Dura menos de 5 horas y acaba de llegar a Netflix: esta serie de animación nos invita a un parque de atracciones lleno de misterios y muchísimo humor
Críticas

Dura menos de 5 horas y acaba de llegar a Netflix: esta serie de animación nos invita a un parque de atracciones lleno de misterios y muchísimo humor

Este mes llegan varios estrenos de animación a Netflix, y durante el verano (ese que todavía no ha empezado aunque no lo parezca) tenemos varias cosas muy interesantes a la vista. Justo durante la semana pasada ha llegado a la plataforma una de las series infantiles que prometía ser uno de los títulos más revolucionarios de su catálogo... Y aunque no tiene tanta mecha como podía parecer en un principio, 'El Punto Muerto: Un parque paranormal' ha arrancado con muy buen pie.

Un parque de atracciones no tan normal

'El Punto Muerto: Un parque paranormal' surge de 'DeadEndia', una serie novelas gráficas de Hamish Steele sobre un parque de atracciones y un grupo de empleados que trabajan allí durante el verano. Lo que pasa es que este parque temático levantado en torno a la figura de la famosa diva Pauline Phoenix no es todo lo que parece, y eso de que el lugar de trabajo es un infierno es literal en Phoenix Parks.

La serie gira alrededor de Barney y Norma, dos adolescentes que se presentan a una peculiar entrevista de trabajo en el parque y después de lidiar con una invasión demoníaca demuestran que son perfectos para el puesto. Eso sí, pronto descubren que más allá de vigilar las atracciones y hacer rondas por el parque también tendrán que vérselas con fantasmas vengativos, brujas y una conspiración que lleva varias décadas fraguándose.

La serie de animación se plantea como una muy buena apuesta en el catálogo infantil de Netflix, y aunque esté recomendada para mayores de 7 años es fácil engancharse a ella siendo un poquito más mayor. Precisamente porque combina muy bien los elementos más "spooky" y de terror con los golpes de humor, que no resultan facilones ni caen en tratar a su público objetivo con demasiados algodones.

'El Punto Muerto' arranca con muchísima fuerza mientras nos va introduciendo más de Phoenix Parks y Barney, Norma, Boniato y la demonio Courtney, con lo que vamos conociendo a todo el grupo sin pausa pero sin prisa. Por desgracia el ritmo decae un poco hacia la segunda mitad de la temporada y da la sensación de atropello porque algunas tramas tienen que desarrollarse sí o sí.

Más espacio y más tiempo, por favor

Con esto queda un poco el regusto de que en lugar de únicamente contar con 10 episodios, la serie se habría beneficiado de una primera temporada de 12 para poder plantear mejor ciertos misterios y también dar los momentos necesarios de relleno y tonterías que nos permiten profundizar en los personajes. Porque al final, 'El Punto Muerto' trata de abarcar mucho en la poca duración que tiene, ahondando tanto en investigaciones sobrenaturales, desapariciones y los traumas y neuras de sus protagonistas. Pasa todo a la vez porque necesitamos que la temporada tenga un arco conductor, pero se va introduciendo a trompicones y luego con un cohete demasiado directo.

Dead End Paranormal Park

Aún así, 'El Punto Muerto' consigue remontar en sus últimos dos capítulos, dándonos varios momentos llenos de acción y la culminación que necesitábamos para algunas semillitas que se han ido plantando. Porque hay que decir que lo que también hace muy bien es conseguir que te encariñes de los personajes, incluso de los que te podrían matar mientras duermes. Así que el gancho para una segunda temporada se agradece, especialmente porque la serie tiene mucho potencial para mejorar.

Sin haceros spoilers y únicamente como un extra que hay que mencionar, en un momento en el que se busca censurar cada vez más en contenidos para niños, 'El Punto Muerto: Un parque paranormal' también tiene como añadido que nos presenta un reparto de personajes muy diversos y LGTBI de manera muy natural y sin hacer excesivo bombo de ello.

Sí que queda un cierto regusto de que gran parte de la trama de algún personaje gira únicamente en torno a su identidad, pero ya que vivimos en un momento en el que grandes estudios prohíben mostrar este tipo de contenido pues que un personaje de una serie infantil hable abiertamente de su identidad y los problemas que le acarrea se agradece, y mucho.

Barney Y Norma

Aunque el estilo de animación a veces se queda limitado y puede echar un poco para atrás, 'El Punto Muerto: Un parque paranormal' sigue siendo una serie divertida que merece la pena ver, sobre todo por sus valores y por la buenísima combinación de los temas y tonos que maneja. Se queda corta si la comparamos con títulos como 'Gravity Falls' y 'Steven Universe', pero la primera temporada ha demostrado que tiene potencial de sobra para crecer... ahora solo toca permitírselo.

Temas
Inicio