'¡La serie de Cuphead!' sigue siendo uno de los mejores títulos animados de Netflix: la temporada 2 exprime su humor al máximo con todavía más referencias a los videojuegos
Críticas

'¡La serie de Cuphead!' sigue siendo uno de los mejores títulos animados de Netflix: la temporada 2 exprime su humor al máximo con todavía más referencias a los videojuegos

Agosto ha venido cargado de estrenos de animación en Netflix, y con mucho sabor a videojuegos. 'DOTA: Sangre de dragón' ha lanzado su tercera temporada, 'Tekken: Bloodline' nos ha dado una buenísima adaptación de los juegos... y en medio de toda esta acción y épica se ha colado la segunda temporada de '¡La serie de Cuphead!'

La primera parte de la serie ya sirvió para adaptar magistralmente el videojuego de Studio MDHR, y con un hilo muy fino la segunda sirve para continuar ciertas tramas mientras nos muestra nuevas aventuras en las Islas Tintero.

De piratas, fantasmas y ratas okupas

Esta segunda temporada de '¡La serie de Cuphead!' arranca prácticamente donde nos dejó la anterior. Aunque Ms. Chalice sea encantadora solo ha traído problemas para Cuphead y Mugman, que terminaron en la cárcel mientras ella se fue de rositas.

El primer episodio lidia directamente con nuestras dos tazas favoritas haciéndose a su nueva vida, aunque hay que colar el pequeño spoiler de que no vamos a tener un 'Orange is the New Black' animado y las cosas se resuelven pronto para que puedan salir de prisión y volver a sus aventuras de cada día.

Aún así, la serie hace un buen trabajo equilibrando los capítulos de trama continuada con las historias sueltas. El Diablo todavía quiere vengarse de Cuphead y hacerse con su alma como sea, aunque tenga que liberar a todos los demonios del inframundo para lograrlo... y la verdad es que llega un momento que no puedes evitar empatizar con el rey del Infierno cuando nada en la vida le sale bien.

La Serie De Cuphead

No solo seguimos con la trama de las almas por recolectar, también vamos descubriendo más sobre Ms. Chalice y Elder Kettle, sobre todo, se nos presentan más aventuras autoconclusivas con nuevos personajes desde un músico trepa hasta un pirata romanticón enamorado de un temible monstruo marino.

El gran acierto de la serie de Netflix sigue haber sido hacerla accesible para todos los públicos en lugar de una serie para adultos, con un tono divertido pero que no se echa atrás a la hora de incluir momentos turbios e incluso con su puntito de terror.

El humor también se ha vuelto bastante más cafre, llevando muchas veces el slapstick a un punto todavía más burro y que hace de '¡La serie de Cuphead!' una serie divertidísima para reírte a carcajada limpia.

Cala Maria En La Serie De Cuphead

El nivel de animación también se ha mantenido maravillosamente, combinando animación CGI en los escenarios con la animación 2D de los personajes. Ahora mismo '¡La serie de Cuphead!' es una de mas series con una animación más bonita y más potente de Netflix, y dan ganas que otras series de la plataforma como 'El Punto Muerto: Un parque paranormal' se pudiesen beneficiar de un acabado así.

Sí, la segunda temporada sin duda es "más de lo mismo", pero los primeros episodios de la serie fueron excelentes y demostraron que la fórmula funciona y que no hace falta cambiarla. Algunos capítulos concretos sí que son un poco más largos de la media de 15 minutos, pero se siguen haciendo igual de amenos y ligeros y te dejan con una sonrisa en la boca.

Ya se sabe que Netflix ha encargado por ahora un total de 36 capítulos para '¡La serie de Cuphead!', así que todavía tenemos por delante al menos una temporada más de la serie para resolver el cliffhanger gordísimo con el que nos deja el último episodio. Queda por confirmar cuándo saldrán los capítulos restantes, pero si la calidad se mantiene como hasta ahora van a ser una auténtica gozada.

Temas
Inicio
Inicio