"Las mejores películas de zombis nos enseñan algo sobre nosotros, porque el monstruo somos nosotros". Zack Snyder
Entrevistas

"Las mejores películas de zombis nos enseñan algo sobre nosotros, porque el monstruo somos nosotros". Zack Snyder

Todavía quedan unos días para que pueda verse 'Ejército de los muertos', el regreso al cine zombi de Zack Snyder. El próximo 14 de mayo se lanzará en algunos cines -aquí tenéis las salas que ya tiene confirmadas en España- antes de su estreno oficial en Netflix apenas una semana después. Ya habrá tiempo de dar nuestra opinión sobre ella, pero ahora queríamos compartir la charla con el director de '300' en la que Espinof ha tenido la ocasión de participar con motivo de la campaña promocional de su nuevo largometraje.

Qué quería conseguir con 'Ejército de los muertos'

Se reconoció como un gran fan del cine de zombis de George A. Romero "por su comentario social y su uso revolucionario del género de terror para hacer a modo de espejo de nuestra sociedad", pero apunta que lo que quería con 'Ejército de los muertos' era ver "cómo funcionan los tropos de este género, qué aceptaríamos de este tipo de película y cómo de lejos podíamos llevarlo antes de romperlo". Además, destacó que las mejores películas de muertos vivientes son aquellas que "nos enseñan algo sobre nosotros, porque el monstruo somos nosotros sin nuestra humanidad".

Sobre 'Ejército de los muertos' en sí misma apuntó que es una propuesta con muchas capas, pero que al final "la historia del amor de un padre hacia su hija trasciende todo". Recordó también que se trata de "una de esas ideas que tienes y no desaparecen, acabas hablando de ella. Un día dije que nunca habíamos hecho 'Ejército de los muertos' y me dijeron que debería hacerla, encontraremos financiación y podrás hacerla", siendo eso lo que impulsó que se hiciera ahora y no antes, pese a que la idea le vino a la cabeza poco después de rodar 'Amanecer de los muertos'.

Su primera experiencia como director de fotografía

Rodaje Ejercito Muertos

Otro detalle curioso de la película de Netflix es que se trata de la primera película en la que el propio Snyder ejerce también como director de fotografía. Al respecto le pregunté sobre cuál fue el mayor reto de cumplir esas funciones en paralelo a las de dirigir la película y esta es su respuesta:

El mayor reto es lo físico, la idea de que tienes que ser el primero en llegar y el último en irte. Cuando diriges una película, tú puedes irte nada más acabar la última toma, pero en este caso tienes que hacerlo todo desde cero. Es muy satisfactorio, me lo pasé genial, me encanta manejar la cámara y estar tan cerca de los actores. Ellos están muy cerca de ti, así es algo más íntimo que si estás lejos y no puedes verles. Casi lo había olvidado, y eso que dirigí anuncios durante 10 años y es algo que me surge natural, estar tan cerca.
Algunos de mis mejores amigos son directores de fotografía y son genios. Lo que pasó es que me había interesado por unas lentes de Canon con las que quería rodar la película, una decisión arriesgada desde el punto de vista fotográfico y no creí que fuese oportuno contratar a un director de fotografía y actuar en plan “quiero hacerlo de esta manera”. Pensé que si la fastidiaba, sería culpa mía. Yo asumiría la responsabilidad. Eso sí, homenajeo a mi gran amigo Larry Fong, hay una referencia a él en la película.

El reparto y el ambiente en el set

Rodando Ejercito Muertos

Sobre el reparto elegido, desveló que antes de tener el borrador final ya conocía a todo su reparto, pero que antes de rodar es difícil saber qué va a a funcionar y qué no: “Crees que estás escribiendo algo para un actor, lo ve y te dice ¿Qué es esto? Yo nunca diría eso, es horrible”. Además, comentó que “Quedé muy impresionado con Dave Bautista. Posee esta increíble vulnerabilidad”.

Por último, Snyder tiene muy claro que le encanta pasárselo bien rodando, ya que “si no puedes divertirte haciendo una película, no sé si esto es para ti”. También reconoció que trabajo a propósito con un equipo pequeño porque "quería mantener un sentimiento íntimo propio de una película de bajo presupuesto todo lo que fuera posible", fomentando además en todo momento que el espíritu era trabajar sin pausas innecesarias, llegando a prohibir las sillas en el set porque "estaba cansado de ellas. Había estado en sillas ocho películas seguidas” y concluyendo lo siguiente sobre su trabajo:

No es un trabajo tan serio más allá de que queremos hacerlo bien y asegurarnos de que la construcción de la historia tiene sentido y que sea buena cuando lo veas, que te permite sumergirte en la realidad que estamos intentando crear.
Temas
Inicio