Publicidad

'The Politician': la comedia política de Netflix entretiene en una temporada 2 a la que se le notan las costuras
Críticas

'The Politician': la comedia política de Netflix entretiene en una temporada 2 a la que se le notan las costuras

Este 2020 está siendo tan abundante en giros y cambios de conversación social, que la temporada 2 de 'The Politician', que llegó a Netflix este pasado viernes, se siente pasada de moda. O, por lo menos, no ha acertado en cuanto a la relevancia del tema principal por la que aboga Payton (Ben Platt) en su nueva campaña.

Tras el descalabro (o la decepción) que ha supuesto 'Hollywood', tenía ganas de ver qué nos ofrecían Ryan Murphy, Brad Falchuck e Ian Brennan en estos nuevos episodios de su sátira política. Y, si bien la pasada temporada me gustó bastante, en esta creo que no ha estado tan fino como hubiera deseado.

Tal como nos adelantó el final de la primera temporada, Judith Light y Bette Midler encarnan a las antagonistas de estos siete episodios, como la rival a batir en las elecciones al senado del estado de Nueva York. Una carrera llena de trucos y trapos sucios en la que el joven político se hace paladín de la causa del cambio climático.

Un cambio de escena... y de nivel político

Las diferencias en cuanto al tono entre las temporadas 1 y 2 de 'The Politician' vienen dadas, lógicamente, por el cambio de escenario: de política estudiantil a una política "real". Los personajes han crecido y son adultos, pero todavía están verdes por muy preparados que se vean para lanzar una campaña senatorial.

Pero, igualmente, mantiene esa línea del interés. Del abogar por esta causa porque es lo que le va a hacer ganar los votos de los jóvenes e implicarles en unas elecciones de este calibre. Quizás si 'The Politician' hubiese estrenado su temporada 2 en otro momento, no se sentiría tan desconectado del debate actual. Pero no por ello es menos importante hablar de cambio climático, aunque sea del modo satírico de Murphy.

Nuevamente los guionistas ofrecen un nuevo plato de su tenaz y habitual mezcla de humor, diversidad, juventud, la cultura woke, la de la cancelación y la consciencia de cómo se usan todos estos temas en la conversación sociopolítica.

Pero, a su vez, es algo frustrante lo poco que se detiene el guion en sus personajes. Sobre todo en su protagonista. Sí que es cierto que la secuencia de créditos presentan a Payton más como un constructo que como una persona real. Pero, por mucha gracia que nos haga el ver a un político tan confeccionado como este, uno no está seguro de quién es en realidad.

Una temporada a la que se le han notado más los defectos

Politician 205 Sg 00008r

Creo que en líneas generales se han notado más los defectos, por otro lado habituales, de las creaciones de Murphy al darse a la gratuidad del tono gamberro sin justificar. Esto causa la sensación de abusar de un relleno que se hace patente cuando los penúltimos episodios funcionan bastante mejor debido a su longitud acortada.

La temporada 2 de 'The Politician' sigue representando esa "marca" de las producciones de Murphy, Falchuck y Brennan a la hora de abordar sus temas y, de hecho, no te sorprendes por cómo se tiene que decidir el resultado o las ideas de bombero que pululan a lo largo de estos siete capítulos.

Sin embargo, estos episodios se muestran como un paso atrás respecto a lo anterior. Sigue teniendo cierta chispa, sigue proporcionando unos episodios entretenidos pero deja la sensación de que podría haber sido mucho mejor.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios