'Pesadilla en el paraíso 2': la segunda gala muestra la verdadera rebelión en la granja con nominados familiares y un cerdo mordiendo a Maite Galdeano
Telecinco

'Pesadilla en el paraíso 2': la segunda gala muestra la verdadera rebelión en la granja con nominados familiares y un cerdo mordiendo a Maite Galdeano

Dicen que lo peor de estarse muriendo es lo lento que se hace esperar al final. Y es lo que le pasa a Telecinco: la lenta agonía de sus formatos deja un aire casi de melancolía en sus formatos, de un equipo consciente de que, si 'Supervivientes' no triunfa, están cabalgando en su último rodeo. 'Pesadilla en el paraíso' en su segunda gala apenas ha pasado del millón por 6000 espectadores (sí, no se me ha colado ningún cero). Y creedme: eso no es bueno. Para ellos, al menos.

Estirando el chicle

Después de que se haya sabido que la cadena está más que dispuesta a alargar la agonía un par de semanas más para enlazar la granja con la isla (no vaya a ser que tengamos catorce días sin reality chusco), 'Pesadilla en el paraíso' ha seguido como si nada, consciente de que dentro de poco tendrá que meter nuevos concursantes. De momento, ayer tuvo lugar su primera gala con expulsión incorporada, en la que, la verdad, hubo muy pocas sorpresas.

Y eso que el programa lo intentó con unos resultados ciegos para la expulsión entre Kiko Jiménez y Begoña Gutiérrez que oscilaban entre el 51% y el 49%. Los internautas no terminaban de creerse (por lo que sea) que los números fueran reales, pero al menos fue Begoña la que acabó con la maleta en la puerta, así que los ánimos se calmaron.

La gran beneficiada de la expulsión de la antigua manager de la Pantoja fue Maite Galdeano, que culminó su alegría con un "Bien, bravo, toma, pastillas de goma" porque aparentemente tiene seis años. Por su parte, Gutiérrez se marchó diciendo que había sido un placer y se marchó dejando tanta paz como absoluto olvido colectivo.

Nominaciones peleonas

Es difícil creerse la realidad de un producto de telerrealidad. Es curioso que cuando la audiencia acompaña las nominaciones suelen ser entre los secundarios pero cuando no, los concursantes se ponen de acuerdo para echar a los dos concursantes que pueden dar algo de sentido fan a la propuesta. En este caso, la expulsada nominó con "orgullo y satisfacción" a Kiko otra vez, y el resto de los concursantes no se echaron atrás en su voto.

Desde el primer programa, probablemente desde antes de entrar, se sabía que el duelo entre yerno y suegra era el único motivo por el que se iban a mover las primeras semanas del reality, pero Telecinco cada vez tiene la mecha más corta, así que las nominaciones han ido todas a Maite Galdeano. Oh, sorpresa.

Los motivos fueron variopintos: su falta de compañerismo, no victimizar a Kiko, no aplicarse sus propias lecciones, por descarte... De nueve nominaciones posibles, incluyendo la suya y la de su yerno, la concursante se quedó con seis, aunque probablemente Telecinco (eh, ejem, "la audiencia"), consciente de que es la única que puede levantar este paripé, la mantenga unas semanas más. Toma, pastillas de goma.

No está hecha la Maite para la boca del cerdo

El otro gran drama que ha surgido en estos primeros días tiene también como protagonista a Maite Galdeano, porque resulta que un cerdo la ha mordido. Y eso que José Antonio Avilés ya avisó de que era una cosa peligrosa, pero ella, que es muy amante de los animales, pensó que le iban a hacer un par de caricias y gruñidos, como si fuera una princesa Disney-Mediaset.

Total, que el resultado final no fue el amor del cerdo, sino la resignación del personal médico, que no esperaban tener que asistir a alguien por haber metido la mano en la boca de un cerdo. En la parte bonita del asunto, Galdeano y Borja Estrada encontraron un perrete por las inmediaciones de la granja y se lo han quedado para cuidarle entre todos. Ya sabes: no compres, adopta.

Y hasta aquí la segunda gala de 'Pesadilla en el paraíso'. Puede que te preguntes si realmente cuatro horas de programa dan para tan poco, pero la respuesta es un somero "Sí". Por poner en contexto, en cuatro horas puedes ver 'Avatar: el sentido del agua' y volver a casa, o verte la fabulosa 'Los ensayos' y tener tiempo aún para cenar. Todo son prioridades.

Temas
Inicio