Publicidad

'Years and Years': la última maravilla de la BBC es una sorprendente alternativa a 'Black Mirror'
Críticas

'Years and Years': la última maravilla de la BBC es una sorprendente alternativa a 'Black Mirror'

Publicidad

Publicidad

Sobre 'Years and Years', la nueva serie de Russell T. Davies ('Doctor Who', entre otros), podemos decir dos cosas que parecen opuestas: la primera es que es una visión del futuro algo tramposa; la segunda es que es verosímil e incluso relevante. Puedes poner el primer episodio y no dejar de ver sus defectos o ser conscientes de ellos y cuando te has dado cuenta has devorado casi entera la serie.

Así de buena es la última joya que nos ha regalado BBC en la temporada primaveral. Una miniserie (yo espero que la "ascendan" a serie, la verdad) de seis episodios que se puede ver en HBO España en la que nos encontramos con la historia de una familia británica durante los próximos quince años. Años repletos de cambios tecnológicos, políticos y sociales que vapulearán a la civilización.

El primer episodio nos catapulta al año 2024. Durante estos años se han empezado a notar los efectos del cambio climático; Rusia ha invadido Ucrania; China ha construido toda una isla artificial para sus cosas militares y gubernamentales y las tensiones están que saltan con una Estados Unidos sufriendo el último año de mandato de Donald Trump, dispuesto a hacerse notar hasta el último momento.

De todo esto es testigo la familia Lyon, residentes de Manchester. Danny (Russell Tovey), funcionario del ayuntamiento encargado de acoger a los refugiados que vienen de Ucrania, entre los que estará Viktor (Maxim Baldry), de quien se enamorará; Rosie (Ruth Madeley), madre soltera de dos hijos que trabaja en un comedor escolar; Edith (Jessica Hynes), activista política; Stephen (Rory Kinnear) y Celeste (T'Nia Miller), asesor financiero y contable respectivamente y padres de dos hijas.

Finalmente está la abuela (Anne Reid), en cuya casa de campo celebrará la familia sus reuniones, fiestas y tragedias mientras ven cómo el mundo tal y como lo conocen se va a la mierda a través de, entre otras cosas, el ascenso político de Viv Rook (una Emma Thompson impagable), una empresaria deslenguada y populista que se hizo famosa por decir en una tertulia que el conflicto palestino israelí le "importaba una mierda".

Tonteando con terrenos "Black miror-ianos"

Al igual que hacen series como 'Black Mirror', en 'Years and Years' la tecnología se convierte en una herramienta para contar el drama humano que conlleva y cómo va transformando irremediablemente a la sociedad. Aquí es bastante interesante ver la historia de Bethany (Lydia West), la hija mayor de Celeste y Stephen y su relación con la tecnología.

Tras un tiempo preocupados porque su hija se refugia detrás de filtros "snapchat" (las típicas máscaras de perretes y demás) "en vivo", Bethany confiesa a sus padres que es transhumana y que piensa convertirse en una máquina y subir su consciencia a la nube.

Davies coquetea, de hecho, con los tropos del cyberpunk (quizá más biopunk): una sociedad abocada a una distopía en un futuro cercano, omnipresencia de la tecnología y la globalización en la nube y cómo ello transforma la sociedad. Claro, el hecho de que ya estemos en ese tipo de "futuro" hace que no percibamos tanto el componente cyberpunk de la serie excepto en este caso de implantes biotech.

El de Bethany es un caso extremo y con grandes implicaciones morales y éticas de lo que nos podemos encontrar en la serie en un ejercicicio de anticipación: comida completamente artificial, disruptores de señal del tamaño de un bolígrafo, robots caseros, huellas dactilares falsas, reconocimiento de seguridad por aliento...

Una distopía en familia: paso a paso

Years Years 5d0cf92f384b5

Aunque la comparación con 'Black Mirror' es inevitable y válida, es verdad que puede lleva a error. En realidad, lo que pretende Russell T. Davies en los seis episodios de 'Years and Years' es mostrarnos toda la secuencia de pequeños pasos que pueden llevar a crear una distopía y cómo estos afectan a una familia normal y corriente.

A un ritmo de más o menos un año por episodio, 'Years and Years' no muestra la Gilead de 'El cuento de la criada' o la Inglaterra fascista de 'V de Vendetta', sino su precuela. El mundo en general, y el personaje de Emma Thompson en particular nos lleva a ese futuro, poco a poco y de manera tan trepidante como suave que llegados a cierto punto uno ya no reconoce cómo comenzó todo.

Con sus trampas y costuras evidentes incluidas, nada de lo que nos muestra Davies nos parece imposible: colapsos bancarios, crisis de refugiados, una oleada de inestabilidad política en toda Europa (incluyendo una revolución de ultraizquierda en España), apagones causados por hackers, terrorismo, temporales de lluvias que han pasado de ser noticioso a ser el pan nuestro de cada día...

Y todo esto encapsulado en un drama familiar bastante diferente y de estos que estaríamos viendo durante mil episodios más. Y no precisamente tanto por la familia en sí, ya que el ritmo de la serie no invita a profundizar demasiado en ellos, sino por sus vivencias y sus sufrimientos... y sí, la esperanza que nunca se agota en el seno de la familia Lyon.

En 'Years and Years' nos encontramos al Russell T. Davies de 'Queer as folk' por su modo de contar el drama familiar y con el de 'Doctor Who' en su modo de usar la ciencia ficción para reflexionar sobre miles de asuntos y, sí, emocionarnos con la historia de esta familia en una miniserie única.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir