'Matriarcado': una extraña historia de cultos lovecraftianos sexuales en Disney+ que combina folk horror y maternidad monstruosa
Críticas

'Matriarcado': una extraña historia de cultos lovecraftianos sexuales en Disney+ que combina folk horror y maternidad monstruosa

Matriarcado’ es una nueva película de terror de Hulu que, como ‘Predator: La presa’ se ha estrenado en España a través de Disney+. El director Ben Steiner escribe también el guion para ampliar su cortometraje de 2018 ‘Urn’, que también surge de la propia plataforma, para combinar elementos de trauma infantil, folk horror y universos lovecraftianos sin demasiadas sorpresas, pero con algunos elementos oscuros tampoco ya tan comunes en propuestas de gran pantalla.

El film sigue a Laura (Jemima Rooper), quien vive una vida profesional metódica hasta que tiene una suerte de sobredosis a la que logra sobrevivir. El incidente es representado a través de la segregación de un lodo negro que la consume, para después comenzar a producir la extraña sustancia a través de su propio cuerpo. Tambaleándose, regresa a su ciudad natal británica rural para buscar ayuda, con su madre separada, Celia (Kate Dickie), pero a medida que Laura se adentra en sus propios misterios, se ve inextricablemente atraída por la parte más oscura de su comunidad.

Rituales lascivos y educación perversa

‘Matriarcado’ avanza lentamente hacia una gran revelación que no cuenta nada nuevo, pero si tiene algunas sorpresas no tan típicas en este clásico relato de horror rural. La música siniestra va salpicando el goteo de pistas a lo largo de la historia, pero nunca parece que realmente se esté moviendo hacia algo que no esperemos. Dentro de este tipo de películas, es muy similar y mucho más efectiva la poco conocida ‘Reunion’ (2020), aquí los primeros dos tercios están plagados de dinámicas de drama televisivo y partes de diálogo extrañas y mecánicas.

El personaje de Laura es extraño de por sí, parece pasar de lo suave a lo desagradable en cuestión de segundos, pero tiene una historia con su madre que nos lleva a pensar que su carácter se ha forjado de formas no muy usuales al resto de la sociedad, a lo que se le suma la normalización de su sexualidad lésbica, que se convierte en un elemento con cierta importancia. Esto no hace que los giros dramáticos no sean un poco forzados y estropea un poco los matices de una introducción a las tinieblas muy interesante.

Matriarcado2

El pueblo está lleno de sucesos extraños, y hay algunas sorpresas que elevan la propuesta, como cierta escena de amamantamiento colectivo con baba negra que rompe las expectativas de lo predecible en su desarrollo y mira a la cara la escena de sexo de ‘Midsommar’ sin despeinarse. De hecho, lo sexual se combina con la sangre en varios momentos, con una orgía bastante gráfica en una iglesia, parejas besándose que se deterioran y siempre con el líquido pringoso presente.

Una propuesta irregular pero audaz

Hay momentos de violencia, cráneos aplastados con culatas, un bebé con la cara deforme, y en general mucho goteo, gusanos y podredumbre. Mientras, la crisis de Laura con se centra en las consecuencias de una educación abusiva y las diferentes cicatrices emocionales causadas por una figura de madre terrible arquetípica que Dickie vuelve a clavar tras sus papeles en ‘Juego de Tronos’ o ‘La bruja’. Siempre es una presencia fiable y comprometida con todos sus papeles sin importar si son pequeños, pero en ‘Matriarcado’ perfecciona su papel de ogro dentro de la propia familia.

Jemima Rooper tampoco lo hace mal, pero desconcierta, refleja las consecuencias de crecer sin afectos, la desconfianza y la falta de descanso por alerta emocional. El clímax de la película es más que interesante y presenta buenas secuencias, como cierta revelación que parece sacada directamente de algún relato de Clive Barker, en el que se juntan las dinámicas lovecraftianas clásicas y el atrevimiento de figuras ancestrales femeninas y madonas del británico, pero se puede notar algo apresurado en comparación con el resto de la película.

Matriarch1

La resolución aparece rápidamente después de que la tensión se haya ido construyendo de forma lenta y constante, da la impresión de que hay una parte del nudo que ha desaparecido, siendo una de las pocas veces en las que una película pide algo más de minutaje. Pero ‘Matriarcado’ en conjunto deja un mejor recuerdo que sus ideas particulares, y su feísmo va dando pistas e indicando que todo es hostil, tenebroso, y esto, junto a algunas imágenes poderosas e impúdicas es mucho más de lo que cualquiera podría pedir a un estreno de Disney+.

Temas
Inicio