Compartir
Publicidad
'Juego de tronos' 6x04: Reuniones de familia
Series de ficción

'Juego de tronos' 6x04: Reuniones de familia

Publicidad
Publicidad
AVISO SPOILERS: Esta entrada contiene spoilers del episodio 6x04 de 'Juego de tronos', 'Book of the Stranger'. Sigue leyendo bajo tu propia responsabilidad.

La sexta temporada de 'Juego de tronos' ya ha terminado de presentarnos la nueva situación de sus personajes y, entrando en su tramo intermedio, está empezando a lanzar de verdad las tramas. En el Norte, en Desembarco del Rey, en Meereen y en Vaes Dothrak está todo listo para tengamos un par de guerras a punto de estallar y para el Dragón regrese a Poniente, esta vez de verdad de la buena.

Este cuarto episodio, 'Libro del Desconocido', nos ha enseñado otra parte del juego de Meñique (cuyo objetivo final sigue sin estar claro) y ha permitido que, por fin, los Stark que quedan con vida hayan podido disfrutar de un breve momento de calma justo antes de que se avecine la tormenta. Porque, siguiendo con la tónica que 'Juego de tronos' siguió ya al final de la quinta temporada, los personajes están reencontrándose, en lugar de separarse más y más.

'Juego de tronos' 6x04: 'Book of the Stranger'

Tyrion

"Haz la paz con tus enemigos, porque con tus amigos no es necesario". Ese lema ha sobrevolado las tramas de Desembarco del Rey y Meereen, en las que Tyrion y Cersei muestran por qué los Lannister han sido, durante muchos años, una de las familias más poderosas de Poniente. Cersei sabe que la única manera de detener al Gorrión Supremo es aliarse con los Tyrell, por mucho que los desprecie, y Tyrion es consciente de que la única manera de mantener el control en Meereen es negociar con los esclavistas de Yunkai y Astapor.

La trama de Tyrion, y cómo intenta convencer a Missandei y Gusano Gris de que les conviene hacer las paces con los Grandes Amos, y dejar la guerra para una ocasión más propicia, expone ese tira y afloja constante en la serie entre los que de verdad tienen la cabeza fría para desarrollar el juego de tronos, y los que se mueven por el impulso de actuar contra una injusticia, en este caso. Tyrion continúa aquí el estilo de gobierno que mostró en Desembarco del Rey como Mano de Joffrey; en la sombra, aprovechando que todo el mundo lo subestima y no precipitándose.

Tyrion vuelve a demostrar que su capacidad de manipulación puede ser un gran contraste para el lado más cruel de Daenerys

No siempre le ha servido para mantener su posición, pero confirma que puede ser un consejero muy valioso para controlar el lado más cruel, y más Targaryen, de Daenerys. Y también le vendría muy bien a Cersei y Jaime en sus maniobras para librarse del Gorrión Supremo. Su plan es hacerlo por la fuerza, arriesgándose a una guerra civil en la ciudad, pero buscando así recuperar el respeto y el temor de sus habitantes (algo que también buscaba Daenerys en su jugada en Vaes Dothrak). Esa trama, además, nos ha ofrecido una de las reuniones familiares del episodio, pero no la más esperada.

La familia que pelea unida

Theon

Loras y Margaery no son los únicos hermanos que han vuelto a verse, después de un tiempo separados. Theon regresa a las Islas del Hierro para ayudar a su hermana Yara a ser la nueva reina del lugar y, por fin, Sansa se reencuentra con Jon en el Castillo Negro. Si llega a aparecer ante la puerta de la fortaleza poco después de que Jon se hubiera marchado, los espectadores, probablemente, habrían quemado el televisor.

'Juego de tronos' está replegando líneas argumentales en esta sexta temporada, haciéndolas confluir. Las de Sansa, Jon y, por lo que parece, Meñique se encaminan a que los Stark recuperen Invernalia de manos de un Ramsay Bolton que se cree muy listo y muy poderoso, habiendo eliminado a Osha y con Rickon en su poder como pieza negociadora, o lo que él entiende por pieza negociadora, para recuperar a Sansa y afianzar su dominio sobre el Norte.

El cuarto episodio por fin nos muestra uno de los reencuentros más esperados: el de Jon y Sansa

Pero Jon acaba entrando en lo que él se había resistido desde que se convirtió en un Hermano de la Guardia de la Noche: se involucra en las luchas por el poder de los Siete Reinos y, sobre todo, en la defensa del legado de su familia, de su padre. La Sansa que vemos hablando con Jon en el Castillo Negro ya no es la de Desemarco del Rey. Puede permitirse cierta ligereza con él, pero ha aprendido, de la manera más difícil, que uno no puede apartarse del mundo en el que vive, ni puede pretender que no ve lo cruel y sucio que es.

Con los caballeros del Valle por un lado, y el ejército de salvajes por el otro, será interesante ver si Ramsay mantiene su posición en Invernalia, y hasta dónde están todos dispuestos a llegar para recuperarla. Y aún será más interesante ver qué papel juega Melisandre en todo esto. Ha decidido que Jon es Azor Ahai, el príncipe que fue prometido, pero a su espalda acecha Brienne, en cuyos ojos se ve que está pensándose seriamente si matarla en venganza por la muerte de Renly. Nadie puede huir de las cosas que hizo en el pasado.

El Dragón se despierta

Daenerys

Ver cómo Tyrion intenta acabar con la rebelión en Meereen es un contraste muy curioso con la manera en la que Daenerys vuelve a demostrar que sí, que es una reina, y que, como decía su hermano Viserys, no conviene despertar al dragón. En los planes de George R.R. Martin parece que siempre ha estado que la Madre de Dragones, la khaleesi, vaya a Poniente con un ejército dothraki, y da la sensación de que es lo que va a pasar. Daenerys vuelve un poco al principio, con la diferencia de que, ahora, la que manda es ella, y la que inspira respeto y temor es ella, y no Khal Drogo.

Después de la rebelión en Meereen y la humillación de tener que caminar hasta Vaes Dothrak, y de que el khal le hable como si fuera una cualquiera, Daenerys recupera el control de sí misma y de su posición. Y cada vez que lo hace inspira más temor. Desde la primera vez que salió indemne de una gran hoguera, en la pira funeraria de Drogo, Daenerys no ha hecho más que avanzar en su propio camino hacia convertirse ella en Azor Ahai, y no Jon Nieve. Es otro ejemplo de que los hombres con poder subestiman a quienes no lo tienen bajo su propia responsabilidad.

Con este capítulo, casi alcanzamos el ecuador de la sexta temporada de 'Juego de tronos', y las tramas parecen haber llegado al punto de no retorno. La batalla por Invernalia y la insurrección contra el Gorrión Supremo están a punto de caramelo, y Bran parece estar muy cerca de descubrir la verdadera historia detrás de la rebelión de Robert Baratheon y detrás de su propio padre.

En ¡Vaya Tele! | Seguimiento de la sexta temporada de 'Juego de tronos'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos