Compartir
Publicidad
'X-Men: Fénix Oscura’: la saga más mítica de los cómics vuelve al cine para cerrar un ciclo
Críticas

'X-Men: Fénix Oscura’: la saga más mítica de los cómics vuelve al cine para cerrar un ciclo

HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

Aunque parezca que fue ayer, ya han pasado prácticamente veinte años desde que los X-Men debutasen en la gran pantalla, embutidos en cuero negro, de la mano de Bryan Singer. Desde entonces, los casi sexagenarios personajes de Jack Kirby y Stan Lee han vivido un periplo cinematográfico similar al recorrido de una montaña rusa, marcado por ascensos, caídas, muertes y resurrecciones.

Dejando a un lado los spin-off y centrándonos exclusivamente en las cintas colectivas, es de rigor alabar el arranque de la saga en el año 2000 y, más concretamente, su continuación en una 'X-Men 2' que elevó notablemente las cotas de calidad para, después, defenestrarlas en la terrible 'La decisión final'. Una inestabilidad que se repetiría tras el magnífico reinicio 'Primera generación'; probablemente, la mejor de la franquicia, y a años luz de las decepcionantes 'Días del futuro pasado' y, sobre todo, 'Apocalipsis'.

Con 'X-Men: Fénix Oscura', Fox tenía una oportunidad de oro para resarcirse y salir del ruedo por la puerta grande, dando el cierre definitivo que los mutantes marvelitas merecían a estas dos décadas. Pero lejos de un colofón a la altura, Simon Kinberg ha dado el salto a la dirección con un nuevo déjà vu, deslavazado e impersonal que, pese a sus aciertos puntuales, vuelve a desperdiciar uno de los arcos argumentales más célebres de la Patrulla X comiquera.

Borrón y cuenta nueva

Hablar de 'Fénix Oscura' es hacerlo de lugares comunes. De esos tópicos, antaño novedosos e incluso frescos, sobre los que llevan edificándose los guiones del subgénero desde sus primeros coletazos. Grandes poderes latentes, culpabilidades enterradas, traumas ocultos que desatan debacles una vez salen a la luz... una colección de recursos que, más allá de sus nuevos ángulos puntuales, no logran evitar transmitir la sensación de estar ante un largometraje que hemos visto con anterioridad en numerosas ocasiones.

Esto último se extrapola igualmente al villano de la función, la enésima muestra de ese mal endémico del cine superheróico que es la construcción de sus antagonistas. Una vez más nos encontramos ante un adversario cuyo background brilla por su ausencia, con unas motivaciones genéricas repetidas hasta la saciedad y una falta carisma que Jessica Chastain, tan magnética como de costumbre, consigue compensar in extremis.

Dark Phoenix Bv 0150 V0028 Snl 1231 Rgb

Igualmente desfigurado, y esto es aún más incomprensible teniendo en cuenta su trayectoria, está un plantel protagonista cuyo tratamiento no refleja los cuatro largometrajes que llevamos junto a él. Algo especialmente decepcionante si nos fijamos en Jean Grey, cuya historia, pese a funcional, no hace honor a la saga de Chris Claremont y John Byrne, cayendo en los terrenos de la previsibilidad y pidiendo a gritos un desarrollo más pausado y elaborado.

Por suerte, un reparto cumplidor —aunque sin alardes— se las apaña para enmendar lo desdibujado de sus papeles, destacando, como cabría esperar, un dúo compuesto por James McAvoy y Michael Fassbender que convierten en oro —o, al menos, en plata— todo lo que tocan, y que ya han interiorizado por completo sus roles, y una Sophie Turner cuyas limitaciones como actriz son inversamente proporcionales a su incontestable presencia frente a la cámara.

Telemmglpict000199487991 Trans Ek9vkm18v Rkiph9w2gmntm3najpw 2 Ovjcis6cocu

A esto debemos sumar lo eficaz de unas set pieces notablemente ejecutadas y planificadas con solvencia, que lucen a un buen nivel y rescatan el conjunto del sopor de su narrativa; mención especial para la escaramuza en Nueva York o para el asalto al tren que sirve de antesala al soso clímax de la película, intenso y, al igual que el resto del filme, formalmente elogiable.

Pese a no alcanzar los niveles de mediocridad de 'Apocalipsis', 'X-Men: Fénix Oscura' no deja de ser una enorme decepción que vuelve a evidenciar que el desgaste progresivo de la franquicia había alcanzado un punto de no retorno. La esperanza ahora radica en que, después de su último estertor, los mutantes vuelvan a resurgir de sus cenizas pasada una buena temporada integrados en el Universo Marvel. Y si es con una adaptación del 'Astonishing X-Men' de Joss Whedon, mejor que mejor.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio