Compartir
Publicidad
'The Man From Earth: Holocene' o cómo continuar una película de culto con una broma de mal gusto
Críticas

'The Man From Earth: Holocene' o cómo continuar una película de culto con una broma de mal gusto

Publicidad
Publicidad

En el año 2007, el mundo del cine fue testigo de un pequeño milagro titulado 'The Man From Earth': un modesto largometraje concebido con un irrisorio presupuesto de 200.000 dólares, ocho personajes encerrados en una cabaña y un fantástico guión salido de la mente del prolífico Jerome Bixby. Una hermosa anomalía que marcó un nuevo hito entre sus congéneres con una suerte de versión de ciencia ficción low cost de, salvando las obvias distancias, '12 hombres sin piedad'.

Desde entonces, pocos filmes del género han logrado tanto con tan poco; siendo uno de los que pueden plantar cara a la obra del realizador Richard Schenkman el intachable e igualmente austero 'Coherence' —James Ward Byrkit, 2013— con el que 'The Man From Earth' comparte la esencia de la eterna serie televisiva 'The Twilight Zone' —'La dimensión desconocida'— y su capacidad de fascinar mediante el diálogo embotellado entre cuatro paredes.

Una década después del lanzamiento de la original, que alcanzó el estatus de cinta de culto gracias a su difusión —o viralización, podríamos decir— a través de plataformas de file-sharing P2P como BitTorrent, y después de una pre-producción eterna y no exenta de obstáculos, Shenkman se pone de nuevo tras las cámaras con una secuela de 'The Man From Earth' subtitulada 'Holocene' que falla estrepitosamente al ofrecer una continuación digna, sufriendo lo que parece ser una crisis de personalidad de lo más severa.

Pese a salpimentar sus dos primeros actos con pequeños retazos de él, 'Holocene' aparta a un lado el fuerte componente filosófico y existencialista que hizo tan especial al largo de 2007 para edificarse principalmente sobre el thriller más vulgar y corriente, siguiendo en esta ocasión a un grupo de irritantes y desdibujados adolescentes que creen haber descubierto el secreto del inmortal John; ahora asentado en una nueva comunidad en la que mantener oculta su verdadera identidad.

The Man From Earth Holocene2

Los encomiables esfuerzos por mantener nuestro interés de esta segunda 'The Man From Earth', centrados en alimentar el suspense e ir plantando vagos debates en torno a la teología, la fe y la condición humana, se van al traste cuando el libreto —escrito por el propio director y Emerson Brixby— pierde su rumbo, articulando sus necesarios giros a través de unas secuencias que se traducen en momentos realmente bochornosos; de esos de mano en la frente y carcajada incrédula.

Por suerte, uno de estos puntos de inflexión —tan previsible como torpe en su ejecución— deriva en un último tercio en el que se entrevé vagamente el germen que dio lugar a la 'The Man From Earth' original. Una semilla condensada en el poder del diálogo y la economía de recursos que, pese a no brillar como diez años atrás, que nos deja en 'Holocene' un buen puñado de líneas que exponen la religión tal y como se entiende hoy en día y pone en entredicho las convicciones de los creyentes más acérrimos.

The Man From Earth Holocene1

No resulta, ni mucho menos, sorprendente, que 'The Man From Earth: Holocene' encuentre su mayor virtud en los pasajes dominados por la palabra; especialmente en aquellos capitaneados por un David Lee Smith que vuelve a encandilar en su papel de John. Desgraciadamente, ni estos momentos poseen la garra que cabria esperar a juzgar por los precedentes, ni son los suficientes como para limpiar la imagen de intriga de saldo de esta secuela innecesaria a la que su secuencia post-créditos termina de confirmar como una especie de broma de mal gusto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio