Compartir
Publicidad

Los Globos despiden 'Breaking Bad' por la puerta grande y tiran la casa por la ventana con 'Brooklyn Nine-Nine'

Los Globos despiden 'Breaking Bad' por la puerta grande y tiran la casa por la ventana con 'Brooklyn Nine-Nine'
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si los Emmy son los premios de la repetición, los Globos de Oro adoran la diversidad. Son esos que tanto han reconocido 'Los Soprano', 'El Ala Oeste' y 'Mad Men' como 'Anatomía de Grey', 'The Shield' o 'Nip/Tuck'. No podía ser entonces que 'Breaking Bad' desapareciese de la televisión sin recibir antes un galardón y esta madrugada resolvieron esta cuenta pendiente: proclamaron 'Breaking Bad' como el mejor drama de 2013 y a Bryan Cranston como el mejor actor. Una bonita forma de despedir la serie que más titulares protagonizó el pasado año y que la crítica ha apoyado de forma unánime como una de las mejores obras emitidas en televisión. Así se ha hecho justicia con Vince Gilligan, al que despreciaron de forma sistemática tanto los Emmys como los Globos en sus primeras temporadas.

'Breaking Bad' y Cranston no fueron el único doblete de la noche. 'Behind the Candelabra' triunfó en la categoría de mejor TV-movie o miniserie y Michael Douglas hizo lo mismo por interpretar a Liberace en la película de Steven Soderbergh. Y, quizá porque estos premios eran tan predecibles como los de Walter White, los Globos decidieron tirar la casa por la ventana en el terreno de la comedia. ¿Quién se atrevió a apostar por 'Brooklyn Nine-Nine' y Andy Samberg? Pero tiene su lógica. Sólo hay una cosa que le guste más a la prensa extranjera que cenar con estrellas de Hollywood: sorprender en alguna categoría televisiva.

El humor de Goor y Schur

Esto no quita que dos premios tan importantes fueron excesivos para una serie como 'Brooklyn Nine-Nine' por varias razones: se trata de una comedia muy joven que tan sólo ha emitido la mitad de su primera temporada; por más que esté teniendo algunos momentos brillantes, tardó unos cuantos episodios en arrancar y encontrar su propio tono, así que básicamente se la premió por unos siete episodios; y si lo que querían era reconocer a Dan Goor y Michael Schur por su sentido del humor, podrían haber premiado la otra sitcom que tienen en antena. 'Parks and Recreation' lleva seis temporadas en antena y sus últimas cinco siempre han oscilado entre el notable y el sobresaliente.

Leslie Knope, que conste, tuvo su momento de gloria cuando Amy Poehler recogió el premio a mejor actriz de comedia. Una elección un tanto dudosa, no tanto porque ella no lo merezca sino porque dio la impresión que era una forma de darle las gracias por hacer que la gala del año pasado fuera memorable. Y otra que pudo quitarse el amargo sabor de boca por su ninguneo en los Emmy fue Elizabeth Moss, que demostró que hay que distanciarse de 'Mad Men' para recibir un galardón. Matthew Weiner controla tanto el proceso creativo que los votantes suelen atribuir las grandes interpretaciones de su serie a los estrictos guiones que no les dejan margen de maniobra. Por suerte para Moss, Jane Campion no tiene la misma reputación y su estancia en Nueva Zelanda por la miniserie 'Top of the Lake' se vio compensada.

La ventaja de los actores de cine

Jacqueline Bisset.

La única nota negativa de la noche fue la eterna obsesión de la asociación de prensa extranjera de votar aquellos actores y actrices que huelen a cine. Jacqueline Bisset protagonizó uno de los momentos más incómodos de la noche cuando salió a recoger su premio a actriz de reparto por la miniserie de la BBC 'Dancing on the edge', Jon Voight recibió el globo a mejor secundario por 'Ray Donovan' y Robin Wright se proclamó la mejor actriz dramática. Puede que todos estos premios tuvieran su razón de ser (Wright está maravillosa en 'House of Cards') pero creo que es un hecho que los actores que han tenido carrera cinematográfica parten con ventaja cuando es el momento de pisar la alfombra de los Globos de Oro.

Sea como sea, los Globos de Oro dieron alguna sorpresa y demostraron que no pasa nada por no premiar a los mismos una y otra vez, una lección que deberían aprender los Emmy. Hay muchas personas con talento en televisión y está bien que, por orden, todos vayan subiendo al escenario a recoger un reconocimiento.

En ¡Vaya Tele! | Globos de Oro 2014: los ganadores En Trendencias | Globos de Oro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos