Compartir
Publicidad
¿Qué te ha pasado, Óscar? La exquisita ‘First Man’ es la gran derrotada por anticipado con solo cuatro nominaciones técnicas
Oscars

¿Qué te ha pasado, Óscar? La exquisita ‘First Man’ es la gran derrotada por anticipado con solo cuatro nominaciones técnicas

Publicidad
Publicidad

Mejores efectos visuales. Mejor diseño de producción. Mejor diseño de sonido. Mejor mezcla de sonido. Esas son las únicas cuatro insultantes categorías (para una producción así) a las que ha sido nominada la estupenda 'First Man (El primer hombre)', un viaje alucinante al espacio interior de un hombre torturado. La flamante nueva película de Damien Chazelle ha sido sospechosamente olvidada este año.

El increíble caso de la rapsodia descafeinada

Todos nos reímos mucho cuando en la Academia anunciaron que, qué diablos, por qué no premiar también a la película más popular. Por qué no proporcionar una (in)necesaria palmadita en la espalda del blockbuster millonario y no solo apoyar trabajos excepcionalmente realizados y valga la redundancia, académicos.

Pero qué más da si se han retractado o no de eso, si total, es lo único que han hecho durante los últimos meses: retractarse. Aunque en ese caso, en realidad, no lo han hecho. Lo han amplificado hasta unos límites tan increíbles que las nominaciones de este año parecen hechas así:

Pero vayamos por partes.

Aún no nos hacemos la idea del solar que dejó Harvey Weinstein tras el mayor escándalo de la historia de Hollywood y resulta que 'Bohemian Rhapsody', no te lo pierdas, la película 220 del Top histórico de Imdb, biopic rancio y caduco con aires de telefilm firmado por Bryan Singer, opta a cinco premios. Tres de ellos, de los gordos.

Sí, tres. Porque el montaje, la edición, es un arte. Y la película de Damien Chazelle cuenta con un montaje de su habitual editor, Tom Cross, premiado en su momento por su frenético trabajo en 'Whiplash'. Pero no está nominado. A pesar de ser un clarísimo ejemplo de narrativa marca de la casa de su productor: Steven Spielberg.

Por su parte, la película sobre el líder de Queen está dirigida por el ex-niño prodigio Bryan Singer, realizador de prestigio con buen ojo para la taquilla pero a quien apuntan muchos dedos escandalizados desde hace ya muchos años.

Hace nada veíamos como los premios BAFTA retiraban su candidatura como director de 'Bohemian Rhapsody', película de la que fue despedido pero que, en la que, sorpresa, aparece acreditado como director a pesar de haber contado con los servicios de Dexter Fletcher. Ya veremos si la cosa cambia tras el presumible éxito (o no) de 'Rocketman'.

No sin mi cráter

Ni todos los premios a Guillermo del Toro del año pasado pueden hacer olvidar al espectador el bochorno de la edición anterior a la suya. Sí, la de Warren Beaty y el premio fantasma a 'La La Land' que en realidad era para 'Moonlight' en un bochornoso acto de llamada de atención racial. La Academia decía a grito pelado: "nos importáis". Aunque lo gritaban muy mal. La Academia de Hollywood está en deuda con el Chazelle.

Puede que para compensar la escasez de artistas negros del último año (Jordan Peele, te queremos), la Academia ha decidido nominar a películas "negras" y así lavar (o lo que sea) un poco su imagen. El problema es que esas películas no son superiores a, por ejemplo, 'First Man'.

Seamos serios, ni 'Black Panther' ni mucho menos 'Infiltrado en el KKKlan' son dos obras a la altura de los mejores títulos de sus responsables o estilos. El 'Hulk' de Ang Lee, una de las mejores adaptaciones de cómic de la historia o cualquier película personal (de verdad) de Spike Lee son superiores.

De todos modos, lo más sangrante comparando estas películas es la ausencia absolutamente ilógica, inexplicable, de la banda sonora de Justin Hurwitz, que ya sabe lo que es ganarlo trabajando con Chazelle y que, ojo, se llevó el Globo De Oro de este año por su exquisito trabajo en la película sobre Amstrong. Si alguien se explica que no aparezca entre los candidatos, que me lo explique. Como la ausencia de Linus Sandgren, director de fotografía.

Tampoco podemos pedir mucho más a una ceremonia que no tendrá presentadores (de momento, no vaya a retractarse alguien otra vez) y que va como pollo sin cabeza, tomando decisiones ridículas para dar marcha atrás constantemente. Será gracioso ver la respuesta de la audiencia y el reparto del botín, porque las risas estarán garantizadas.

Aunque qué más dará todo eso si al final va a ganar la película más académica de todas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio