'Resident Evil: Oscuridad infinita': un violento anime de Netflix que erra el tiro al potenciar la acción por encima del terror
Críticas

'Resident Evil: Oscuridad infinita': un violento anime de Netflix que erra el tiro al potenciar la acción por encima del terror

Netflix ha apostado con fuerza por el universo 'Resident Evil' aprovechando la celebración del 25 aniversario de la franquicia. Ya está en rodaje una serie en imagen real rodeada de cierta polémica por la contratación de Lance Reddick para dar vida Albert Wesker, pero antes de eso ha sido el turno de 'Resident Evil: Oscuridad infinita', anime estrenado por la plataforma este jueves 8 de julio.

'Resident Evil: Oscuridad infinita' nace con la vocación de contar una historia nueva situada entre la cuarta y quinta entrega de la saga de videojuegos. Su otro gran atractivo es reunir de nuevo a Leon S. Kennedy y Claire Redfield, dos de los personajes más populares de este universo. Lástima que haya sido en una aventura con tan escasa relevancia.

Poca mordiente

El gran problema de 'Resident Evil: Oscuridad infinita' es que no termina de desarrollar una identidad propia, sintiéndose más como una especie de añadido a los videojuegos que como una serie con voz propia y algo realmente que aportar.

Estaba claro que se corría ese peligro en algunos aspectos -y es que ya sabemos que Leon y Claire van a llegar vivos al final del relato-, pero lo importante era matizarlo a través de las novedades para que no se sintiera como otro experimento que sale mal sin unas implicaciones que justifiquen volver de nuevo a esa solución narrativa tan propia de esta franquicia.

Además, el guion Eiichirō Hasumi, también director de la película, y Shogo Moto, comete un fallo fundamental: no presentar personajes nuevos que realmente enganchen al espectador al mismo tiempo que opta por mantener separados a Leon y Claire la mayor parte de los cuatro episodios. Una pena, que 'Resident Evil: Oscuridad infinita' gana intensidad siempre que están juntos.

Resident Evil Oscuridad Infinita Claire

Es verdad que eso permite a 'Resident Evil: Oscuridad infinita' contar con varias subtramas con las que intentar dar más enjundia a la investigación que surge alrededor de lo sucedido. Ahí incluso se permite entrar en temas de políticas internacional sin por ello dejar de lado las motivaciones más humanas de algunos de sus nuevos personajes.

Sobre el papel, parece una mezcla estimulante, pero el desarrollo de cada una de las tramas resulta plana, en especial la de la investigación de Claire. Entiendo la apuesta por el thriller de acción en lugar del terror, pero lo que no se puede permitir es resultar monótona tan a menudo. Es como si se contentara con presentar temas con posibilidades para luego no hacer realmente nada con ellos. Falta una tensión real para engancharte y no soltarte hasta el desenlace -uno llega desganado para cuando toca el enfrentamiento con el jefe final-, que con un uso extenso de la violencia no es suficiente.

Le falta empaque

Resident Evil Oscuridad Infinita Leon

Ahí es posible que su ajustada duración -cuatro episodios de unos 25 minutos de duración cada uno- se vuelva en su contra. Al final da más la sensación de ser una película troceada para que en Netflix puedan venderla como una serie que porque exista una necesidad real de serlo.

Eso lleva a que 'Resident Evil: Oscuridad infinita' resulte al mismo tiempo familiar e intrascendente. Quizá los muy amantes de los videojuegos agradezcan su función a modo de complemento, con el aliciente adicional de que recupere a los actores que pusieron sus voces a Claire y Leon tanto en la versión original en inglés como para su doblaje al castellano del remake de 'Resident Evil 2'.

Resident Evil Oscuridad

Más allá de eso, llama la atención el poco disimulo con el que se toma 'Black Hawk derribado' como referente en ciertas secciones de la serie y se agradece que siga habiendo escenas en las que se da rienda suelta a la violencia. No abundan tanto como a algunos les gustaría, pero sí que cumplen su función, tanto cuando se apuesta por un estilo visual muy shoot em up como cuando se deleita más en el lado más feroz de las criaturas.

Por otro lado, en lo puramente visual hay escenas muy logradas en las que la búsqueda del realismo alcanza cotas muy elevadas, casi al nivel de llegar a olvidarte que estás viendo un largometraje animado. Por desgracia, también hay momentos mucho menos conseguidos que llevan a que la irregularidad sea su principal seña de identidad en este apartado.

En resumidas cuentas

Resident Evil Oscuridad Infinita Cartel

Me sorprendería mucho que 'Resident Evil: Oscuridad infinita' se convirtiese en uno de los títulos favoritos de cualquier amante de este universo. En el mejor de los casos es un añadido funcional para saciar las ganas de más, pero tampoco esperéis que sea uno especialmente memorable. De hecho, está mucho más cerca de la indiferencia que de cualquier otra cosa.

Temas
Inicio