Qué ver en streaming: una de las películas más ambiciosas de Spider-Man que resume el estado actual de Marvel
Estrenos

Qué ver en streaming: una de las películas más ambiciosas de Spider-Man que resume el estado actual de Marvel

Marvel no está teniendo la transición más fácil del mundo con la Fase 4 de su Universo Cinematográfico, teniendo que ir preparando los próximos años de supermovidas tras el cambio de ciclo que supuso 'Vengadores: Endgame'. No les han faltado producciones, que han ido llegando a paladas tanto en salas de cine como en series para streaming, pero la mayoría han tenido problemas para generar el entusiasmo que parecía generalizado e inquebrantable hace años.

La más cercana a ello ha sido, irónicamente, una que condensa todo lo que representa esta nueva fase del UCM. En aspectos positivos pero también los negativos, que no están siendo pocos. En este panorama de bombardeo, la única garantía para Marvel Studios -y también para los cines en su momento- fue 'Spider-Man: No Way Home', que desde hoy está disponible en streaming vía Movistar+.

Ganar por acumulación

No vale la pena detenerse en lo que sería la premisa de la película. Hasta las mismas sorpresas de la trama fueron desveladas en campañas de promoción que trataban de jugar con la ambigüedad pero estaban haciendo guiños y codazos que hasta se podían escuchar. Intentaré no entrar en muchos detalles, pero hace meses que están claras las grandes cartas que quiso jugar esta película hace meses.

Y es difícil negar que no le funcionasen. Los detalles dirigidos de manera directa a los fans, explotando de manera muy notoria una nostalgia -las películas de Marvel ya llevan rondando lo suficiente para tener su propia nostalgia- que deje una clara sensación de satisfacción cómoda para los que disfrutan reconociendo lo que ven en pantalla. En esos aspectos, la película de Marvel Studios resulta acertada.

Y es más apropiado mencionar a Kevin Feige y su compañía que el nombre de Jon Watts, que con cada película del héroe arácnido ha ido haciéndose cada vez más invisible -quizá por eso estuvo a punto de hacer el reboot de Los Cuatro Fantásticos-. No es un secreto que la manera de operar este universo ha conllevado dejar al margen las voces autorales y jugar casi todo a lo que deducen que funcionará en sus fans -y suelen acertar-.

Quitando esfuerzos como 'Eternals' o 'Doctor Strange en el multiverso de la locura' donde parecen haber aflojado un poco las riendas, la mayoría han sido regidas por algoritmo. 'Spider-Man: No Way Home' es ejemplo claro.

'Spider-Man: No Way Home': un gran poder y esas cosas

Aquí tenemos una película que, tras varias sesiones de brainstorming, consiguió una lista clara de puntos claves que había que tocar, pero no determinó la mejor manera de llegar a ellas. Existe poco tejido conectivo entre escenas y momentos, queriendo llegar a ellos como sea esperando que eso distraiga de su descompensado tono.

Una primera mitad tratando de mantener la ligereza que había caracterizado la etapa de Tom Holland y una segunda tratando de aparentar profundidad emocional y reverencia al personaje muestra algunas de las fallas al intentar consolidar la película. Da la impresión de que la película no termina de tener claro si quiere mantener intimidad o quiere tirar a saco con el macroevento que prepara. Así queda, al mismo, tiempo, una película muy dispersa para ser pequeña y demasiado escasa para pretender ser de gran escala.

Al final, 'Spider-Man: No Way Home' quiere tener tantos platos girando que se le tambalean todos demasiados. Termina cayendo más o menos de pie, porque tienen una fórmula establecida para que nada resulte un desastre catastrófico -y tampoco tengan tantos aciertos destacados- y sabe jugar bien cuando saca las cartas más gordas. Pero también es una película desequilibrada a nivel emocional que quiere dejarte con la sensación abrumadora de evento satisfactorio. Un poco el emperador desnudo de Marvel, aunque es cierto que esa metáfora puede resumir su estado actual.

Temas
Inicio