Publicidad

A 'Manifest' le falta la ambición necesaria para ser la nueva gran "caja de misterios" que promete
Críticas

A 'Manifest' le falta la ambición necesaria para ser la nueva gran "caja de misterios" que promete

Publicidad

Publicidad

Desde que una de las series que cambiaron la televisión para siempre desapareció (yep, estoy hablando de 'Perdidos'), las cadenas norteamericanas (sobre todo las generalistas) siguen buscando incesantemente la nueva serie "mystery box" que enganche al personal a través de un entramado de misterios con más preguntas que respuestas.

El ejemplo de esta temporada viene de la mano de NBC con 'Manifest', un misterio en torno a un avión desparecido durante años que en España puede verse en HBO (a ritmo de emisión norteamericana) y en abierto a través de Antena 3, que estrenó el jueves 10 los dos primeros episodios con bastante éxito.

Creada por Jeff Rake, cuyo último proyecto fue el remake norteamericano de 'Los misterios de Laura', 'Manifest' es la historia de un grupo de pasajeros del vuelo 828 de Montego de Jamaica a Nueva York. Tras unas extrañas turbulencias, los pasajeros descubren que lo que para ellos han sido cinco minutos para el resto del mundo han pasado cinco años y medio.

En el centro de la serie están los hermanos Michaela y Ben Stone, interpretados por Melissa Roxburgh y Josh Dallas, quienes viajaban en el vuelo con el hijo de este (Jack Messina), enfermo terminal de cáncer que ve cómo en este salto de tiempo es candidato a un nuevo tratamiento. Mientras la NSA investiga qué ha pasado, los pasajeros empiezan a oír y ver cosas.

Claro, entre los que oyen cosas está Michaela, que da la casualidad de que es agente de policía, lo cual la pondrá en el centro de una especie de "caso de la semana". Aunque en cada ocasión la índole es más diversa y, de hecho, la policía en general tiene poco que ver, así se intenta unir las pistas para averiguar por qué ha pasado lo que pasó y si los pasajeros del vuelo 828 forman parte de un plan superior.

Dieciséis episodios son los que forman parte de esta primera temporada de 'Manifest', de los cuales se han emitido una docena y es sorprendente lo poco que se han esforzado por elevar el juego. Por construir su mundo y su mitología. Cada episodio parecen ser cuarenta minutos de los protagonistas dando palos de ciego.

Manif 3 5c47091fa2120

Lo cual me lleva a pensar que, tras quince años intentando imitar a 'Perdidos' con ejemplos mediocres como 'Flashforward', nadie en la televisión en abierto estadounidense parece haber aprendido por qué funcionó la serie de Abrams. Y eso que fue perdiendo base de espectadores con los años de tanto marear la perdiz.

Sí, lo de "serie de personajes" y dramas personales lo tienen claro (excepto por el hecho de que los actores tienen el carisma de un adoquín); pero no tanto el cómo construir la "caja de misterios" de tal manera que haya sensación de que es algo "más grande de la vida". Es esta falta de entender el formato y la poca ambición lo que hace que 'Manifest' no termine de interesar.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir