'Billy el niño': un discreto western en el que al creador de 'Vikingos' le falta puntería con su retrato del legendario forajido
Críticas

'Billy el niño': un discreto western en el que al creador de 'Vikingos' le falta puntería con su retrato del legendario forajido

Tras el final de 'Vikingos', Michael Hirst sigue yendo por la historia occidental y su siguiente sujeto es, quizás, uno de los más famosos personajes del oeste americano. Así, hoy ha llegado a Movistar Plus+ 'Billy el niño' (Billy the Kid), serie que nos lleva por los orígenes del legendario forajido.

Protagonizado por Tom Blyth, a quien veremos próximamente en 'Balada de pájaros cantores y serpientes', la ficción comienza casi como no podía ser de otra manera: con el protagonista teniendo un tenso encuentro que todos sabemos cómo va a acabar (con uno de los dos muertos). Eso, sin embargo, no lo resolveremos hasta el final del primer episodio, cuya parte central se dedica a contar cómo su familia decidió viajar al indómito oeste.

Un viaje de sueños rotos

Billy El Ninobillythekid 101 00762 R3

Y es que lo que deja claro Michael Hirst desde el principio es que no le interesa tanto las andanzas del popular forajido sino cómo un chaval como él se transforma en lo que se convertiría después. Esto hace que los primeros episodios se centren en la infancia y adolescencia y las tragedias y traumas que le marcaron.

Un viaje que va a requerir algo de paciencia no tanto por esta examinación de los años jóvenes de Billy el niño si no por el nivel básico en el que todo se queda. El desarrollo se mueve por lo predecible y por los clichés del género, lo cual juega demasiado en contra si no eres especialmente fan del mismo.

Tampoco es que falte emoción o alguna que otra secuencia tensa y violenta, pero estas quedan algo relegadas a un segundo plano en lo que la serie ahonda en un mundo de sueños rotos (ese idílico oeste que resulta no ser la tierra de oportunidades) y sitios sin ley y con la moral justa.

Un drama sobrio

Acostumbrados a westerns televisivos más potentes ('El pájaro carpintero', 'Godless'), la serie resulta algo decepcionante en su plano visual, que queda atada a una realización convencional y un diseño de producción resignado a un presupuesto algo ajustado.

Lo cual es una circunstancia que de normal no es demasiado determinante (no en vano los presupuestos televisivos han empezado a subir hace relativamente poco), pero sí que juntado a las demás circunstancias hace que 'Billy el niño' sea bastante más discreta de lo que a uno le gustaría.

Si bien tiene tramos entretenidos, la tónica es algo sobria. La pena es que, con lo interesante que es sobre el papel este legendario forajido, Michael Hirst no logra aprovechar todo su potencial, con una puntería algo mediocre en su retrato.

Temas
Inicio
Inicio