Compartir
Publicidad
'Manhunt: UNABOMBER' es una fascinante mirada a la mente criminal con un brillante Paul Bettany
Series de ficción

'Manhunt: UNABOMBER' es una fascinante mirada a la mente criminal con un brillante Paul Bettany

Publicidad
Publicidad

En la pasada Nochevieja una de las conversaciones que surgió en la cena familiar fue cómo se suele decir mal "Feliz entrada y salida del año", expresión que solemos "invertir" diciendo "salida y entrada". Esto me recordó enseguida a una escena de una serie que da mucha importancia al lenguaje sus formas y sus interpretaciones. Estoy hablando de 'Manhunt: UNABOMBER', serie de Discovery que recientemente ha estrenado Netflix a nivel internacional.

'Manhunt: UNABOMBER' es una miniserie de ocho episodios creada por Andrew Sodroski, Jim Clemente y Tony Gittelson, un trío prácticamente debutante pero que ha resultado bastante eficaz. Siguiendo la estela de los últimos años de series basadas en "mentes criminales", nos encontramos con una ficción sobre la persecución, por parte del FBI, del terrorista conocido como UNABOMBER, famoso por atentar por todo Estados Unidos a través del correo.

Sam Worthington interpreta a Jim Fitzgerald, un criminólogo especializado en análisis lingüístico que es contactado por el FBI para colaborar en la persecución del "Unabomber" que, tras varios años inactivo, ha vuelto a actuar. Nada más llegar al operativo se encuentra con que lo único que quieren de él es que establezca un perfil psicológico del criminal, pese a que la única pista que hay es una carta mecanografiada y un retrato robot poco fidedigno.

Los continuos palos de ciego por parte del equipo liderado por Don Ackerman (Chris Noth) y Stan Cole (Jeremy Bobb) y la poca esperanza que tienen de lograr un perfil válido basado del terrorista basado casi únicamente en su modo de escribir supondrán un entorno hostil para Fitzgerald, que se verá con muy pocos aliados para descifrar la identidad del hombre más buscado.

Por alguna razón, alguien decidió que sería bueno jugar con una narrativa en doble tiempo. Una en 1995, al inicio de la nueva fase de investigación y otro en 1997 tras el arresto de Kaczynski el año anterior. Me imagino que sería para que Paul Bettany saliese más minutos en pantalla en los primeros episodios porque en realidad narrativamente no tiene demasiado sentido ni siquiera para desarrollar mejor a los personajes y ver ese contraste del antes y después del protagonista.

Manhunt Unabomber

Una decisión que resulta más innecesaria que mala. 'Manhunt: UNABOMBER' tiene muy buena historia y cuenta con un guion repleto de buenas ideas y que se desarrollan de manera correcta. Además, cuenta con el aliciente de explorar esos entresijos del lenguaje, cómo nos expresamos y lo que eso revela de nosotros para conseguir distinguir este thriller criminal del resto

Una de las mayores críticas que tiene 'Manhunt: UNABOMBER' es algo que, en el fondo, lastra todo arco heroico basado en hechos reales. El Fitzgerald real no tuvo tanto peso en la caza de Ted Kaczynski (interpretado por un soberbio Paul Bettany). Sí que su papel fue importante, pero en la miniserie le dan un peso desmedido. Para que me entendáis, podríamos hablar de esto como el "efecto 'CSI'", que tan pronto están en el laboratorio como persiguiendo al asesino de turno.

Manhunt Unabomber

No sé si es culpa de Worthington, que parece con muy pocas ganas de protagonizar esta serie, o porque su personaje no está demasiado bien escrito pero es bien cierto que en relativo a lo que es la ficción también parece desmedido su peso. Me parece un personaje interesante, pero me pasa como con el de Jonathan Groff en 'MINDHUNTER': brilla cuando está en su salsa, pero en lo demás tira bastante a lo mediocre. Algo que, en el fondo, no deja de ser un retrato de lo que es un don nadie que se vuelve el héroe.

Un ejemplo perfecto es la trama personal de Fitzgerald: no han desarrollado tanto al personaje (y eso que han tenido ocho episodios para ello) como para que nos interese su vida familiar y romántica y parece que a los guionistas les interesa aún menos, lo que da como resultado algo que no importa a nadie.

Manhunt Unabomber

Aunque es un género que suele funcionar bastante bien por el interés intrínseco que genera, no hay que confiarse mucho a la hora de realizar un true crime. Los ocho episodios, todos dirigidos por Greg Yaitanes, de 'Manhunt: UNABOMBER', funcionan más por este interés y la fascinación que procede de su enfoque que por los artificios que se desprenden del guion.

El gran triunfo de esta serie es que se convierte, sin ser nada especial, en una buena muestra de la versatilidad que ofrece este tipo de dramas criminales en el que caben multitud de enfoques. Si bien a lo mejor tropieza a la hora de presentar ciertas subtramas, acierta de pleno a la hora de ofrecer una fascinante mirada a la mente de un criminal, sus pensamientos y sus ideas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos