Publicidad

'Modern Family' vuelve pisando fuerte

'Modern Family' vuelve pisando fuerte
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Creo que muy pocas veces una serie se puede encontrar en un momento tan dulce, tan idílico, tan sensacional como en el que está ‘Modern Family‘. Y es que la sitcom familiar no podría haber comenzado mejor la temporada televisiva con pleno en la noche de los Emmy y un efecto de subida de audiencia muy interesante que tendríamos que ir viendo en sucesivas semanas. De momento estas dos semanas (la primera con doble estreno) no solo han tenido récord “personal” de audiencia sino que además se han convertido en el programa más visto de la noche.

Tras dos temporadas de gran éxito creo no ser el único que tuviera muchas ganas de volver a ver las peripecias del clan Pritchett. Así que el día del estreno (entiéndase el día siguiente a la noche de su estreno) ahí me disponía yo a ver a las tres familias en una de ‘Modern Family‘ a ver la nueva temporada con los ojos atentos por si había algún cambio más allá de la nueva Lily, sustituida para la tercera temporada en adelante. No es que me pirren los cambios, ni todo lo contrario, pero entre temporadas se suelen dar los mayores cambios de registro de las series y había que estar pendientes por si las moscas.

Y la verdad es que resulta una tranquilidad ver que los guionistas siguen (casi) con la misma fórmula de siempre, cruzando en su justa medida las tramas de las tres familias y siendo tan desternillantes como costumbre. Además la incorporación de esta nueva (y charlatana) Lily sirve para que la familia Cam – Mitchell no caiga en un estancamiento y permite que la familia evolucione como tal. Y es que, personalmente, hay que reconocer que la niña, aunque no es la más mona de la televisón (ese hueco lo tengo reservado para Hope), tiene momentos directamente impagables, sobre todo en el segundo episodio (”kill the new baby“).

Sin embargo, no sé si será impresión mía solo, pero noto un leve cambio en el planteamiento de ‘Modern Family’. Nada importante, por lo menos de momento. El caso es que noto una disminución en el grado de coralidad de la serie. Quiero decir, antes todo el reparto tenía prácticamente la misma importancia dentro de cada episodio, ahora los episodios se centran más en una de las tramas y tiene el resto rondando, de forma secundaria. Está claro que es difícil (por no decir imposible) no solo mantener los tiempos de cada trama en una serie tan coral como esta sino que también cada trama tenga el mismo peso.

La verdad es que no me parece algo de lo que preocuparse, pero sí me llama la atención lo poco que hemos podido disfrutar de Gloria y Manny en relación a los Dunphy. Entiendo que es un cambio hasta cierto punto necesarios para que los guionistas no se vean tan forzados a meter a los personajes a la mínima excusa y que puedan desarrollar mejor lo que toque. Y en ese sentido no le veo nada malo, siempre que mantengan cierto equilibrio a lo largo de la serie, por lo que tendremos que ver cómo evoluciona esto a lo largo de la temporada.

Pero quitando esta minucia (de la que lo mismo soy el único al que le preocupa o ha tenido esa sensación) hay que reconocer que ‘Modern Family’ ha vuelto como lo dejó, dejando a su paso grandes momentos para recordar y demostrando que no se gana el Emmy a la mejor comedia sin merecerlo de verdad. Una auténtica maravilla de comedia que espero siga divirtiéndonos durante mucho tiempo más.

En ¡Vaya Tele! | ‘Modern Family’ confirma que no es flor de un día

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir