'Coyote': Michael Chiklis protagoniza una firme serie criminal que funciona mejor cuando se detiene en sus personajes
Críticas

'Coyote': Michael Chiklis protagoniza una firme serie criminal que funciona mejor cuando se detiene en sus personajes

Tras una primera secuencia en la que vemos a varios inmigrantes huyendo en estampida después de que un coyote disparase a uno de ellos, la primera vez que vemos a Ben Clemens (Michael Chiklis, 'The Shield'), es en el "lado equivocado" de la valla que separa Estados Unidos de México, destrozado por lo implacable del desierto y adentrándose en la Baja California.

El cómo ha llegado ahí nos lo explicarán los primeros episodios de 'Coyote', serie de seis episodios que se estrenan en España a través de AXN. Un drama criminal en el que seguimos a un guardia de la patrulla fronteriza estadounidense muy celoso de su misión de proteger el país de lo que venga del sur.

La historia comienza el día de su jubiliación, el día que se acaba la única vida que conoce. Clemens viaja a México para trabajar en su proyecto de ensuerño: una casa para disfrutar de su jubilación en una localización remota. A la vuelta se ve de repente, teniendo que ayudar a una aterrorizada chica embarazada (Emy Mena) que quiere llegar a Estados Unidos huyendo de Dante (Krystian Ferrer), miembro de un poderoso cártel de Tijuana.

Este rescate, si lo podemos llamar así, se complica y Ben se encontrará con el agua hasta el cuello intentando salvar tanto a la joven María Elena como a su familia, que se ha convertido en objetivo del jefe del cártel (Juan Pablo Raba). La serie, cocreada por Michael Carnes, Josh Gilbert y David Graziano intenta explorar los dilemas a los que se enfrenta nuestro protagonista y pone su carrera entera ante un espejo incómodo.

Un dilema presentado de forma básica

'Coyote' se dedica a sacudir de arriba a abajo los cimientos de un personaje consagrado a cumplir y hacer cumplir la ley y cuyo mundo en blanco y negro pasa a ser escala de grises. Sin embargo, el problema principal de 'Coyote' es que este dilema moral se presenta de una manera muy básica. El personaje interpretado por Chiklis, diseñado para ser el estadounidense cerrado de miras y de "aquí se habla inglés", resulta bastante más plano de lo deseable.

No es muy difícil encontrar individuos así, en cualquier parte del mundo, y viendo según que reportajes y documentales se puede ver que la empatía no es desde luego un requisito para el empleo. No sé hasta qué punto es creíble que alguien que lleva tres décadas en control de fronteras y que frecuenta el ir a su chabolita en Tijuana apenas maneje nociones básicas de español.

Pero más allá de que seguramente haya gente así, la serie se mueve intentando hacernos presente los paralelismos que se pueden dar a ambos lados de la frontera. Hay cierto énfasis en la empatía, pero la lección es algo pueril... incluso me atrevería a decir que paternalista.

Coyoteee

El viaje de Ben no termina de funcionar debido por un lado a lo básico de su desarrollo y, además, a lo apresurado de la historia. Inicialmente esta primera temporada fue pensada para desarrollar en diez episodios, pero por motivos pandémicos, CBS All Access, su plataforma original, acortó a seis. Los pertinentes ajustes hacen que esta temporada ronde lo confuso y, quizás, lo brusco

Dónde mejor funciona 'Coyote' es en sus primeros episodios, cuando la acción está bastante bien lograda y hay cierta intriga en torno a Ben. Pero una vez superada la presentación, son las escenas en los que se exploran a los distintos personajes lo que más animan a una serie cuyo interés cae demasiado pronto.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio