Publicidad

'Star Trek: Discovery' arroja luz en tiempos oscuros: la serie en Netflix firma una temporada 3 más trekkie que nunca
Series de ficción

'Star Trek: Discovery' arroja luz en tiempos oscuros: la serie en Netflix firma una temporada 3 más trekkie que nunca

El pasado miércoles asistíamos atónitos a un asalto a la sede del poder legislativo estadounidense. Un síntoma más de la alta crispación y polarización política y social que consume a la sociedad noroccidental actual. Quizás por esa lectura de los tiempos la serie menos "Star Trek" ha tenido este año su temporada que más ha apelado a la filosofía instaurada por Gene Roddenberry.

Este viernes (en Netflix, el día anterior en CBS All Access) 'Star Trek Discovery' ha concluido su temporada 3 con trece episodios en los que saltábamos casi un milenio en el futuro tras los acontecimientos de la temporada 2. Un futuro en el que la civilización tal y como la conocen ha cambiado, en algunos aspectos a peor.

No nos vamos a detener demasiado en las idas y venidas de la tripulación en estos nuevos episodios pero sí decir que tras el emocionante inicio y el reencuentro entre Burnham (Sonequa Martin-Green) y el resto de la Discovery, la tripulación tenía ante sí un nuevo propósito: encontrar lo que queda de Federación y el origen de la Quema, la catástrofe que unos siglos atrás anuló el dilitio y, por tanto, los motores de curvatura que permitía viajar a la velocidad de la luz.

Esto último será difícil cuando la decadente Federación, dirigida por Charles Vance (Oded Fehr) tiene otras prioridades, con mil frentes abiertos y una logística insuficiente. Entre estas su enfrentamiento con la Cadena Esmeralda, una institución mercantil que implacablemente somete todo planeta que acaba bajo sus contratos.

Esperanza y optimismo

Bajo la batuta de Michelle Paradise, Jenny Lumet y Alex Kurtzman, la temporada 3 de 'Star Trek: Discovery' parece tener escrita la palabra esperanza y optimismo en su médula. Temáticamente ha supuesto una deconstrucción de lo que supone la Federación de Planetas, ya no como organización supraplanetaria sino como ideal. Si bien es importante esta alianza, los ideales que viven en el universo Star Trek son el verdadero motor de sus naves, de sus tripulantes y sus habitantes.

Y entre esos ideales es el vivir en un universo conectado y altruista los unos con los otros. La fragilidad de la sociedad, con lo fácil que puede romperse una alianza, una amistad, cualquier cosa, y la necesidad de reconectar y de trabjar juntos ha sido la gran odisea de una temporada que, quizás por apelar a estas ideas, ha sido la más emotiva hasta el momento.

Sin embargo, si bien es cierto que no soy nada detractor de la protagonista, el peso que a veces se le da a Burnham como la gran heroína de acción de la serie parece ser algo desmedido cuando la lección va sobre la importancia de la cooperación. Esa regla del "solo no puedes, con amigos sí" parece no aplicarse a la de azul y es algo que se nota especialmente en el arco final de la conclusión de la temporada.

Un final emotivo que cierra una etapa de la serie

Osyraa Star Trek Discovery

Si me costaba evitar derramar una lagrimilla cuando Burnham y Booker (David Ajala) encontraban esa atalaya perdida de la Federación al final del primer episodio, 'Esa esperanza es usted - 2ª Parte', volvía a apelar ese sentimentalismo. Marca así un final que, además de arrojar luz a tiempos oscuros como los que estamos viviendo cierra un ciclo en la serie.

Porque esta temporada no solo termina la historia, sino que cierra todo el arco que ha vivido Burnham en estas tres temporadas de la serie. Esto incluye el fin de trayecto para Phillippa Giorgiou (Michelle Yeoh) en el para mí flojo 'Terra Firma'. El nombramiento de Michael como capitán y el papel de la Discovery en la reconstrucción de la Federación abre toda una nueva etapa de la serie.

Con los altibajos de costumbre, 'Star Trek Discovery' ha procurado una temporada 3 que parecía tener un ojo siempre en las raíces de la franquicia y el por qué es importante el legado de su creador. Esto hace que la serie haya sido más trekkie y luminosa que nunca pero sin abandonar, a su vez, su personalidad díscola.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio