Compartir
Publicidad
'La casa de papel: Parte 3', un regreso adictivo que lleva a Netflix lo mejor de la serie
Críticas

'La casa de papel: Parte 3', un regreso adictivo que lleva a Netflix lo mejor de la serie

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Nadie esperaba que ‘La casa de papel’ fue a convertirse en todo un boom mundial tras su paso por Antena 3. En el canal de Atresmedia arrancó con fuerza pero luego fue perdiendo seguimiento hasta despedirse con casi 1,8 millones de espectadores, muchos menos de 4 millones que vieron el primer episodio. Su suerte cambió en Netflix hasta convertirse en la serie no hablada en inglés más vista de la plataforma, lo que llevó a resucitar una serie que parecía totalmente cerrada.

El gran miedo con esta Parte 3 de ‘La casa de papel’ estaba en saber si tenía sentido volver a reunir a la banda y si iban a ser capaces de crear un nuevo atraco que se limitase a ser un más de lo mismo. Tras haber visto los dos primeros episodios se puede dar una respuesta afirmativa a la primera duda, estando todavía en el aire la segunda. Eso sí, ha sido un regreso vibrante y adictivo que recupera todas las virtudes de la serie y saca partido a un presupuesto mucho más elevado.

Un cambio de dinámica

Tokio Rio La Casa De Papel

Uno de los principales cambios de este regreso de ‘La casa de papel’ es que sus episodios son sensiblemente más cortos. No es que los excesos propios de la ficción española en abierto se notasen demasiado en las dos tandas anteriores de episodios, pero sí que llevaban a ralentizar un poco el ritmo para dar más cancha al desarrollo de personajes.

Aquí todo funciona como un tiro, sin descuidar a los personajes, pero dando prioridad a la acción, por que los episodios se pasan volando y te dejan con ganas de seguir viendo más lo antes posible. Es cierto que eso se traduce en que algunos personajes, pierdan cierta presencia, pero ya tienen suficiente bagaje detrás de sí para no impacientarse hasta que llegue su momento.

Escena Casa Papel

Eso sí se nota más en algunos de los nuevos personajes, entre los cuales solamente un muy acertado Rodrigo de la Serna tiene suficiente desarrollo. En cierta medida viene a llenar el vacío dejado por Berlín -que no os preocupéis, tiene sentido que regrese y no se han sacado de la manga ningún giro de guion lamentable-, por lo que es lógico que así sea.

Dicho esto no entendáis que se vuelve todo demasiado superficial, ya que el primer capítulo está muy marcado por Tokio, no por casualidad la narradora de la serie desde sus inicios, y luego la relación entre el Profesor y Lisboa y cómo afecta al resto del equipo se lleva gran parte de importancia. En ese primer episodio es cuando toca justificar el regreso de la serie y el equipo detrás de ‘La casa de papel’ sale airoso del reto.

Aprovechando sus virtudes

Profesor Lisboa

Aprovechando primero la generosidad del presupuesto para rodar en diferentes países, utilizando además con generosidad las localizaciones en exteriores, ‘La casa de papel’ sabe transmitir la nueva realidad del equipo y dar con la excusa idónea para que abandonen su retiro dorado. Tiene sentido al echar mano de un error humano para desencadenar de nuevo la fuerza del grupo y se plantea y desarrolla de tal forma que encaje con las personalidades de los protagonistas.

Quizá no hiciera falta volver a verlos, pero una vez queda claro que se lo han tomado en serio en lugar de limitarse a cobrar un jugoso cheque es cuando cualquier duda desaparece y uno se centra en disfrutar. Es cierto que quizá haya algún pequeño exceso por la necesidad de resaltar la inteligencia de los atracadores, pero es un peaje razonable que no desluce el resto de virtudes.

Además, la ambición se percibe no solamente en los apartados técnicos, ya que en lo narrativo han optado por dividir la historia en cinco tiempos diferentes. Eso podría haberse vuelto en su contra al enfangar el ritmo y llevar a la confusión por parte del espectador, pero en lo visto hasta ahora está todo muy bien medido. Eso sí, lo visto hasta ahora no deja de ser la carta de presentación que luego hay que saber desarrollar.

‘La casa de papel’ sigue siendo ‘La casa de papel’

Foto La Casa De Papel Parte 3

Lo que también tengo claro después de la noticia de que ya está en marcha la Parte 4 es que esta tercera tanda de episodios va a tener un final abierto y ya me huelo por dónde van a ir los tiros, pero a veces es mejor dejarse llevar y no fijarse en aspectos concretos que ni siquiera es seguro que vayan a llegar.

Y es que todo lo que hizo funcionar a la serie sigue ahí, incluyendo esa maravillosa dinámica entre Tokio y el Profesor, ya que la química entre Álvaro Morte y Úrtsula Corberó es tan incuestionable como que en ningún momento desprende ningún detalle romántica. Una rara avis que sigue ayudando a potenciar la singularidad de ‘La casa de papel’.

Luego el resto aportan lo que toca y la serie sabe cómo potenciar lo dramático, dar más peso a la acción o dejar que lo cómico sirva para para desengrasar. Por el camino hay detalles de verosimilitud dudosa, pero nada lo suficientemente como para hacer de menos al resto.

En definitiva, ‘La casa de papel’ regresa con fuerza en esta Parte 3 que trae de vuelta todo aquello con lo que nos conquistó la serie en su momento. Una gran carta de presentación para una tanda de episodios que promete ser tan entretenida como los anteriores y que dejan claro que ha tenido sentido reunir de nuevo a la banda.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio