Compartir
Publicidad
Lo bueno y lo malo de 'Capitana Marvel' en cinco minutos: skrulls, gatos en gravedad cero y una 'buddy movie' espacial
Críticas

Lo bueno y lo malo de 'Capitana Marvel' en cinco minutos: skrulls, gatos en gravedad cero y una 'buddy movie' espacial

Publicidad

Nota de Espinof

Lo nuevo de Marvel no ha terminado de convencernos: cierta desgana estética y narrativa hace que la película parezca más una necesidad que la Casa de las Ideas despacha apresuradamente porque no tiene más remedio que presentar al personaje antes de 'Vengadores: Endgame'. Con todo, tiene sus valores, que recuperamos en la nueva entrega de nuestra sección más gruñona y menos complaciente: 'Old Man Yells at Cloud'.

No todo son problemas, no obstante: su tan discutida agenda feminista se revela finalmente como una colorista y nada agresiva reivindicación de la fuerza de la voluntad de las mujeres. Es uno de los elementos que mejor funcionan en la película, ya que la protagonista -a diferencia de otras superheroínas más abanderadas del feminismo, como la Gal Gadot de 'Wonder Woman'- tiene una relación de amistad con otra mujer sincera, sencilla y sin artificios. Es en esos detalles en los que la película funciona mejor.

En eso y en el humor que baña buena parte de la producción, empapando a personajes como el de Nick Furia, interpretado por un Samuel L. Jackson en perfecta sintonía con una Brie Larson perfecta -invulnerable pero cercana-, y con quien propone una dinámica propia de buddy movie. Eso y los momentos de lucimiento flerken de Goose hacen olvidar parcialmente la inacabable sucesión de naves especiales sosísimas, desiertos, hangares, almacenes y conversaciones en coches que conforman una película a la que no le habría venido mal algo de locura marca de la casa.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio