'Resident Alien': una divertida 'Doctor en Alaska' con extraterrestre y humor negro elevada por un genial Alan Tudyk
Críticas

'Resident Alien': una divertida 'Doctor en Alaska' con extraterrestre y humor negro elevada por un genial Alan Tudyk

'Resident Alien' es una adaptación de un cómic de Peter Hogan y Steve Parkhouse de canal SYFY, pero los seguidores de aquel pueden encontrarse con una serie que no se ajusta al espíritu de las viñetas y deliberadamente toma una dirección opuesta a su fuente original. Aquí, su personaje principal tiene una misión en la Tierra, matar a todos los humanos, lo que da pie a un tono más ambivalente y corrosivo, que la convierte en algo distinto y más afilado.

No es extraño que haya comparaciones con 'Doctor en Alaska' (Northern Exposure, 1990-1995) pues el punto de partida es similar, con un pequeño pueblo alejado y nevado con personajes extravagantes en el que un médico trata a los lugareños de mala gana pero llega a sentir algo de afecto por ellos. Pero claro, todo cambia cuando tienes un alien que se hace pasar por humano y que ha cometido algún asesinato. En realidad, hay algo de la comedia negra de 'Dexter' (2006-2013), en la que un asesino en serie se esconde a plena vista.

Si 'Under the Skin' tuviera un toque Farrelly

En 'Resident Alien' un extraterreste que ha venido a la Tierra en una misión secreta, cuya nave se ha estrellado y perdido su valiosa carga, se esconde al lado del pueblo de Patience, Colorado, mientras busca el dispositivo que le permitirá cumplir su oscuro objetivo, al meterse en el cuerpo de un médico las autoridades locales lo buscan para que lo ayude a examinar un cadáver en lo que parece ser un extraño asesinato, lo que obliga a Harry a interactuar con la gente, algo que en su mayoría ha evitado durante meses.

Para aprender hablar Harry ha pasado el tiempo viendo reposiciones de 'Ley y Orden' (Law & Order, 1990-2010) lo que generará situaciones divertidas e incómodas cuando trata de imitar el comportamiento de la gente normal, como su risa explosiva y poco natural. Su día a día de adaptación se centra en pequeñas cosas como su incapacidad para comerse un perrito caliente o el efecto de su primera borrachera. Su némesis es un niño local que por algún motivo puede ver a Harry en su apariencia alienígena.

Resident3

Esto genera una colección de situaciones hilarantes, con el extraterrestre tratando de matar al niño de forma torpe, logrando subvertir de forma bizarra el concepto de la comedia 'Mi marciano favorito' (My Favorite Martian, 1966-1963) con un tono más oscuro de lo que podría parecer a primera vista, pero que se equilibra con el rastro de comedia física más tradicional gracias a la actuación atolondrada de Alan Tudyk, lo que convierte la serie en un pasatiempo tan ligero como adictivo.

Inesperadamente adictiva

Tudyk hace una variación excéntrica de 'Starman' (1984) o los aliens enmascarados de 'Héroes fuera de Órbita' (Galaxy Quest, 1999), compartiendo destino con otros extraterrestres como E.T. , ya que solo buscar la forma de largarse, pero con un girito como el de 'La Cosa' (The Thing, 1982), puesto que su forma de infiltrarse es adaptar la forma de otras personas. Hay algo de gore y violencia ocasional, no tanta como en el film de Carpenter, pero suficiente para no recomendarla a niños pequeños.

Al ser una propuesta modesta de SYFY podría confundirse con alguna de sus series de relleno, pero funciona como un híbrido entre dramedia indie, cine fantástico de los 80 y tono propio de serie de animación para adultos, no por casualidad los guiones maestros vienen firmados por Chris Sheridan de 'Padre de familia' (1999-), pero lo cierto es que no todo es cinismo y metareferencia, y deja fluir a sus personajes, con momentos cálidos y un buen fondo de feel good show.

Resident2

'Resident Alien' es una de esas series que no buscan cerrar temporadas de oro y tan solo buscan hacer fluir sus minutos asumiendo tiene un equilibrio más difícil de lo que aparenta, en donde puede ser divertida sin pasarse de chiflada, con toques dramáticos pero sin llegar a lo lacrimógeno, con momentos macarras llenos de mala baba y hasta inquietantes, pero nunca demasiado fuertes. Es tan inesperada como convincente y el casting de Tudyk como Harry es el broche, si conectas con ese tipo de actores herederos de Jerry Lewis, que ayudan a disfrutar de sus episodios sin necesidad de tomártela nunca demasiado en serio.

Temas
Inicio