Compartir
Publicidad
'Eliminado', el terror te llama por Skype
Críticas

'Eliminado', el terror te llama por Skype

Publicidad
Publicidad

El cine de terror de bajo presupuesto ha dado gran cantidad de alegrías a sus productores durante los últimos años con el éxito de cintas como ‘Paranormal Activity’, que recaudó más de mil veces lo que costó hacerla, ‘The Devil Inside’, con unos ingresos cien veces superiores a lo que gastaron en hacerla, o ‘Insidious’, que a su paso por cines amasó más de sesenta veces el desembolso realizado para que pudiera existir.

Es obvio que no todas las propuestas de este tipo consiguen una rentabilidad tan grande, pero es muy raro que no consigan al menos recuperar lo invertido. En el caso de ‘Eliminado’ (Unfriended) sus productores pueden estar contentos, pues ya ha ingresado casi 50 millones de dólares cuando su presupuesto apenas asciende a uno. No obstante, lo que a nosotros deberíamos importarnos es que está por encima del nivel habitual de estos títulos aunque se quede muy lejos de ser una gran película.

’Eliminado’, por encima de la media

Escena de

No es la primera vez que una cinta de terror americana de bajo presupuesta se interesa por vincular el creciente uso de las nuevas tecnologías, ya que hace en 2012 ‘Smiley’ usaba chatroutelle para ofrecernos una lamentable variante tecnológica del slasher. Mi gran miedo tras ver su tráiler era que ‘Eliminado’ cayese en el mismo error, es decir, un guión disperso y lamentable recitado por unos actores que a duras penas merecen ser llamados así y con un director incapaz de hacer nada de provecho con el material. Me equivocaba.

Lo que incluso los detractores de la película tendrán que conceder es que ‘Eliminado’ sabe perfectamente lo que quiere ser y también la forma en la que quiere transmitir su mensaje al público. Eso se traslada a una ajustada duración en la que todo lo que hacen los personajes tienen una relación causa-efecto bien delimitada y las posibles argucias en forma de giro argumental quedan limitadas a un ente asesino ajeno a toda regla racional.

Imagen de

Esto es algo que uno ha de comprar o le va a ser imposible conectar con la película, pero donde sí veo espacio para el debate es en los motivos para no hacerlo, pues hay infinidad de películas que han requerido saltos de fe mucho mayores y muchos que aquí se quejarán lo aceptaron sin más. Una vez señalado esto, también hay que reconocer que hay varios errores de continuidad que en algunos casos son tan evidentes –la cuenta con los dedos- que uno se percata de ello incluso aunque se haya dejado llevar.

Además, el guión del debutante Nelson Greaves dista mucho de querer profundizar más allá de lo evidente en su llamativa premisa, pero al menos acierta en la mayoría de sus justificaciones para que los jóvenes protagonistas sigan sentados ante su ordenador y sabe ir avanzando con un ritmo adecuado. Por desgracia, la película nunca llega a aprovechar del todo su componente opresivo –aunque sospecho que en eso mejorará bastante si la ves en tu ordenador- y sus puntos álgidos –las muertes- carecen de la fuerza necesaria –algunas hasta pueden llegar a resultar un poco ridículas a poco que uno no esté metido en la película-. De hecho, la tensión es mayor en otros momentos, aunque sin llegar nunca a angustiarte.

Efectiva dentro de sus limitaciones

Shelley Henning en

No me sorprendería que aquellos que odien ‘Eliminado’ se ensañen también con su reparto, ya que una vez has desconectado de algo es bastante difícil discernir lo realmente malo de lo que no lo es, pero lo cierto es que una de las grandes bazas de la película está en que sus protagonistas saben trascender, en mayor o menor medida, los meros arquetipos a los que dan vida a través de sus interpretaciones.

Es cierto que esto no resulta tan palpable con todos los personajes, pero es que la práctica totalidad del peso dramático recae en la poco conocida Shelley Henning como Blaire, la típica joven amable y cercana que en muchas ocasiones uno odiaría por ser demasiado perfecta y un tanto estúpida. Algo de eso hay –aunque va cambiando según avanza la historia-, pero Henning consigue realmente transmitir el sufrimiento de su personaje y eso fue esencial para que ‘Eliminado’ empezase a atraparme y mantuviera el interés según iba sucediendo poco más o menos lo que cualquiera podría esperar.

Tensión en

En ello también juega un papel fundamental el recurso de que todo suceda en la pantalla de un ordenador, limitando así enormemente las posibilidades narrativas de la misma –aquí todo sucede en una única pantalla, por lo que no hay cambios de puntos de vista-, pero Levan Gabriadze, su director, sabe jugar con este recurso para que no haya altibajos de interés muy marcados y también para que uno entienda y acepte su utilización. Otra cuestión es que pueda volverse un poco repetitivo, pero el aumento en la intensidad de las actuaciones lo compensa de sobra a mi entender.

Sí que es verdad que no termina de cuajar el cóctel entre slasher y found footage con las nuevas tecnologías como excusa, pero como entretenimiento de terror –que una película realmente de miedo es algo en lo que empiezo a perder toda esperanza, por lo que o es fascinante e inquietante como la estupendaIt Follows’ o yo ya me conformo con que al menos sirva para pasar el rato- sí que cumple.

En definitiva, ‘Eliminado’ es una estimable película de terror por encima de la media de este tipo de producciones durante los últimos años. También es verdad que me he tragado tantos bodrios intentando sacar tajada de una inversión mínima sin prestar atención a nada más que quizá eso haya ayudado a que la disfrute, pues si vas pensando que posiblemente algo no te guste sólo hay espacio para la confirmación o para la sorpresa positiva y en este caso ha sido lo segundo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos