'Pesadilla en el paraíso': la gala 8 trajo peleas entre amigos, sexo entre exparejas y expulsiones por sorpresa
Reality Show

'Pesadilla en el paraíso': la gala 8 trajo peleas entre amigos, sexo entre exparejas y expulsiones por sorpresa

Es imposible que Telecinco esté mínimamente contenta con los datos que está haciendo 'Pesadilla en el paraíso': después de cuatro cambios de formato, la decisión de sumarle un mes de duración, la aparición de cuatro nuevos concursantes y todo el bombo que se le puede dar en prime time, las galas apenas suben de un millón de espectadores. Es agónico y una demostración de todo lo que va mal en la cadena ahora mismo.

Pese a todo, los granjeros siguen con lo suyo: ante la baja audiencia, ellos reaccionan, como diría Troy McClure, con lo que todos ustedes están deseando ver: ¡Desnudos pornográficos! Al menos ha habido dos parejas esta semana que se han dedicado a culebrear bajo la cama y hacer el mítico edredoning (un término que, por cierto, tiene más de veinte años y vino para quedarse). Vamos a repasar lo que dio de sí la gala más calentorra de los últimos meses.

De amigos a enemigos

Uno de los tópicos del cine que más gusta, en general, es el de "de enemigos a amantes". Pero Steisy y Dani G en 'Pesadilla en el paraíso' han hecho el camino contrario: de (más o menos) amantes, a enemigos. Steisy entró en el concurso con novio y ha estado a punto de salir soltera después de arrejuntarse mucho con Dani e incluso pedirle a su chico que le dejara tener sexo con él. Está feo eso.

Pero esta semana todo ha cambiado, y ahora de repente ni siquiera se hablan. El motivo, un muñeco de Halloween (hoy debería haber sido la gala de Payasín, pero han pasado del tema). La prueba semanal consistía en hacer el bicho más terrorífico que pudieran a base de hortalizas (los guionistas dijeron "Bueno, pues otro día más en la oficina" y se fueron orgullosos tras su increíble creación), pero ni en un juego infantil se pueden quedar quietos, así que Manuel escondió el muñeco de Israel, y Antonio decidió darle el premio por, bueno, haber sido la víctima del encontronazo.

Steisy y Dani G tenían opiniones distintas al respecto de lo que había pasado y terminaron peleándose elevando la voz, diciéndose de todo menos "Vamos a hablar de esto, porque estamos muy nerviosos": "Eres un manipulador", "Vaya mierda que eres", "Ni te me acerques, asqueroso"... Steisy hizo lo posible por alejarse de él, sobre todo después de que su novio le advirtiera de que Dani la estaba manipulando. El concursante terminó diciéndole que él era la razón por la que su novio aún no la había dejado, porque le paró los pies cuando se estaba riendo de él. Hay relaciones más sanas en 'La isla de las tentaciones'.

Instinto básico

¿Qué pasa cuando metes a un montón de famosillos en una granja durante un par de meses y después les llevas a sus exparejas? Pues claro, que hacen de la necesidad virtud. Es lo que le ha pasado a Dani G y Bea Retamal, que después de un reencuentro frío han terminado teniendo sexo bajo las sábanas y dándose otra oportunidad.

No es lujuria, es amor a la Mediaset: ambos se han dicho que se quieren, han reconocido los errores de su relación y eso hay que celebrarlo. La madre de Bea, desde plató, no piensa lo mismo y cree que lo que ven solo es sexo, y que comete un error abriéndole la puerta de nuevo a Dani. Teniendo en cuenta que el concursante hace nada estaba tirándole los trastos a Steisy parece que no piensa con la cabeza que tiene sobre los hombros, la verdad.

No son los únicos que han aprovechado para darle al noble arte del amor: Daniela Requena e Iván Molina se sienten muy atraídos entre sí, y no paran de flirtear. Ella le deja mirar en la ducha, él se deja tocar las zonas íntimas bajo la sábana... ¡Ah! Pero Iván no es el único por el que Daniela se siente atraída, y ya deja entrever un posible trío en el que incluyan a Manuel. Edredoning llevado al siguiente nivel.

Hasta la vista, Marco

Había dos posibilidades para marcharse esta semana: de un lado Daniela, que ha demostrado que es capaz de darlo todo (literalmente) por seguir haciendo caja. De otro, Marco Ferri, que estaba pasando más desapercibido. La audiencia ha decidido que sea Marco el que se vaya por la puerta, algo que ha causado las lágrimas de Israel, al que ha dedicado su discurso final diciendo que, junto a Víctor Janeiro y Daniela, han sido más que concursantes: amigos.

Muy bonito, pero el italiano se ha marchado y eso deja nuevas nominaciones. Lucía Dominguín ha sido nominada por Marco al salir y los compañeros han decidido que sea Dani G el que se enfrente a ella. Uno de los dos saldrá el próximo jueves ante el bostezo general de la audiencia. ¡Allí nos leemos, granjeros!

Temas
Inicio