Compartir
Publicidad

'Friends With Better Lives', víctima inocente del éxito de su cadena

'Friends With Better Lives', víctima inocente del éxito de su cadena
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Friends With Better Lives' es una de esas series que nacen condenadas al fracaso. En primer lugar, CBS la metió en el cajón hasta el pasado mes de abril, cuando la audiencia está más que hastiada de televisión y lo último que necesita es una serie nueva en la lista. En segundo lugar, no tiene ninguna premisa atractiva, más allá del sempiterno grupo de amigos peculiares. Y, por último, se emite en CBS, la cadena con mayor número de espectadores totales (los "ratings" son otro tema) y con la parrilla más estable de Estados Unidos.

Por si esto fuera poco, colaron su estreno tras el capítulo final de 'Cómo conocí a vuestra madre', un caramelo envenenado que obligaba a la serie a ser un éxito rotundo si quería renovar por una segunda temporada. Al final todo ha ido como se esperaba: un comienzo decente que se ha ido desinflando en semanas posteriores hasta acabar fuera de la parrilla y con un buen porrón de capítulos aún pendientes de emitir. James Van Der Beek no se merece esto, y el buen rollo que desprende la serie tampoco.

'Friends With Better Lives' es una sitcom llena de tópicos, donde seis amigos en situaciones sentimentales diferentes (soltera, divorciado, casados y prometidos) comparten historias de lo más variopinto. Humor básico, con alto contenido en bromas sexuales, segundas intenciones y situaciones vergonzosas. El humor que convenció en los 90 y convencerá dentro de 30 años, adaptado a la situación de cada momento, claro está. Quizá esta falta de originalidad haya sido uno de los motivos de fracaso, aunque hablar de originalidad en una cadena como CBS es para echarse a reír.

Pero lo cierto es que, más allá de los prejuicios, la serie de James Van Der Beek y Kevin Connolly consiguió rápidamente lo que muchas series tardan meses, incluso años, en conseguir: una total caracterización de sus personajes. Tras dos episodios conoces perfectamente a los seis protagonistas (¡me sé incluso sus nombres!), cuáles son sus limitaciones, debilidades y puntos fuertes. Crea rápidamente una dinámica de grupo atractiva con la que es fácil comulgar, y por si eso fuera poco, consigue hacer reír, que es lo mínimo que se le puede pedir a una comedia.

Su muerte es inevitable, y es ya la segunda serie que le cancelan a James Van Der Beek en poco más de un año. A pesar de que 'Don't trust the B in Apt. 23' consiguió renovar por una segunda temporada en ABC, sus últimos episodios acabaron siendo emitidos por internet debido a la baja audiencia. Dawson ha crecido, pero por el momento no ha conseguido triunfar.

En ¡Vaya Tele! | ¿'Friends with better lives', otra comedia de treintañeros? No, gracias

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio