Compartir
Publicidad

Las series, ¿solos o en pareja? Llega el "adulterio seriéfilo"

8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Compartir tu principal afición con tu pareja puede ser algo de lo más bonito... o de lo más estresante. Si estamos hablando de ver series, más razón aún. El otro día varios medios se hacían eco de un estudio publicado el pasado verano por Netflix en el que un 12% de los entrevistados confesaban haber cometido "adulterio Netflix", entendiendo como tal el seguir viendo a escondidas de la pareja series que habitualmente se siguen en común. Es más, el 51% de aquellos encuestados con pareja estable reconocían haberlo hecho alguna vez o se mostraron dispuestos a hacerlo.

Si bien Netflix se ha apropiado del término ahora para intentar darse algo de publicidad (no os perdáis el vídeo que han hecho, sobre estas líneas, escenificando cómo sería la escena), a comienzos de año en NYMag ya hablaron de este fenómeno. En España no tenemos Netflix, pero también se puede aplicar el concepto. ¿Y tú? ¿Cometerías alguna vez o ya has cometido "adulterio seriéfilo"?

Las dificultades de ver series en pareja

Las ventajas de ver series de televisión con tu pareja parecen claras. Además de poder comentar en directo y con alguien los episodios, en mi caso me es muy útil ya que tengo memoria pez para algunas cosas. A mi chico, el pobre, muchas veces le toca recordarme cosas. ¿De qué me suena ése personaje? ¿Cómo había acabado el capítulo anterior? Yo, a cambio, le ofrezco una cantidad enorme de datos inútiles del tipo: "Anda, ese actor salía en X serie durante 5 minutos en el capítulo tal". Qué paciencia tiene.

Sin embargo, el compartir esta afición también tiene sus desventajas. La principal, diría yo, es el tiempo. Si uno de los integrantes de la pareja suele tener más tiempo libre que otro, puede ser bastante frustrante el tener que esperar por la otra persona para seguir viendo una serie. O peor: ¿qué ocurre si estáis viendo un capítulo y el otro se duerme? Pues que, además, toca esperar a que lo termine de ver para poder seguir avanzando ambos juntos.

¿Y por qué "Neflix Adultery"? Sencillo: porque en Netflix las temporadas ya están disponibles al completo y es mucho más fácil seguir viendo una serie del tirón que no si hablamos del día a día. Allí hasta el propio reproductor te permite encadenar episodios si así lo deseas y se facilita el visionado en maratón.

Sin embargo, el ser "infiel" televisivamente hablando tiene sus desventajas. Sí, sabes cómo sigue una serie y no te quedas con la intriga, pero después deberás enfrentarte a una decisión difícil: o bien lo reconoces o bien tendrás que volver a tragarte, por segunda vez, los capítulos, haciendo todo el esfuerzo posible por disimular y que no se note nada.

¿Borrando las pistas?

Y si sospechas de que tu pareja de está "poniendo los cuernos en alguna serie", siempre puedes leer este divertido artículo que recopila 10 pistas que indican que tú también podrías estar sufriendo de este mal. Aquí ya es más difícil exportarlo ya que no tenemos servicios similares para la mayoría de series internacionales de actualidad.

Netflix, además, guarda un registro de todo lo que el usuario ha visto con el fin de personalizar las recomendaciones. Es algo similar a lo que ocurre en Amazon: si has comprado algún regalo para alguien que utiliza tu mismo ordenador, mi consejo es que borres el historial de productos no vaya a ser que se encuentre con una sorpresa. En Netflix ocurre lo mismo, pero también se ofrece la posibilidad de eliminar el histórico de reproducciones.

Sin embargo, algunos televisores sí que tienen la auto-reproducción automática de capítulos que lleven el mismo nombre en orden. Si lo utilizas con el fin de engañar a tu pareja, eso sí, cuidado: algunos de estos dispositivos poseen la funcionalidad de guardar hasta dónde se ha reproducido cada archivo por última vez. No querrás que tu pareja le de a "continuar" y se encuentre con que ya has visto el capítulo sin ella, ¿verdad?

Y al final, ¿qué hacemos?

Por muy similares que sean vuestros gustos, lo más seguro es que no coincidáis en todas las series. Habrá algunas que uno adore y otras que no. Aquí está, para mí, la clave de la cuestión: tener series que se ven juntos y otras que cada uno ve por su cuenta y a su ritmo. De esta forma, cuando uno esté apurado con el trabajo, el otro sigue teniendo capítulos de sus propias series para ver. Con eso y con un poco de autocontrol, problema resuelto. ¿Y tú? ¿Has cometido alguna vez adulterio "seriéfilo"?

Enlace | Estudio de Netflix

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio