la curiosidad de millones de espectadores y en Espinof hemos tenido la oportunidad de charlar con Álex Pina y Esther Martínez Lobato, los principales artífices de una serie llamada a darnos multitud de alegrías.

El origen y estilo de la serie

¿Qué nos podriais contar del origen de la serie, cómo surge 'Sky Rojo'?

Álex Pina: Queríamos hacer una historia de prostitución, algo de la prostitución pero cambiando el género habitual. Al final, estábamos como siempre intentando hacer un Frankenstein en el que para contar un drama tan bestia como este normalmente hubiera sido un drama social o el género documental, pero decidimos irnos al otro lado, a quizá lo más superficial que hay que es la acción y la comedia, aunque creo que la comedia sí que sirve para contar grandes dramas. Al final había que buscar el tono, la arquitectura y el equilibrio de la serie, para así entretener al espectador y a la vez dejarle cargas emocionales con mucha sensibilidad en determinados momentos.

Queríamos contar una historia que tuviera suficiente dolor como para hacer la ficción que hacemos, que es siempre emocional, pero hacerla en otro género al que habitualmente estamos acostumbrados. Quizás también porque queríamos llegar a más lugares, y para eso necesitas no tener al espectador en guardia, queríamos sorprenderle cuando se estuviera divirtiendo, cuando se lo estuviera pasando bien. Queríamos hacer una serie lúdica, divertida, bella cromáticamente, también estéticamente y dejar nuestras pequeñas bombas a sus conciencias diseminadas sin pretender ser muy intensos en ese asunto. Ese era el gran reto.

Escena Sky Rojo
¿Cómo se decidió que 'Sky Rojo' tuviera episodios más cortos, de apenas 25 minutos, y temporadas también más breves, la primera de ocho capítulos?

Esther Martínez Lobato: Por una vocación de sumarnos a lo que parece que se está demandando, que es el consumo rápido fulminante de cualquier tipo de ficción. Vemos constantemente gente mirando el móvil, consumiendo series en tablets, no te diré ya en el metro o en el autobús, casi en el ascensor. Tengo 14 pisos, voy a verme medio capítulo. Una cosa donde tienes que tener una atención brutal para enganchar al espectador casi cada minuto y medio. Estamos acostumbrados a ver los vídeos que se cuelgan en las redes sociales que duran medio minuto. Ese es el consumo de ficción que existe ahora, el consumo de impulsos narrativos.

Hay que sumarse a lo que la gente consume, y por otro lado es un desafío comprimir tanto la narrativa. Eso nos da una mayor libertad para ser muy macarras, incluso con el orden temporal y emocional de la serie. Hemos tenido que desmontar el orden cronológico normal, que es presento al personaje, viaja a un lugar, le suceden unas cosas y entonces huye. Aquí huye al principio. Nos encontramos con el problema de que no sabíamos si íbamos a querer lo suficiente a este personaje porque no lo conozco una vez ha huido. Hubo que empezar a colocar toda la información de las vidas y el desarrollo emocional de los personajes por detrás, con flashbacks y otro tipo de píldoras.  La narrativa ha cambiado totalmente, y meter un drama y una serie de acción en unidades tan pequeñas de tiempo da la posibilidad de sentir lo que realmente queremos transmitir con la serie, que es la fugacidad de todo.

La música tiene una importancia capital en la serie, ¿hasta qué punto era algo ya prefijado de antemano antes de rodar?

Álex Pina: Yo creo que siempre hemos trabajado con un soporte musical enorme. Nunca es fácil, porque la gestión de licencias musicales es algo muy complicado, a veces muy largo, en el que en ocasiones pasan semanas y semanas desde que contactas con un autor hasta que recibes respuesta. Pero la música siempre tiene un papel predominante, sobre todo porque hacemos series muy emocionales en donde trabajamos mucho con la sensibilidad del espectador y cómo cambiarlo constantemente de sensaciones, de estado de ánimo.

Parece que en un momento estás riéndote, algo que pertenece casi a la comedia, y de pronto le hielas el corazón con algo que es puro drama, y ocurre sin solución de continuidad. La música nos permite muchas veces generar estados de ánimo muy poderosos, y aquí creo que es la primera vez que tenemos una serie que cabe de todo, desde Camarón hasta Primal Scream. Es una serie que hemos querido abrirla en muchos aspectos. Tardamos en encontrar nuestra identidad musical y de pronto encontramos a Los Panchos a Camarón, convertimos el pulp en latino y todo ello tiene una dimensión diferente. La música hace que tu percepción sea diferente, es absolutamente complementaria a las imágenes. No es fácil y no es barato, pero es esencial para la ficción que hacemos.

Las diferencias con 'La casa de papel'

Casa Papel
¿Cuáles diríais que son las mayores diferencias entre 'La casa de papel' y 'Sky Rojo'?

Esther Martínez Lobato: Por ejemplo que 'Sky Rojo' es una serie concebida y hecha así, que es super sexy, porque uno de los temas que está es el sexo, diferenciar el sexo y el poder de unos por su género o sexualidad, y cómo se comercia con el sexo. Todo lo que tiene que ver con la belleza. 'La casa de papel'...

Álex Pina: También es sexy

Esther Martínez Lobato: Sí, pero no existe esa sobreexposición. Luego 'La casa de papel' es claustrofobia, la historia de un encierro con rehenes y en 'Sky Rojo' eso existe también en los flashbacks, pero es una serie a campo abierto. Es una huida en el desierto frenética, llena de polvo. Es una serie en la que se mezcla el polvo con la purpurina. Desde un planteamiento estético, por ejemplo el cromatismo de 'La casa de papel' no tiene nada que ver con 'Sky Rojo', donde por primera vez en nuestra historia de compañeros se llegó a una reunión y se dijo “Valen todos los colores”, se podía poner purpurina, sacar el camión de confeti, que todo brille, que todo sea el exceso. En las primeras reuniones que teníamos de contenidos yo dije “Creo que la sensación tiene que ser como la primera vez que puse un pie en el centro de Bangkok y me dio una bofetada de estímulos entre pantallas gigantes, suburbio, pollo friéndose con un señor con una barbacoa, los taxis de colores, y todo revuelto y junto a la vez”. Yo creo que 'Sky Rojo' es una oda al macarrismo, empujarse al frenetismo y al exceso de los estímulos.

Álex Pina: Las dos series están hiperbolizadas, pero 'Sky Rojo' es un puntito más macarra que 'La casa de papel', es casi más cómic en la parte pulp de 'Sky Rojo'. Luego tiene elementos en común. Al final, nuestra forma de escribir es la que es, y siempre fragmentamos el tiempo. Siempre tenemos la voz en off, que en este caso son tres. Hay formas que nos pertenecen por el estilo propio nuestro, pero yo creo que son muy diferentes.

Rodaje Sky Rojo
Una duda que me surgió mientras la veía, ¿Los personajes de Enric Auquer y Miguel Ángel Silvestre siempre fueron hermanos o eso fue algo que cambió durante el desarrollo?

Esther Martínez Lobato: Eran hermanos desde el primer momento. Siempre teníamos ese drama de esos sicarios con su drama impedida en un intento de buscar rasgos de humanidad que puedan hacer que el espectador entre en la historia y se interese por ellos. Romeo no es hermano, pero tiene mucho de una relación fraternal con ellos. No es una relación de jefe y subordinados, sino de familia.

Álex Pina: Además hay un pequeño secreto que se descubre más adelante, pero lo que te da la compresión a los 25 minutos es que tienes que contar sensaciones en muy poco tiempo. Esos personajes están muy distorsionados, muy fundidos y con falta de brújula. Y de pronto están enterrando a una chica en el desierto mientras están preocupados por una madre impedida. Esa distorsión en la valoración moral que está constantemente en la serie, con el foco en ellos, con ese personaje orgulloso de la prostitución, casi orgulloso de que España sea el país con mayor consumo de prostitución de Europa es lo que nos da el tamaño de la esquizofrenia y la distorsión en ellos. Lo bueno que te dan los 25 minutos es que tienes que andar muy fino para contar tres cosas en el tiempo en el que antes contabas media.

El futuro de 'Sky Rojo'

Logo Sky Rojo
¿Cuál es el plan de futuro para la serie más allá de su primera temporada?

Esther Martínez Lobato: Ahora mismo la serie está rodada en dos temporadas de ocho capítulos cada una con un final que existe. Yo siempre digo que si has conseguido que tus personajes estén vivos, puede pasar cualquier cosa, como en 'La casa de papel', que estaba cerrada y se abrió. Tienes que encontrar una excusa lo suficientemente estimulante y coherente con tu relato. Nosotros en lo que más tiempo empleamos es en tocar a los personajes de una manera que casi estén vivos, que tengan vida propia. Si ahora te pregunto qué haría  Tokio en el club de Romeo, probablemente se te ocurriría algo, pero porque Tokio ya está viva. Casi podríamos abrir cualquier serie si tuviéramos la excusa perfecta y merece la pena, pero a ver qué pasa con la primera temporada de 'Sky Rojo' y luego ya veremos.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio