Publicidad

'A la conquista del Congreso': Netflix trae la historia de Alexandria Ocasio y cómo la clase trabajadora derrotó al poder económico
Críticas

'A la conquista del Congreso': Netflix trae la historia de Alexandria Ocasio y cómo la clase trabajadora derrotó al poder económico

Publicidad

Publicidad

Érase una vez una mujer de 28 años que en plena era Trump quiso enfrentarse a la maquinaría política que llevaba en funcionamiento varias décadas. "Si los demócratas que se postulan no defienden los intereses de la clase trabajadora, busquemos nuevos candidatos que sí lo hagan".

Con esta premisa como base, 'A la conquista del Congreso' narra la historia de Alexandria Ocasio y otras tres mujeres que se presentaron a las primarias demócratas del 2018, con el objetivo de reformular el poder político desde la ciudadanía.

Cuatro historias para comprender los problemas de Estados Unidos

En América un amplio porcentaje de la población no tiene acceso a dos derechos que en España asumimos como inherentes desde hace décadas: el acceso a sanidad y educación pública. No son pocos los jóvenes que para ir a la universidad tienen que pedir un crédito o los casos de personas que sortean una enfermedad sin seguro médico.

Por eso, no es casualidad que 'A la conquista del Congreso' ('Knock Down the House') tome como hilo conductor la historia de cuatro aspirantes a las primarias demócratas que han vivido en primera persona las injusticias de un sistema privatizado hasta la médula. La máxima de todas ellas pasa por defender los derechos de la clase trabajadora desde una administración pública que está corrompida por los congresistas que la lideran.

Alexandra Ocasio, Amy Vilela, Cori Bush y Paula Jean Swearengin son la punta de lanza femenina de un movimiento apodado como Justicia Demócrata y que en 2017 se centró en buscar candidatos externos para competir frente a los políticos tradicionales. La legislatura de Donald Trump ha tenido consecuencias desvastadoras en la política migratoria americana, pero también un efecto despertador que ha visto en la victoria del empresario republicano la necesidad de reformular la izquierda americana.

Tal y como refleja la carrera hacia el Congreso de estas cuatro mujeres, el problema político no es solo Trump, sino la presencia de políticos que llevan toda la vida viviendo de un puesto público, pero rinden cuentas a la industria farmacéutica o el sector inmobiliario y no a los ciudadanos.

Joe Crowley no solo es un ejemplo de este tipo de praxis, sino también el candidato que lleva más de 20 años siendo congresista del Bronx y al que Ocasio tiene que derrotar por puro sentido común: ya no defiende los intereses de las clases trabajadoras del distrito que le paga un sueldo.

'A la conquista del Congreso': visionado crítico y didáctico pero sin sorpresas

Desde el principio, el documental hace especial hincapié en la figura de Ocasio- Cortez y en lo que supone para ella la carrera hacia el Congreso. Nos muestra cómo se gana la vida trabajando de camarera en dos locales diferentes y su voz en off narra las dificultades económicas en las que se ha visto envuelta. Tras la muerte de su padre y perdida del comercio familiar, ayudó a evitar el desahucio de su casa compatibilizando turnos en la hostelería de hasta 18 horas.

A la Conquista del Congreso

Fueron estas experiencias vitales las que la formaron como candidata política y la llevaron a empezar una campaña sin apenas recursos, pero con la energía suficiente para patearse el Bronx pidiendo el voto: "debemos tener el coraje para defender a los trabajadores y luchar contra los intereses corporativos", apunta Ocasio, en una escena del documental.

Y, aunque la historia de Ocasio Cortez tiene la fuerza suficiente para sustentar el peso de todo el relato, la realizadora Rachel Lears ha preferido contarlo perfilando la historia como un fenómeno ejecutado por cuatro mujeres. Pero aun así chirría y desde el inicio el espectador se espera el desenlace. El foco y el filtro de heroicidad situados sobre Ocasio desde el inicio hacen que veamos a las otras candidatas como meros elementos para perfilar la historia y detallar el movimiento político que se estaba fraguando en la izquierda americana.

Por mucho que la historia sea inspiradora y el documental nos muestre parte del problema derivado del lobbismo falla en la ejecución y la gestión de la información. En lugar de tratar a las cuatro congresistas por igual para que la victoria de Ocasio nos sorprenda al final, desde el principio los planos y el minutado dedicado a ella dejan claro que es la protagonista y la vencedora del movimiento demócrata. La directora no deja nada para la imaginación y prefiere masticarle la historia al espectador que dosificar la información y jugar con el misterio.

Mientras títulos como 'Leaving Neverland' o 'The True Cost' consiguen sorprendernos al repartir la información a lo largo del metraje y, así, aportar detalles que no te esperas al leer la sinopsis del documental, en 'A la Conquista del Congreso' sucede todo lo contrario. Si en la historia sobre los abusos de Michael Jackson jamás hubieses esperado que los niños protagonistas tuviesen sentimientos hacia el cantante, en el documental de Netflix la imagen promocional ya dejaba entrever que más que la historia de cuatro mujeres, era la de una de ellas por encima de las del resto.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir