Compartir
Publicidad
'Searching' es uno de los thrillers más sorprendentes y efectivos del año
Críticas

'Searching' es uno de los thrillers más sorprendentes y efectivos del año

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Hace cuatro años se estrena una película de terror titulada ‘Eliminado’ que jugaba con bastante soltura con la utilización de las nuevas tecnologías para ofrecer un punto de vista diferente a lo habitual en este tipo de propuestas. No es que fuese una película excelente, pero sí que tenía suficientes virtudes como para hacer lo posible para que caiga en el olvido.

Entre los productores de ‘Eliminado’ estaba Timur Bekmambetov, temible director ruso que en esta otra faceta ha demostrado tener algo más de visión. La última prueba de ella la tenemos con ‘Searching’, un notable thriller que vuelve a colocar al espectador literalmente ante una pantalla de ordenador para contarnos la desesperada investigación de un padre para dar con su hija secuestrada.

Preparando el camino con acierto

John Cho

Uno de los primeros aciertos de ‘Searching’ es no querer ir directa al meollo de la historia para así tener el tiempo suficiente para que el espectador conozca a sus protagonistas y entienda bien el estado de la relación entre padre e hija, ayudando así a que haya más implicación emocional por nuestra parte con lo que vendrá a continuación. Pronto se pasa de lo anecdótico a algo más dramático -aunque a otro nivel, no me sorprendería que algunos se acordasen de ‘Up’-, todo con soltura y aprovechando con mucho acierto la perspectiva elegida.

Sin embargo, es el momento en el que llega el secuestro cuando ‘Searching’ se enfrenta a una decisión definitiva sobre qué película quiere ser: un thriller singular y diferente o uno más convencional que se limite a usar las nuevas tecnologías con un recurso que ir usando solamente según les convenga. Por suerte, Aneesh Chaganty, director y co-guionista de la película, tiene claro que es lo primero lo que hay que potenciar.

Por ello, ‘Searching’ opta por mantener su atención en todo momento en el padre interpretado por John Cho, pero lo curioso es que la investigación que lleva a cabo es más verosímil de lo que nos tiene acostumbrado Hollywood en estos casos. Uniendo eso a su acabado formal diferente tenemos el caldo de cultivo para que la tensión cada vez baya funcionando mejor, algo que se refleja también en el progresivo deterioro emocional del protagonista al ver que la cosa no avanza.

Vibrante y convincente

Escena Searching

La gran virtud de ‘Searching’ es que sabe cómo conectar un acabado técnico impecable con un guion bien construido al que no se le ven las costuras a las primeras de cambio, algo habitual en thrillers de secuestros -en otros casos no se ven porque se apuesta por un final disparatado, un problema aún mayor-. Además, el buen trabajo interpretativo -Cho lleva el peso muy bien, pero Debra Messing también ayuda lo suyo como la policía encargada del caso- es el otro sostén para que todo vaya como un tiro.

El intenso pero nunca atropellado ritmo también juega a su favor, sobre todo a partir de cierto momento -básicamente cuando surge la primera pista real sobre el posible paradero de la desaparecida- que todo resulta un poco más convencional. Es inevitable volver en cierto momento sobre territorio ya conocido, pero todo lo que rodea a la evolución argumental sigue rayando a un nivel muy alto, compensando así de sobra esa posible debilidad.

Más allá de eso, el cierre de la historia es bastante efectivo. Es verdad que ahí es donde la película brilla menos, pero no hay uno de esos temidos bajones de última hora que muchas veces dañan a los thrillers. Chaganty logra mantener la tensión alternando las ocurrencias técnicas a las que echa mano. Realmente no tengo ninguna pega importante que ponerle a ‘Searching’.

En definitiva, ‘Searching’ es un muy buen thriller que sabe cómo jugar con sus virtudes técnicas pero sin caer en el error de centrarse únicamente en ellas. También se manejan bien a los personajes y el suspense brilla cuando existe la incertidumbre y sigue siendo convincente cuando hay que poner todas las cartas encima de la mesa, incluso aunque haya una casualidad muy grande demasiado importante para solucionarlo todo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio