Compartir
Publicidad

'Jerome Bixby´s The Man from Earth', creyendo lo increíble

'Jerome Bixby´s The Man from Earth', creyendo lo increíble
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estos tiempos donde ir al cine nos resulta tan caro y donde internet nos facilita el acceso "gratuito" de casi todo lo que queramos ver, en estos tiempos donde la oferta cinematográfica es descomunal, en estos tiempos donde cada vez estamos más cansados del caro y vacío cine comercial norteamericano, una película como 'The Man from Earth' merece ser destacada. Un título que se ha hecho un hueco gracias a internet y al "boca a boca". En poco tiempo se ha convertido en un film de culto, para alegría del productor, que incluso ha agradecido el hecho de que todo ser vivo se la esté bajando gratuitamente de la red. ¿Sus armas? Ocho personajes en una casa, hablando. Eso es todo. Y engancha.

'Jerome Bixby´s The Man from Earth' (2007) comienza con una pequeña fiesta de despedida; un profesor se marcha del lugar, tras diez años, y sin ninguna explicación. Los compañeros le insisten y finalmente reciben una respuesta: ese amigo al que están despidiendo afirma ser un hombre prehistórico que no ha envejecido desde hace 14.000 años. Sus amigos se lo toman a broma, luego por un ataque de locura... hasta que empiezan a hacerle todo tipo de preguntas y el hombre responde con demasiada rapidez y convicción. ¿Será verdad o es todo un gran cuento?

El póster de la película
En esta película sorprenden muchas cosas. Especialmente, podría resumirse en que en unos 85 minutos se nos cuenta una historia fascinante con unos recursos mínimos. Una historia de ciencia ficción donde no hay efectos especiales, donde no hay acción ni "mano" del ordenador, sólo ocho personajes dialogando en apenas un par de escenarios (el salón de la casa y la entrada de la misma). Hace poco me refería a mi afición por este género y un lector (de nombre Masp) me decía que parecía pesimista. Bueno, algo. Y con razón, creo. Es muy raro ver ciencia ficción de calidad hoy día. Todo se resume a pantallas verdes donde los técnicos construyen mundos recargadísimos de detalles que han pillado de todas partes y un interminable número de bichejos y seres feísimos, secuencias de acción sin sentido y el romance tontorrón de turno; nada de encanto, nada de personajes de carne y hueso, nada de inteligencia, nada de pasión. Y el problema no es que no haya buen material, hay obras extraordinarias (al gran Philip K. Dick, por ejemplo, recurren cada dos por tres), pero parece que no hay directores ni productores que se tomen en serio el género. Se centran más en el público joven que en el adulto y en los efectos más que en el contenido; se cargan la base.

Pero sigamos con este "hombre de la Tierra"... Los principales responsables del sorprendente resultado de la película son su director, Richard Schenkman, Jerome Bixby, autor del magnífico guión, y el protagonista, el actor David Lee Smith. Schenkman tiene en sus manos un material muy inteligente pero a la vez muy complicado, muy difícil de mostrar en pantalla. Como digo, apenas son varias personas hablando en un salón. ¿Cómo llenas una película con esos ingredientes y lo haces sin que el espectador se aburra? Sin muchas opciones, el realizador se muestra hábil, variando de plano lo justo para que no nos canse la situación, siempre con una puesta en escena sencilla y efectiva, sin mucho movimiento, aprovechando el plano al máximo y acercándose a los actores cuando es necesario. Por supuesto, el guión de Bixby es fundamental, definitivo, para que todo funcione, es la clave de la historia. Y tampoco hay que dejarse atrás a Smith, que resulta increíblemente misterioso, apenas hace nada pero parece que podría convencerte de cualquier cosa que dijese; un actor que desde ahora ha dejado de ser un desconocido (al parecer participa en una de las series de CSI, ¿qué tal lo hace?).

Smith está perfecto, pero el resto del reparto no desentona en ningún momento. Quizá en alguna ocasión, alguno se muestra demasiado violento, teniendo en cuenta que lo normal es que creyese que el protagonista está loco (¿y tiene sentido enfadarse tanto por eso?), pero en general están todos más que bien, destacando el veterano Tony Todd, que es el personaje que más en serio se toma todo el asunto y el que mejores preguntas y reflexiones hace. En este sentido, es increíble lo que consigue la película. Que estés ahí pendiente, interesadísimo, pensando... ¡y queriendo participar! No sé si os pasó a vosotros, pero yo me quedé con las ganas de levantar la mano y hacer un par de preguntas al supuesto hombre prehistórico. Hacia el final, hubo una que a los compañeros se les olvidó hacer, pero me la guardo, porque sería desvelar el, por cierto, magnífico desenlace. Tiene uno de esos finales que una vez han pasado por tus ojos, y salen los créditos, piensas sólo podía acabar así.

Pensar. Eso es lo mejor de esta película. Que hace pensar. No, no es fácil encontrarse con algo así en el cine actual. De ahí que sea ésta una película tan recomendable. Evidentemente, no es una obra cumbre del género, no es una maravilla, no te deja con la boca abierta. Con tan pocos recursos, con tan poca salsa en lo que a número de personajes y escenarios se refiere, es normal que a veces pienses que le falta algo, un poco de movimiento, un poco de intriga, un poco de acción... Pero sí es de las que se vuelven a ver (quizá porque dura poco, sí). Es un film muy interesante, muy destacable en el panorama actual, diferente, extraño. "Sólo" eso...

Así que, con el visto bueno del productor del film, sólo me queda recomendar desde aquí el visionado tranquilo de 'Jerome Bixby´s The Man from Earth', una obra que consigue, con casi nada, que te llegues a creer una historia increíble, que lo cambia todo. Una buena película que quizá nunca llegue a estrenarse en nuestro país; gracias internet.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio