'La casa del dragón (1x09): un apasionante y salvaje episodio que perfila la inevitable guerra civil de los Targaryen
Críticas

'La casa del dragón (1x09): un apasionante y salvaje episodio que perfila la inevitable guerra civil de los Targaryen

Una de las mejores costumbres de 'Juego de Tronos' era que el noveno episodio de cada temporada era el más potente de todos, sirviendo para cerrar varias de las tramas abiertas en capítulos anteriores. A su manera era el verdadero final de temporada, con el décimo funcionando más para ir perfilando lo que nos llegaría en la siguiente entrega.

Seguro que no era el único que tenía curiosidad por saber si 'La casa del dragón' iba a mantener esa tradición con 'El consejo verde', pero una vez visto parece que el gran punto álgido llegó con 'El señor de las mareas' y que tanto el episodio de esta semana como el de la que viene van a servir para perfilar la guerra civil de los Targaryen conocida por el nombre de la Danza de los Dragones. Ojo, eso no quita que 'El consejo verde' sea genial y que la serie de HBO Max haya vuelto a demostrar lo estupenda serie que es.

Cuidado con los spoilers de aquí en adelante

La sucesión de Viserys

Tras unos primeros compases marcados por un tono más dramático al descubrirse la muerte de Viserys, 'El consejo verde' pasa a ir mostrando los diferentes pasos dados para concretar un Golpe de Estado basado en el supuesto deseo del personaje interpretado por Paddy Considine poco antes de perder la vida. Apenas son necesarios unos minutos para que la tensión se adueñe del episodio, y si la música de Ramin Djawadi ya brillaba en el arranque del episodio, lo hará aún más a medida que sean evidentes los pasos que han de ir dándose para coronar como nuevo rey a Aegon.

Eso sí, la música brilla por su ausencia hasta que esa reunión del consejo real acaba de forma abrupta con la decisión del comandante de la Guardia Real de lavarse las manos hasta que exista un nuevo rey. Ya antes había quedado claro que él no estaba alineado con las pretensiones de la mayoría del consejo cuando Criston Cole acalla la única voz disonante de forma brutal y pronto queda claro que el resto ya se había ido preparando para verse en esta situación. Bueno, con la excepción de Alicent, cuyas dudas sobre la conveniencia de ejecutar a Rhaenyra está claro que solamente servirán para alargar más el inevitable conflicto.

Todo lo que viene después está encaminado a la proclamación de Aegon como nuevo rey y a la necesidad de asegurarse de que no vaya a ser algo efímero. Eso divide a los personajes principales con diferentes misiones. Por un lado vuelve a quedar claro que el hijo mayor de Alicent y Viserys no es ni mucho menos la opción ideal para ser el nuevo ocupante del Trono de Hierro. Ni siquiera él mismo está convencido y al final solamente la inesperada decisión de Rhaenys de no arrasar con todo permite que su reinado dure más de unos segundos.

La Casa Del Dragon El Consejo Verde

De todas formas, tiene sentido que así sea. Del mismo modo que Alicent no quería saber nada de matar a Rhaenyra en el consejo inicial, aquí pega que el personaje con el rostro de Eve Best no zanje todo de forma repentina. A fin de cuentas, perfectamente podrían haberla ejecutado como a otros disidentes que no quisieron reconocer las aspiraciones de Aegon, por no mencionar la iluminadora charla que Rhaenys y Alicent tienen mediado el episodio.

Al final, el problema es que los dos aspirantes al trono tienen buenos motivos para justificarse y que al mismo tiempo existen pegas muy importantes para ambos. Porque no nos olvidemos de que todos los hijos de Rhaenyra son bastardos y que solamente una cuestión de genética ha llevado a que todo se complique hasta límites insospechados. Llegan a tener el pelo de su madre y todos los rumores sobre quién es su padre habrían perdido muchísima fuerza.

Otros detalles de 'El consejo verde'

La Casa Del Dragon Rhaenys

Otro aspecto llamativo de 'El consejo verde' es que, por primera vez, se ha dado algo de voz a los deseos de la gente. No es que se haya profundizado demasiado en ello más allá de la charla de Otto con Gusano Blanco o de ver a un gentío reunido y aclamando a Aegon antes de que estalle una espectacular masacre, pero este punto era algo que 'La casa del dragón' había marginado de forma notable y que ahora adquiere importancia. A fin de cuentas, no todos van a acabar apoyando al mismo bando. En muchos casos no serán más que carne de cañón que irá cayendo a las primeras de cambio, pero también hay otros jugadores que seguramente en ningún caso quieran hacerse con el Trono de Hierro, pero sí que desean seguir prosperando. Y tiene que ser de ahí de donde salgan traiciones inolvidables como la de La Boda Roja de 'Juego de Tronos'.

Por lo demás, 'El consejo verde' ha sido un episodio en el que las conversaciones de corte más íntimo han brillado por encima de todo lo demás. Pienso por ejemplo en ese cara a cara entre Alicent y Otto, con ambos queriendo imponer posturas opuestas que pueden resumirse con la primera queriendo lograr una solución imposible y el segundo defendiendo una inaceptable para ella. Eso sí, el personaje de Olivia Cooke luego no tiene problemas con esa dinámica colindante con lo sexual que mantiene con Larys para conseguir la información que necesita.

Por mi parte, creo que este capítulo ha sabido captar a la perfección todas las tendencias y aspiraciones de uno de los bandos de la inevitable guerra fruto de la sucesión de Viserys. Al de la semana siguiente le tocará mostrar la otra. Y si este ha acabado por todo lo alto, a saber cómo lo hará el próximo, que será ya el cierre definitivo de temporada.

Temas
Inicio